SEMANARIO

[Dossier] La crisis de la revolución y las tareas del proletariado (inédito)

Trotskistas
Imagen: Mata Cicoella

[Dossier] La crisis de la revolución y las tareas del proletariado (inédito)

Presentamos, por primera vez en castellano y traducido directamente del ruso, el texto íntegro de La crisis de la revolución y las tareas del proletariado (1932), uno de los cuadernos hallados en la cárcel de Verjneuralsk, Rusia, en 2018 perteneciente a un grupo de trotskistas presos allí durante la década de 1930. También incluimos un resumen de la introducción al mismo que realizara Aleksandr Fokin, quien transcribió y digitalizó el manuscrito original.

"La crisis de la revolución y las tareas del proletariado" y las peculiaridades del análisis de fuente de los documentos de los bolcheviques-leninistas de los años 30

ALEKSANDR FOKIN

[…] El descubrimiento de documentos de principios de los años 30 en la prisión de Verjneuralsk en 2018 da a los historiadores la oportunidad de analizar los textos escritos por los bolcheviques-leninistas en forma directa dentro de las cárceles. Para mayor comodidad, llamamos a los textos encontrados como "Cuadernos de la Prisión Política de Verjneuralsk" (CPPV). […]

Original del cuaderno La crisis de la revolución y las tareas del proletariado.

El descubrimiento de estos documentos provocó una fuerte reacción de los medios de comunicación, que lo presentaron como una sensación y llamaron la atención de los lectores con fuertes titulares más o menos en este sentido: “En la prisión de Verjneuralsk se estaba preparando el derrocamiento de Stalin" [1]. El interés en el hallazgo también fue mostrado por la comunidad profesional, que comenzó a discutir activamente esta noticia en las redes sociales. Así que decidí digitalizar los CPPV para poder estudiar, publicar y dar acceso a mis colegas a la información encontrada. Dado que el volumen de los CPPV es bastante grande, no es posible preparar para su publicación todo el conjunto de fuentes. En esta etapa, hay un desciframiento gradual de los textos y su publicación. El primer texto de los CPPV fue publicado en la revista Ab Imperio (Фашистский переворот, 2017) [El golpe de Estado fascista (en Alemania)]. El importante problema al que se enfrentan ahora los investigadores es que los CPPV tienen un estado de almacenamiento incierto. En este momento los documentos están en el Servicio Penitenciario Federal (GUFSIN) de la región de Chelíabinsk, y su dirección no decidió su destino. Y ya que estos materiales no están almacenados oficialmente, se dificulta el acceso a ellos y hace problemática su investigación. […]

Un estudio inicial de los documentos sugiere que casi todos ellos son "resúmenes" caseros (aunque también hay textos escritos en hojas separadas). Se utilizaban las cubiertas de publicaciones impresas para confeccionar las portadas. Así, para las ediciones 6.ª y 7.ª de "La crisis de la revolución y las tareas del proletariado", se tomó la portada de la revista La Internacional Comunista, dando una idea de que los presos tenían acceso a las ediciones impresas, podían recibir información sobre los acontecimientos en el país y el mundo y utilizar las ediciones a su discreción.

Aunque en parte de los CPPV se mencionan sus autores (sus apodos, lo que requiere un trabajo adicional de desciframiento), los textos del cuaderno que presentamos a continuación, llamado La crisis de la revolución y las tareas del proletariado, son anónimos, ya que son el producto de la creatividad colectiva. Sin embargo, se puede asumir que algunos prisioneros, como Viktor Eltsin, ex secretario personal de León Trotsky, tuvieron una influencia significativa en los textos de los CPPV. Pero, incluso así, es importante comprender que los propios bolcheviques-leninistas de la prisión de Verjneuralsk no consideraban a los documentos como el reflejo de la posición de individuos, sino como una plataforma común.

Se puede formular la hipótesis de que la creación de los CPPV en general y de La crisis de la revolución y las tareas de proletariado en particular tenía dos objetivos. La primera, obviamente, era criticar la versión estalinista del devenir del Estado, considerándola una desviación de los principios leninistas y, en términos generales, como la formación de un sistema no socialista al interior de la URSS. De esta manera, a lo largo de este trabajo se encuentran textos que combinaban las críticas al sistema existente con una mirada de cómo solucionar los principales problemas políticos y económicos, cómo se podía crear un modelo alternativo para la URSS. Es difícil juzgar hasta qué punto los prisioneros creían que serían capaces de implementar sus proyectos, y cómo pensaban en la década de 1930 que podrían hacer frente al régimen de Stalin. Ligado a esto, también se descubre el segundo propósito oculto del presente trabajo. Tal vez, la preparación de los textos fue una herramienta importante para reagrupar a los bolcheviques-leninistas. La activa discusión colectiva del proyecto daba un significado adicional a sus vidas en la prisión de Verjneuralsk y permitía a los prisioneros mantener un sentido de un "nosotros" colectivo.

En la preparación de la fuente para la publicación, se preservaron en la medida de lo posible las peculiaridades del texto. […] Desafortunadamente, debido a su pobre estado de conservación, no se pudo descifrar parte de las palabras, a las que se les agregó a aclaración de “ininteligible” en el texto.

