×
Red Internacional
La Izquierda Diario

OPINION.Editorial de editoriales: el 2021 y las postales de lo incierto

Termina el 2020 con la agenda apretada. El martes arranca el plan de vacunación y en simultáneo se votarán la interrupción voluntaria del embarazo en el Senado y la nueva movilidad jubilatoria en Diputados. Pronósticos para el 2021 y postales de lucha.

Domingo 27 de diciembre de 2020 | Edición del día

Nadie va a olvidar el 2020 de pandemia y cuarentena. Será recordado por todos los libros de historia por la crisis sanitaria y económica. El fin de año más esperado de nuestro tiempo, con la expectativa puesta en un 2021 con pocas certezas. Postal de un capitalismo vaciado de futuro. Tres postales de cierre de este año.

Postal 1: ¿Será ley?

La respuesta es doble, y en esa duplicidad se deja ver algo de la relación entre política y economía. Agenda económica y social. Ajuste y derechos (o algunos derechos). Un nuevo robo a los jubilados y el derecho al aborto. Dos tramas con historia de lucha en la calle que chocan con el palacio. El Congreso del lobby, la compra y venta de voluntades de una casta política tradicional que se mueve por el sostén de sus privilegios, alejada del “país real” de la creciente desigualdad. Y lo que sabemos, se debate en el congreso y se gana en la calle.

La larga lucha del movimiento de mujeres por el derecho al aborto tiene un nuevo capítulo este martes 29 en el Senado. El resultado de la votación aún es incierto, por los senadores del Frente de Todos y Juntos por el Cambio que aportan sus cuotas de antiderechos.

La sesión está prevista que comience a las 16 horas, y algunas estiman que puede durar 17 horas. Prácticamente está descartada la opción de que el senado haga modificaciones y vuelva a diputados, según fuentes oficiales . De un senado con 72 miembros, el martes sólo votarán 70, por la licencia obligada de José Alperovich, y por la ausencia del ex presidente Carlos Menem que continúa internado. Se restan así dos votos que eran celestes de la bancada del Frente de Todos.

En el poroteo que hoy publican Pablo Ibañez y Andrés Findanza en El DiarioAR, se calcula que son 32 votos de cada lado como piso, por lo que hay 6 senadores en zona gris e incierta que siguen en negociaciones para terminar de definir su voto. Son:

1-Alberto Weretilneck, de Río Negro (Juntos Somos Río Negro). Pidió cambios al proyecto que viene de diputados sobre la objeción de conciencia y el aborto no punible después de la semana 14. En su provincia el 73% de los ginecólogos son objetores de conciencia.
2-Lucía Crexell, de Neuquén (MPN). En 2018 se abstuvo.
3-Stella Maris Olalla, de Entre Ríos (UCR) se mantiene en silencio sobre su voto.
4-Oscar Castillo, de Catamarca (radical, del Frente Cívico y Social). Los pronósticos que calculan 33 votos a favor es porque lo incluyen a Castillo, ya que en 2018 votó a favor. Este año puso en duda su voto porque su provincia es contraria al derecho al aborto y tiene que renovar su banca el próximo año.
5-Sergio Leavy, de Salta (Frente de Todos). Votó en contra en diputados en 2018. Mantuvo una reunión con el presidente hace unos días, y se especula con la posibilidad de que se abstenga. Hay rumores de que pueden estar en juego partidas presupuestarias del ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat que lidera Jorge Ferraresi, con quien se reunió la semana pasada. El toma y daca de voluntades.
6-Edgardo Kueider, de Entre Rios (Frente de Todos). Fue uno de los que votó el dictamen en disidencia. Su expectativa es que le cedan cambios regresivos en la reglamentación de la ley.

A este panorama se suman otras incertidumbres. Hay dos senadores cordobeses que votaron a favor en 2018, pero que no han querido pronunciarse públicamente esta vez. Hoy se cuentan entre los “votos verdes”, pero no pueden descartarse negociaciones y sorpresas de Laura Rodríguez Machado y Ernesto Martínez.

Lo que define para estos senadores no es la vida y la salud de las personas gestantes, sino sus propios intereses de casta política. Algo que choca con la realidad graficada en datos. En Tiempo Argentino hoy publican información del observatorio Clandestinas No, de Socorristas en Red. En los últimos 8 años su fundación realizó 40 mil acompañamientos de interrupción del embarazo, de los cuales 7 mil fueron durante la pandemia de este año. Se agregan las cifras de la Red de Acceso al Aborto Seguro (REDAAS) que calculan que se realizan 450 mil abortos al año. El aborto representa la tercera causa de muerte materna en la Argentina.