Espero que la publicación del documento de los "Cuadernos de la Prisión Política de Verjneuralsk" atraiga la atención de los investigadores y sirva de incentivo para estudiar la Oposición de Izquierda de los años 30, lo que permitirá tener una idea más ajustada de la historia política de los bolchevique-leninistas.

**
TEXTO ÍNTEGRO DEL CUADERNO

La crisis de la revolución y tareas del proletariado

Sección I
La línea política de la revolución proletaria

Contenido
1. Introducción .
2. Capítulo I. La teoría de la revolución permanente y los problemas de la construcción de la URSS
3. Capítulo II. El socialismo nacional y la revolución proletaria
4. Capítulo III. La crisis actual de la revolución y los objetivos estratégicos del proletariado

La línea estratégica de la revolución proletaria. Introducción

En la insurrección de Octubre, la revolución democrática se entrelazó directamente con la primera etapa de la revolución socialista.

El programa del Partido Bolchevique, desarrollado por Lenin en el 8º Congreso, considera a la insurrección de Octubre como la primera etapa de la revolución mundial, de la que no se separará. El principio fundamental de la revolución permanente ha encontrado su expresión en esta disposición de nuestro programa: "El mayor problema histórico de la Revolución rusa es la necesidad de resolver los problemas internacionales ... habiendo hecho la transición de la revolución de un estadío nacional estrecho a la revolución mundial". Las características de las tareas de la revolución que plantea Lenin se han justificado plenamente en todas las etapas posteriores de su desarrollo. Las principales dificultades y contradicciones de la revolución se basaban en las contradicciones entre el carácter internacional de la revolución y el carácter nacional de la construcción social interna. Por eso Lenin repitió incansablemente: "Nos salvaremos de todas estas dificultades con la revolución europea" y "estamos lejos de terminar siquiera el período de transición del capitalismo al socialismo". Nunca se nos ocurrió poder terminarlo sin la ayuda del proletariado internacional" (Lenin). Estos enunciados leninistas, que constituyen la base de la teoría de la revolución permanente, definen la línea estratégica del marxismo y del bolchevismo. Se opone a la teoría del socialismo en un país, que sacraliza a la revolución nacional como algo ya completado separándola de la revolución internacional, y es la base estratégica del socialismo nacional.

Capítulo I. La teoría de la revolución permanente y los problemas de la construcción socialista de la URSS

1) El principal punto de partida de la teoría de la revolución permanente se expresa en las siguientes palabras de Lenin "Dado que hay una gran industria a escala mundial, dado que es indudablemente posible la transición directa al socialismo y nadie negará este hecho" (Obras [en ruso] T.18, cap. I, p. 435). Esto elimina la cuestión de la madurez o no para el socialismo de cada país individualmente. Para una transición victoriosa a la revolución socialista en cualquier país campesino técnicamente atrasado, solo es necesario que el proletariado de un país dado, por su papel histórico-social, sea capaz de dirigir una revolución nacional-democrática y derrocar el poder de la burguesía. Pero de esta posición inicial se desprende el hecho de que el proletariado revolucionario victorioso en Rusia es solo un eslabón de una cadena internacional y así, en la situación actual de la economía mundial y la división internacional del trabajo formamos parte de la cadena de estados capitalistas como un eslabón de la economía mundial y, en consecuencia, "la evaluación correcta de la revolución solo es posible desde un punto de vista internacional" (Lenin).

2) El equilibrio dinámico de la economía soviética no puede considerarse como el equilibrio de una economía cerrada y autosuficiente. “La economía de la URSS se desarrolla bajo la presión de la economía mundial; ha entrado en el sistema de la división internacional del trabajo y representa una parte muy peculiar, pero aún así, no deja de ser una parte del mercado mundial" (Lenin). Internamente, el equilibrio económico se apoya en el trabajo de exportación e importación. Cuanto más se involucra la economía soviética en el sistema de la división internacional del trabajo, más directa e inmediatamente los elementos de la economía soviética, como el precio y la calidad, pasan a depender de los elementos correspondientes del mercado mundial. Al mismo tiempo, la economía soviética está en una constante lucha contra el sistema capitalista mundial… [ininteligible en el manuscrito original], lo que agrava esta lucha. En estas condiciones, nuestra fuerza de resistencia a la presión económica y político-militar del capital mundial define el motivo de nuestro desarrollo económico. Sin embargo, no somos libres a la hora de elegir nuestro ritmo. Este está determinado, por un lado, por las condiciones materiales de la propia producción [ininteligible] y, por el otro, por la necesidad de alcanzar y superar finalmente a los países capitalistas avanzados, como hemos escrito en nuestra plataforma: "En la larga lucha de dos sistemas irreconciliablemente hostiles, el capitalismo y el socialismo, el resultado está determinado, en última instancia, por la relación de su productividad, que en las condiciones del mercado se mide a través de la relación entre los precios internos y los del mercado mundial”. Solo si nos apoyamos en las ventajas de la economía planificada socialista podremos mantener la proporcionalidad dinámica de toda la economía y, al mismo tiempo, acelerar nuestro propio desarrollo de todas las maneras posibles, asegurando la ventaja de los elementos socialistas sobre los capitalistas, utilizaremos hábilmente los recursos derivados de la condición de la división mundial del trabajo.

3) Dado que, en presencia de una economía mundial interconectada y de la división mundial del trabajo, ni un solo país (ni siquiera el más avanzado) tiene una industria de maquinaria diversificada a gran escala capaz de construir el socialismo en un marco nacional cerrado (una industria que garantice la construcción del socialismo existe solo a escala mundial), y dado que el proletariado se ve obligado, en interés de aumentar la productividad del trabajo, al mismo tiempo que fortalece las relaciones de comercio exterior, a permitir, dentro de ciertos límites, el desarrollo del capitalismo a nivel nacional (concesiones, [ininteligible]… mixtos, mercado interno), de aquí es que surge la NEP como aquella forma de conexión económica entre la gran industria y una masa de pequeños productores agrícolas dispersos, algo que nos impone todo el sistema de la economía mundial moderna.

Así que resulta que: “Nuestro sistema social se basa solo en la lucha del socialismo y el capitalismo, pero dentro de límites determinados y mediante su cooperación" (Trotsky). En estas condiciones, la tarea principal es: "dirigir el inevitable desarrollo (hasta cierto punto y por un cierto período de tiempo) del capitalismo en la dirección del capitalismo de Estado... para asegurar la transformación del capitalismo de Estado en socialismo en un futuro no muy lejano... para fortalecer las relaciones organizadas por el Estado en contrapartida a la anarquía pequeñoburguesa" (Lenin), es decir: subordinar el elemento pequeñoburgués a la contabilidad y el control estatales, y preparar las condiciones para la industrialización y la colectivización, sobre la base de la electrificación: “Si no hay electrificación es inevitable el retorno al capitalismo de todos modos” (Lenin).

4) Todos los principales procesos económicos en la URSS no... [ininteligible] en relación con... [borde rasgado de la página] "y caen en un grado u otro bajo las leyes que rigen el capital. Esto crea una especie de entrelazamiento y conexión mutua de las contradicciones internas y externas, incluido el cambio de coyuntura (Trotsky). Esto crea una especie de entrelazamiento e interconexión interna entre las contradicciones internas y externas. Las contradicciones internas están inextricablemente vinculadas con lo externo como en un nodo. Superar lo primero es imposible sin resolver lo segundo. La imposibilidad de construir una economía socialista autosuficiente reproduce las contradicciones internas y externas de la construcción socialista en cada nueva etapa en un volumen creciente y con una profundidad cada vez mayor. Así, todas las contradicciones en el desarrollo de la URSS conducen finalmente a contradicciones entre el Estado obrero aislado y el mundo capitalista que lo rodea. La superación completa de todas estas contradicciones solo es posible siguiendo la vía de la revolución mundial.

5) La construcción socialista de la URSS se basa en una lucha de clases continua y aguda a escala nacional e internacional. La revolución proletaria, a diferencia de todas las demás revoluciones, no busca perpetuar la dominación de ninguna clase, sino erradicar todas las clases. Al ser un proceso continuo, no puede permanecer en la etapa formal [на формальном этапе, N. del T.], impidiendo que la sociedad encuentre su equilibrio –si está atravesando una fase de descenso, debe al mismo tiempo preparar los elementos del futuro ascenso sobre una base más elevada que la que conquistó en el ascenso previo. Todo el desarrollo tiene lugar a través de continuos enfrentamientos entre diferentes grupos de clase, en una sociedad en proceso de reconstrucción y en una fase de lucha interminable, y se produce el rediseño de todas las relaciones sociales. "Mientras sigan existiendo obreros y campesinos, el socialismo seguirá siendo inviable, y en la práctica y a cada paso se produce una lucha irreconciliable” (Lenin). Sin embargo, los métodos y formas de esta lucha entre el proletariado y los campesinos deben ser diferentes de los utilizados por el proletariado contra los capitalistas y terratenientes.

También toman la forma de un "enlace" [ smychka [2] ] entre estas clases sobre la base de la hegemonía del proletariado. A este acuerdo se llega por determinadas concesiones a los campesinos: “En la determinación de los métodos de la transformación socialista" (programa del PCUS) en el marco del curso hacia la abolición de las clases, y con el fin de reforzar el poder del proletariado. La forma de superar al campesinado como "última clase capitalista" no es la vía de los métodos administrativos ... [ininteligible] de apropiación, sino que la vía de la influencia [ininteligible] de la gran industria sobre el campesinado debe ser una de las medidas destinadas a la abolición de las clases, es decir, el medio de la reconstrucción y de un ulterior desarrollo de una gran industria vigorosa, y la transformación socialista del propio campesinado. "Pero esta tarea (la eliminación completa de la contradicción entre la ciudad y el campo) –una de las principales tareas del socialismo– requeriría, a su vez, la utilización de los recursos de la economía mundial". (Trotsky, "Problemas del desarrollo de la URSS"). Es posible resolver este problema completamente y hasta el final solo en el marco de la industria mundial, es decir, después de la victoria de los trabajadores de los países avanzados. Antes de esta victoria, "la cuestión principal para nosotros sigue siendo el establecimiento correcto de la relación entre el proletariado y el campesinado, lo correcto en términos de la abolición de las clases" (Lenin).