Mientras tanto la iglesia sigue su cruzada. Este sábado, el monseñor Oscar Ojea, presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, reforzó su cruzada antiderechos desde una misa en Luján. “Virgen Santísima, te pedimos que detengas tu mirada sobre los legisladores (…) que puedas provocar una serena reflexión en sus mentes y en sus corazones, que no renieguen de sus convicciones más profundas”.Un rezo con olor a lobby.

Si leer la cloaca de las negociaciones del senado que rifan la vida y la salud de las personas gestantes ya produce bastantes náuseas, el panorama en diputados no le hace asco. Luego de su aprobación en el senado, este martes también se vota un nuevo robo a los jubilados. La población de riesgo en esta pandemia, y ajustada sistemáticamente por todos los gobiernos que mantuvieron la herencia neoliberal, vuelve a ser un blanco de ataque en el país ordenado por el FMI. Aunque con mucha menos prensa que el debate sobre el derecho al aborto, esta ley habla mucho del “país real”. El proyecto del gobierno propone “desindexar” las jubilaciones de la inflación y robarles un trimestre. La misma “jugada” que hizo el macrismo en 2017 cuando cambió la fórmula. Aunque se busque disfrazar en el oficialismo, la realidad es que buscan “ahorrarse” un punto entero del PBI en 2021, consolidando la pérdida de 20 puntos que ya tuvieron con el gobierno de Macri. El diputado del Frente de Izquierda-PTS, Nicolás del Caño rechaza este nuevo ajuste, y sostiene lo único que podría “alinear salarios y jubilaciones con precios y tarifas”. En su proyecto alternativo plantea el 82% móvil, porque “el haber mínimo no pueda estar por debajo de la Canasta de los Jubilados. Ningún salario por debajo del valor de la Canasta Familiar”.

En un 2020 que cierra con una mayor desigualdad, con una pobreza que escaló al 44% y sin IFE para el 2021, esta nueva movilidad que propone el oficialismo es la frutilla del postre que afectará con recortes a 18 millones de jubilados, pensionados y beneficiarios de prestaciones sociales. Las mujeres serán las más afectadas.

Postal 2: la economía de las vacunas

El apuro del gobierno por anunciar el plan de vacunación antes del 31 de diciembre, tiene más de motivación para dar señales a la economía que de realidad en la inmunidad necesaria para responder a la pandemia. Por eso, en semanas donde la curva de contagios viene en ascenso, aparecen nuevas cepas y se multiplica la circulación de personas, el único anuncio del gobierno es el inicio del plan de vacunación desde este martes con 300 mil dosis de Sputnik V en un país de 40 millones.

Este sábado se conoció que la vacuna Sputnik V ya se autorizó para ser aplicada a personas mayores de 60 años. El mismo día el presidente Alberto Fernández se reunió con todos los gobernadores para anunciar la distribución en todo el país y fijar este martes 29 para el inicio de la vacunación. Se comenzará vacunando al personal de salud de la primera línea, y continuará en etapas con mayores de 70 años, mayores de 60 y miembros de las fuerzas de seguridad (y represión). Calculan que la “población prioritaria” es de 14 millones de personas.

A pesar de los anuncios de vacunación, no parece alcanzar para un repunte de la economía. Marcelo Colombres apunta hoy en Tiempo Argentino algunas de las contradicciones de la reactivación económica a la que apuesta el gobierno. La “madre de todas las batallas” es la negociación el FMI. “Marzo o abril sería un plazo razonable para acordar con el FMI” dijo Martín Guzmán. Aunque hay otros factores a considerar. Uno, la liquidación de divisas del sector agroexportador, que tendrá su momento fuerte en abril. Para que haya rebote de la economía tiene que haber dólares para pagar insumos de importación. Ya vimos que los exportadores del campo son fanáticos de la devaluación, y han arrancado varias conquistas a Alberto Fernández como la rebaja de retenciones. Se suma que a fines de marzo vence el congelamiento de tarifas, y habrá una disputa entre subsidios a las grandes empresas y tarifazos al pueblo trabajador. Otro es la inflación: aunque el gobierno la calcula en 29%, “las consultoras encuestadas por el Banco Central creen que podría trepar hasta el 50%”. El pronóstico de Colombres dice que la recuperación “puede ser mucho más débil de lo que se espera”, afectada por lo desaparejo de acuerdo al sector y el gran retroceso del consumo privado que se mantiene (con salarios por detrás de la inflación). “El consumo privado explica alrededor del 60% de la producción bruta local”, remata.