6) A medida que el sistema capitalista domina la arena mundial, miles de hilos conectan al capitalismo mundial con la pequeña economía mercantil que recrea al capitalismo todo el tiempo, a gran escala. Por lo tanto, el desarrollo de la lucha de clases a nivel nacional está estrechamente relacionado y condicionado por el curso general de la lucha de clases internacional. La pregunta: "¿Quién es quién?", incluso desde el punto de vista de las relaciones internas solamente, no se resuelve con la proporción entre la economía privada y la estatal dentro de la URSS. Se resuelve con la relación entre el capitalismo y el socialismo en la escena mundial. Si el sistema capitalista puede resistir incluso durante el transcurso de una época entera, entonces las tendencias de la agricultura capitalista serían inevitables –en estas condiciones cautivarían al campesino medio, paralizando la influencia del proletariado en el campo y creando un obstáculo político para la construcción socialista. Todo esto rompería la relación entre el proletariado y el campesinado y haría inevitable la muerte de la dictadura del proletariado. Por lo tanto, siguiendo al camarada Trotsky, eso es lo que decimos: "La revolución proletaria solo puede permanecer en el marco nacional durante un tiempo... En un país aislado, paralelamente a sus éxitos, las contradicciones generadas tanto dentro como fuera de su zona crecen inevitablemente. Si este aislamiento continuara, el Estado proletario tendría que morir como víctima de las contradicciones que se le imponen. Su única salvación es la victoria del proletariado de los países avanzados. Pero, desde el punto de vista de la relación de fuerzas de clase en el escenario mundial, no tenemos razón para pensar que la victoria del proletariado de otros países sea una cuestión para el futuro lejano.

"Derrocar a la burguesía mundial en una lucha revolucionaria es una tarea mucho más real e inmediata que alcanzar y superar la economía mundial sin cruzar las fronteras de la URSS” (Trotsky). En esta etapa histórica, la muerte de la dictadura del proletariado se considera inevitable, o incluso lo más probable, solo para aquellos que "creen en la firmeza del capitalismo mundial o en su longevidad. La Oposición de Izquierda no tiene nada que ver con este tipo de optimismo capitalista" (Trotsky). Por eso la Oposición leninista no considera que una ruptura con el campesinado sea objetivamente inevitable en esta etapa histórica. Esa discontinuidad, y por lo tanto el derrumbe de la dictadura del proletariado en esta etapa histórica, no es inevitable, solo puede producirse como resultado de una dirección política inadecuada.

7) Consciente de que una dictadura proletaria solo puede permanecer en el marco nacional durante un tiempo y de que la principal tarea es transformar la dictadura nacional en internacional, la oposición leninista nunca ha ignorado la necesidad de llegar a un acuerdo con los campesinos medios sin debilitar la lucha contra el kulak ni durante un minuto, y apoyándose firmemente solo en los campesinos pobres – Como escribimos en la Plataforma de 1927: "La tarea interna es fortalecerse con una política de clase correcta, una relación correcta entre la clase obrera y los campesinos tanto como sea posible, siguiendo por el camino de la construcción socialista. Los recursos internos de la URSS son grandes y lo vuelven una posibilidad, utilizando en estas condiciones el mercado capitalista mundial, vinculamos nuestros principales cálculos históricos con las etapas por venir de la política proletaria mundial [ininteligible]".

Las etapas del desarrollo de la revolución en la URSS están determinadas en última instancia por las curvas del desarrollo de la revolución mundial, que la oposición leninista siempre ha considerado como un proceso único, "subordinando los intereses de la duración de la lucha en un país a los intereses de esta lucha a escala mundial" - esta es la principal consigna leninista, "definiendo los objetivos estratégicos del proletariado socialista de la URSS, y al mismo tiempo es uno de los principales enunciados de la teoría de la revolución permanente".

Capítulo II. El socialismo nacional y la revolución proletaria

1) El surgimiento de un nuevo tipo de socialismo nacional en Rusia tiene sus orígenes ideológicos en el bolchevismo de derecha del período 1905-17. En las divergencias con los mencheviques sobre cómo evaluar el papel de la burguesía en la revolución democrática, el bolchevismo de derecha en 1905 se opuso fuertemente a la toma del poder por el proletariado y limitó nuestra revolución a cuestiones democrático burguesas. En 1917 (durante el período de febrero-marzo, todos los antes mencionados, sin excepción, e incluso después de la llegada de Lenin –Kámenev, Rýkov, Zinóviev y otros bolcheviques de derecha lucharon implacablemente contra Lenin, deslizándose finalmente hacia la posición del ala izquierda de la democracia radical pequeñoburguesa, que obligó a Lenin incluso a preguntarse: "¿Acaso hay lugar para el bolchevismo de derecha en nuestro partido?" (Leninskii Sbornik. No. 11).
2) El sucesor del bolchevismo de derecha en el campo de las ideas, junto con los derechistas actuales, es el centrismo estalinista. En China, India, España y todos los países coloniales y atrasados, y más recientemente en Japón, el centrismo lucha contra la línea estratégica de la revolución proletaria y la dictadura del proletariado, logrando, principalmente por esa vía, hacer que fracasen las tareas de la revolución democrática; predica una consigna reaccionaria la dictadura democrática del proletariado y los campesinos, complementada por la teoría y la práctica del partido de dos clases; separa a la revolución democrática en las colonias de la revolución internacional en ascenso y la considera en función de las posiciones de la revolución nacional, mientras que en realidad forma parte de una cadena internacional y no representa un fin en sí mismo. El centrismo estalinista disuelve el proletariado en la pequeñoburguesía y lo subordina a la burguesía nacional.

3) La teoría del socialismo en un solo país, proclamada por los centristas en 1924 y construida sobre la falta de comprensión de la contradicción entre el carácter internacional de la revolución proletaria y el carácter nacional de la construcción socialista en la URSS –es la línea estratégica del socialismo nacional. Esta teoría se basa en el punto de vista del campesinado como si ... [ininteligible] tuviera [ininteligible] cualidades socialistas, es decir, la aspiración de "ser asimilado en el socialismo" –por lo tanto, independientemente del destino del proletariado de otros países– superar las contradicciones internas en el país de la dictadura del proletariado y construir una sociedad socialista nacional, según la teoría de los socialistas nacionales, está asegurada por el hecho mismo de un pacto con el campesinado. El único obstáculo para la construcción del socialismo nacional, desde el punto de vista de esta teoría, puede ser una intervención militar extranjera.
Así, si en 1905 los bolcheviques de derecha no concebían la idea de que el proletariado pudiera llegar al poder en Rusia antes que en Europa Occidental, y en 1917 promovieron una revolución democrática en Rusia como fin en sí mismo, y rechazaron la idea de la dictadura del proletariado, sus sucesores ideológicos –la derecha moderna y la centrista– desde 1924 han considerado la conquista del poder en el marco nacional, no como un acto inicial, sino como el acto final de la revolución, declararon que era muy factible la construcción de una sociedad socialista aislada en la URSS como fin en sí mismo. La revolución internacional ya no era una condición necesaria para su victoria, sino solo una circunstancia auspiciosa a sus ojos.

4) Las principales características del socialismo nacional moderno son:
a) La restricción de la revolución al marco nacional, rompiendo con el internacionalismo proletario, que requiere "subordinar los intereses de la lucha en un país a los intereses de esta lucha a escala mundial" (Lenin);
b) Separar las contradicciones internas de las contradicciones de la economía mundial y no entender que el éxito de la construcción socialista se desarrolla junto con sus contradicciones;
c) Negación de la posición de Lenin de que nosotros: "existimos en la cadena de Estados capitalistas como un eslabón de la economía mundial" y, relacionado con esto, la idea de que se puede emprender un curso independiente de la economía mundial y crear una economía nacional cerrada y autosuficiente.

La ruptura con Lenin en estas cuestiones marginales ha llevado al socialismo a un rearme completo, como por ejemplo en la evaluación de las fuerzas motrices de la revolución, que ya no son vistas en su vinculación con la revolución mundial, como también en relación con la evaluación del campesinado medio, que, al contrario de Lenin, dejaron de considerarlo como: "la última clase capitalista en el país".

5) El socialismo nacional, en plena concordancia con la teoría del socialismo en un país, considera la NEP como una etapa histórica que, directamente, a través de la cooperación con los campesinos, crea las condiciones para la plena construcción de una sociedad socialista en un solo país, independientemente del destino del proletariado de otros países. Al principio, la cooperación de las funciones domésticas de los campesinos es ahora una colectivización continua y el artel socialista [3], en el marco de la socialización [обобществление, N. del T.] de los implementos campesinos –una condición suficiente para superar las contradicciones internas y arraigar al campesinado en el socialismo. La táctica que el socialismo nacional adoptó respecto a la NEP se contradice flagrantemente con la línea estratégica de la revolución proletaria y está totalmente subordinada a la línea estratégica del socialismo nacional– la teoría del socialismo en un país. Para Lenin, la NEP siempre ha sido apenas una etapa en el camino hacia la revolución internacional, solo una adecuación al ritmo de su desarrollo. La táctica de Lenin respecto a la NEP consistía en preparar una serie de acciones de asedio lentas y cautelosas, para luego lanzar una ofensiva al interior de la URSS, teniendo en cuenta que “se golpeará la fortaleza de Port Arthur a nivel mundial porque madurarán las fuerzas de todos los países que la derrotarán [4]” (Lenin).

El pasaje a la ofensiva no anula al mismo tiempo la NEP y sus métodos, sino que solo cambia las formas de relación con el campesinado, ya que significa reforzar la lucha contra la burguesía campesina e introducir la colectivización y las granjas estatales: el ritmo de crecimiento, que viene determinado por el peso ideal de la gran industria, el nivel de tecnología y la escala de nuestros vínculos con la economía mundial. Dado que los procesos económicos internos elaboran su compleja expresión política, todos los problemas económicos básicos de la NEP son, en primer lugar, problemas políticos más complejos de los que depende el destino del Estado obrero. Los socialistas nacionales ignoran este contenido político de los problemas de la NEP.

6) El socialismo nacional en Rusia, que se convirtió en un instrumento de reacción social y política contra las tendencias socialistas de Octubre, ha pasado por dos períodos en su desarrollo. En condiciones de equilibrio relativo, en la economía y la política, cuando las principales contradicciones de la revolución todavía: "...pensaban" en términos del llamado "período de recuperación". El curso del socialismo nacional encontró su expresión táctica en la política de acuerdo con el kulak y la adaptación del desarrollo de la economía estatal a las necesidades y requerimientos de la burguesía campesina. La cooperación, como forma de organización pura, fue declarada un pilar del camino al socialismo. La lucha contra la teoría de la revolución permanente y el "trotskismo" era una bandera ideológica bajo la cual se llevaba a cabo la movilización de los elementos pequeñoburgueses y se preparaba para atacar la conquista socialista de la Revolución de Octubre. Exponer contra la oposición: la "idea del campesino medio" como el criterio más alto de la política del socialismo nacional no solo implicó alejarse de la posición proletaria, sino que de hecho socavó la alianza proletaria con el campesino medio. La política del socialismo nacional, en interés de la alianza con el "campesino medio" (que, de hecho, para el socialismo nacional es sinónimo de kulak), "socavaba objetivamente la hegemonía del proletariado, mientras que la Oposición leninista subrayaba incansablemente que la alianza con el campesino medio estaba sujeta a la condición fortalecer la hegemonía del proletariado.

7) El segundo período de desarrollo del socialismo nacional comienza con el momento en que el país salió del equilibrio relativo y todas las fuerzas latentes que habían madurado en el período anterior bajo la cobertura de la política de derecha salieron a la luz y revelaron las principales contradicciones de nuestra revolución y la completa bancarrota del curso centrista-derechista.

No pudiendo volver hacia la línea estratégica del proletariado y apoyarse directamente en la vanguardia proletaria, y a través de ella en las amplias capas de trabajadores y campesinos pobres, no atreviéndose al mismo tiempo a dar un giro brusco a la derecha por miedo a que se empezara a manifestar en 1928 la resistencia del proletariado, el ala centralista del socialismo nacional intentó "adaptarse al proletariado, pero sin abandonar los fundamentos de su política y sobre todo la idea de su omnipotencia" (Trotsky). Esto se expresó en un intento de resolver todas las contradicciones con un golpe de mano en los marcos nacionales, pero en la senda de una aventura ultraizquierdista.

La esencia de esta aventura es: una política de ritmo aventurero de industrialización, la abolición de la NEP, la liquidación administrativa de las clases en el campo y la colectivización ininterrumpida como métodos de construcción de una sociedad socialista nacional en un período de cuatro años. Esto puso toda la política económica por encima de los recursos y las relaciones de clase reales.

En este caso se trata de una política basada en la misma vieja teoría del socialismo en un solo país, pero que ahora pasó a un nuevo nivel, a un tercer ritmo; el curso hacia la liquidación de las clases dentro de una economía nacional cerrada y autosuficiente. Así introdujo en el koljoz todas las contradicciones de la aldea actual, donde se reproducen sobre una nueva base, negando las diferencias sociales dentro de los koljoz y considerándolos a priori como empresas socialistas. El centrismo estalinista esconde dentro de los [koljoz] las tendencias capitalistas de la agricultura y le entrega a los campesinos pobres y los proletarios rurales como presa al campesino próspero de los koljoz.

Habiendo perdido su apoyo en el kulak y sin encontrarlo en la clase obrera, el centrismo estalinista está tratando de crearse una base de apoyo entre los campesinos medios de los koljoz, que según las decisiones del XVI° congreso del Partido Comunista debe convertirse en "el apoyo del poder soviético en el campo" y ser asimilado en el socialismo sobre la base económica de la economía pequeñoburguesa, integrada en forma administrativa sobre la base de la socialización de los implementos campesinos.

"La aceleración burocrática del ritmo de la industria y la colectivización, basada en una teoría equivocada, significa un temerario cúmulo de desequilibrios y contradicciones, especialmente en la relación con la economía mundial" (Trotsky), por un lado, y la relación entre la ciudad y el campo, por otro. Como resultado de toda la política del centrismo, tenemos una agravación de la relación entre el Estado y el proletariado, y entre el proletariado y el campesinado, mientras la burocracia se eleva por encima de las clases y crece el descontento general.

8) La línea estratégica del socialismo nacional, si la medimos por la prueba de los acontecimientos, ha encontrado su completo fracaso, poniendo en riesgo de muerte al país de la dictadura proletaria, al tiempo que es un freno a la revolución en los países atrasados y coloniales –arruina y desorganiza a la Internacional Comunista– paralizando el movimiento comunista en todo el mundo: "La Oposición de Izquierda Internacional rechaza y condena categóricamente, la... [ininteligible] teoría del socialismo en un país, creada en 1924, como la peor reacción contra el marxismo y el principal producto de la ideología termidoriana; es una condición necesaria para una estrategia revolucionaria correcta la lucha irreconciliable contra el estalinismo (o socialismo nacional), que encontró su expresión en el programa de la Internacional Comunista [5], tanto en los problemas de la lucha de clases internacional como en el campo de los objetivos económicos de la URSS" (Trotsky).

Capítulo III. La crisis actual de la revolución y los objetivos estratégicos del proletariado

1) Todas las conmociones del sistema soviético se basan en las siguientes grandes contradicciones históricas entrelazadas: "a) el legado de las contradicciones capitalistas y precapitalistas de la antigua Rusia zarista-burguesa, principalmente las contradicciones entre la ciudad y el campo; b) la contradicción entre el atraso cultural general y las tareas de transformación socialista que surgieron dialécticamente de este atraso; c) la contradicción entre el Estado obrero y el mundo capitalista que lo rodea, en particular entre el monopolio del comercio exterior y el mercado mundial" (Trotsky). Todas estas contradicciones, que no son de ninguna manera efímeras y episódicas, se han desarrollado en los últimos nueve años en las condiciones creadas por una política de dirección equivocada y por las derrotas resultantes del proletariado mundial, desde 1923.

El atraso cultural general del país, bajo el dominio de la pequeña producción en el sector agrícola, creó una profunda contradicción entre la base material y la superestructura sociopolítica de la dictadura proletaria. Sobre esta base se erigió, fortaleció y manifestó toda una burocracia "como superestructura sobre la atomización y el aplastamiento de los pequeños productores" (Lenin), la incultura de las amplias masas trabajadoras, por un lado, y como herramienta en la lucha contra el proletariado y las tendencias socialistas de nuestra revolución por parte del antiguo estrato de funcionarios gubernamentales, que representan los fragmentos de las clases dominantes desarrolladas, que son los elementos pequeñoburgueses y de la alta burocracia del PCUS, que cayeron en cierta medida bajo la influencia de elementos burgueses del aparato estatal, que escalaron en medio de la reacción social, política y de dirección del partido y de todo el país. Al mismo tiempo, "la burocracia soviética, que representa... [ininteligible] la capa superior del proletariado victorioso con amplias capas de clases depuestas, incluye... [ininteligible] agentes del capital mundial" (Trotsky).

La teoría del socialismo en un solo país responde a las necesidades sociales de la burocracia soviética, que se está volviendo cada vez más conservadora en sus aspiraciones a un régimen nacional y requiere la consagración final de la revolución (proporcionando una posición privilegiada a la burocracia) como algo supuestamente suficiente para la construcción pacífica del socialismo.

Un profundo antagonismo reina entre las fuerzas creativas de la revolución y la burocracia. La política errónea de la burocracia centrista, que está en desacuerdo con los intereses históricos de la clase obrera, ha sido durante mucho tiempo una de las principales fuentes de crecimiento de la burocracia. Aprovechando una relación de fuerzas desfavorable para el proletariado, la burocracia centrista ha aplastado al partido [ininteligible] leninista, que fue liquidado como organización independiente de la vanguardia proletaria, estableció la opresión política y económica del proletariado, la eliminación de los sindicatos como organismos de defensa de los intereses de los trabajadores y como escuela de comunismo, y estableció un régimen plebiscitario-bonapartista en el partidos, los sindicatos y los soviets; fortaleciendo así los elementos de doble poder [6] y con su política que vacilaba entre el oportunismo y el aventurerismo, la dirección central condujo al país a una aguda crisis socioeconómica y a profundos trastornos políticos.

2) Para salir de la crisis en la que se encuentra la revolución, creada por el dominio de 9 años de la burocracia partidaria y soviética en condiciones de reacción política y social solo puede haber dos caminos: I) o bien la restauración burguesa, a través de un golpe contrarrevolucionario violento; II) o bien la restauración completa de la dictadura proletaria, a través de una profunda reforma del partido, los sindicatos y los soviets. La lucha por esta segunda vía es el contenido político de toda la lucha de la oposición leninista –como destacamento ruso de la Oposición de Izquierda Internacional.

3) La principal tarea del proletariado en el campo económico es llevar a cabo una retirada planificada desde la posición del aventurerismo en la industria y en la agricultura. Esta retirada debe tener los siguientes objetivos: I) Creación de verdaderos planes económicos que aseguren un crecimiento constante de la economía sobre la base de un equilibrio dinámico; II) Restauración de la confianza de los campesinos en el proletariado y su Estado (smychka); III) Reagrupamiento de fuerzas en la ciudad y en la aldea para que crear las condiciones de una futura ofensiva. Solo si se cumplen estas tareas, el proletariado puede consolidar su dictadura y mantener el camino hacia el socialismo hasta la victoria del proletariado de otros países.

4) La retirada planificada desde la posición aventurera implica también una retirada en la esfera de las relaciones entre la ciudad y el campo, hacia métodos de mercado limitados por la regulación planificada, que debe ser estricta y creciente. Pero tal repliegue hacia los métodos del mercado no resuelve todavía los problemas, las relaciones con los campesinos medios en la esfera política. Debido a una peligrosa dirección política fue socavada la confianza de los campesinos en los resultados y los esfuerzos socialistas del proletariado. Es imposible predecir si el campesino medio, luego de lo que la dirección centrista ha hecho con él en los últimos años, se conformará con concluir un acuerdo con la clase obrera sobre la base de la NEP, o si el campesino medio no estará de acuerdo con una “restauración de la NEP” y exigirá garantías. Esto se verá en la práctica, y la experiencia de la propia retirada dependerá principalmente del poder de la propia clase obrera en la lucha contra la contrarrevolución bonapartista, que tratará de arrebatar a las masas campesinas medias y pobres que están bajo la influencia del proletariado.

La Oposición leninista, tomando la delantera en la retirada de la línea aventurera, repite una vez más, a propósito de Lenin, sus palabras, que deberían ser la base de nuestra relación con el campesinado: "Declaramos abierta y honestamente, sin ningún engaño a los campesinos: para mantener el camino hacia el socialismo, nosotros, camaradas campesinos, les haremos una serie de concesiones, pero solo dentro de estos límites y hasta cierto punto, y por supuesto, juzgaremos por nosotros mismos en qué medida y con qué límites. Así se aborda la relación entre el proletariado y el campesinado, es decir, o el campesinado debe hacer un acuerdo con nosotros y nosotros le hacemos concesiones económicas, o hay lucha" (Lenin).

5) Bajo la presión de las contradicciones y dificultades agravadas por la política actual de los dirigentes centristas se verán obligados a iniciar una retirada espontánea de esta posición aventurerista. Pero esta retirada, bajo la dirección del centrismo, inevitablemente cambiará toda la política, para orientarse hacia la salida de la “NEP política” [7], es decir, transferirá la iniciativa a las manos de los elementos termidoriano-bonapartistas del PCUS, que ya están gestando un plan bonapartista de acuerdos con el campesinado y el capital mundial.

Para cortar el camino de la retirada hacia los carriles de la "NEP política", la oposición leninista lucha irreconciliablemente contra la fracción centrista gobernante y plantea un programa de reivindicaciones y consignas para asegurar una salida a la actual crisis de la revolución en el sentido de los intereses del proletariado.

6) Hoy en día, como en el período en que redactamos nuestra plataforma: "Hay dos posiciones mutuamente excluyentes en el país: una, la posición del proletariado, que está construyendo el socialismo; la otra, la de la burguesía, que busca que todo se desarrolle en el sentido de una vuelta a la vía capitalista.

La fracción dirigente del centrismo estalinista, oscilando entre estas dos posiciones... [Ininteligible] en el bloque con Besedovski [8]: "en dos frentes", y de hecho, principalmente con la Oposición leninista –lleva al hecho de que la relación de fuerzas está evolucionando cada vez más a favor de las fuerzas termidorianas-bonapartistas.

La Oposición leninista es la única representante de la posición del proletariado. En condiciones difíciles, sigue defendiendo la línea estratégica del marxismo y del bolchevismo contra el socialismo nacional, y considera cada paso de nuestra revolución desde la perspectiva del desarrollo de la revolución internacional, vinculando su evaluación histórica básica con ella y solo con ella.

Artículo original: А. А. Фокин, "Кризис революции и задачи пролетариата" и особенности анализа источниковедческого документов большевиков-лениннцев 1930-х годов.

Traducción: Guillermo Iturbide

VER TODOS LOS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN
NOTAS AL PIE

[1Exactamente ese fue el título que utilizó, por ejemplo, el diario Komsomolskaya Pravda, el segundo en tirada del país. Ver Uliana Shevchenko, “Свержение Сталина готовилось в тюрьме Верхнеуральска” (7/2/2018), N. del T.

[2León Trotsky, ¿Qué es la smychka?, 12/1928].

[3El artel артель era una forma de cooperación campesina que surgió con la emancipación de los siervos a partir de la década de 1860. Luego de la Revolución de 1917 fue integrado a la economía colectivizada de los koljoz, N. del T.

[4La batalla de Port Arthur fue un episodio decisivo de la guerra ruso-japonesa de 1904-1905. Esa ciudad era una posesión colonial rusa en China, el único puerto cálido que poseía el Imperio Zarista sobre el Pacífico, y por lo tanto tenía una importancia estratégica. La victoria japonesa fue un golpe estratégico muy importante, N. del T.

[5Se refiere al programa adoptado en VI° Congreso de la Internacional Comunista en 1928 a instancias de Bujarin y Stalin, que Trotsky criticó en su trabajo Stalin, el gran organizador de derrotas, N. del T.

[6Los trotskistas soviéticos se referían en ese contexto como “doble poder” a la contradicción entre el poder soviético por un lado y el de las tendencias pro-capitalistas del campo por el otro, N. del T.

[7Es decir, de rehabilitar los derechos políticos de los sectores de clase que explotaban mano de obra, haciendo una traducción “política” de las concesiones económicas que el poder soviético se había visto obligado a hacer, N. del T.

[8Grígori Besedovski fue un funcionario de la embajada soviética en París que en 1929 desertó y pidió asilo en Francia, volviéndose conocido como un emigrado anticomunista, N. del T.
COMENTARIOS