Jorge Liotti en La Nación se centra en el FMI. Apunta a Cristina Fernández como responsable de posibles trabas en la negociación con el organismo de Kristalina Georgieva. “Todo lo que le presentó Guzmán a los emisarios del Fondo hace un mes no existe más”, dice en referencia a los cambios en la movilidad y sobre el congelamiento de tarifas. Parece una exageración cuando no hay dudas en el Frente de Todos de aceptar el fraude de la deuda macrista, vienen de votar un presupuesto 2021 de ajuste y está encaminado el nuevo robo a los jubilados.

Por su parte, Martín Rodríguez Yebra dice que “el maridaje entre las señales de ajuste macro que esperan los acreedores y los resultados que reclama Cristina sólo podría darse gracias un sostenido crecimiento de la actividad”. El apuro del año electoral para el oficialismo ya es público, y el acto en La Plata de la semana pasada lo confirma. El FMI también sabe de este apuro, que puede usar a su favor en la negociación que nadie cuestiona en el Frente de Todos.

Diego Genoud en El DiarioAR ofrece otra interpretación de las tensiones entre Guzmán y Cristina Fernández por las negociaciones con el FMI. Conscientes de la sombra electoral del 2021, dice que mostrar esas dos caras hacia afuera “incluso le serviría más que un discurso compacto de disciplina fiscal que precisa más que un rebote, una recuperación a tasas chinas, como la que anuncian nuevos profesores de la escuela del optimismo”.

La escuela del optimismo parece tener como director a Alfredo Zaiat. En Página 12, se contenta con las fallas de los pronósticos de economistas/operadores de “los mercados”, tomando datos del dólar, inflación y tasa de desempleo. Como si hubiera que festejar “lo que hay”. Apología explícita de la miseria administrada.

En el semanario de Ideas de Izquierda de este domingo, Pablo Anino se pregunta "¿A dónde va la economía argentina después del año de la peste?". El país viene de tres años consecutivos de recesión (2018-2020), y el Ministro Martín Guzmán se contenta con una proyección de crecimiento de alrededor de la mitad de la caída de este año. Anino agrega que, el oficialismo pone sus esperanzas en el comercio exterior con la expansión del agronegocio, la megaminería y el fracking para hacerse de dólares. Pero ni siquiera para el desarrollo económico local (ya dudoso por estar copado por multinacionales extranjeras), sino un objetivo "más prosaico: la idea central del Gobierno es juntar dólares para pagar la deuda".

En el medio de estos pronósticos y negociaciones, también se colaron las relaciones con China, compra de vacunas al gigante asiático y las internas entre funcionarios de la coalición de gobierno. Se conoció estos días que desplazaron de la Embajada de China a Luis Kreckler, y que será reemplazado por Sabino Vaca Narvaja. Roman Lejtman dedica todo su artículo de Infobae a relatar este entramado. Para Eduardo Van Der Kooy de Clarín, es una demostración de que si hay cambios de gabinete, esas vacantes son pretendidas por Cristina. Por eso, pone énfasis en que Vaca Narvaja es “familiar de Florencia Kirchner”. Sin embargo, Diego Genoud describe otras características que aportan más información. El nuevo embajador de China promueve el acuerdo con las granjas porcinas, ve grandes perspectivas de ingreso de Argentina al Banco Asiático de Inversiones, y cree que su moneda puede servir de auxilio para el gobierno de los Fernández.

Postal 3: Aceite caliente

La huelga de los aceiteros cumple 18 días, y los trabajadores vienen de pasar la navidad con piquetes y bloqueos en un sector estratégico del capitalismo argentino. Mantienen paralizada la actividad de los grandes pulpos del complejo agroindustrial: Cargill, Bunge, ADM, Dreyfus, Glencore, Cofco, Molinos y Aceitera General Deheza.

La huelga se mantiene firme, de ambos lados. Las negociaciones fracasaron los último días, y hay una nueva reunión en el Ministerio de Trabajo este martes 29 a las 11 de la mañana.

El paro de los aceiteros ejemplifica algo de cómo se buscarán reconfigurar las relaciones de fuerza entre las clases. Como contamos el domingo pasado, es una obviedad que esos gigantes agroexportadores no tienen ningún problema económico para hacer frente al reclamo salarial de los trabajadores. De hecho han ganado más este año con la rebaja de retenciones que les regaló el gobierno, la devaluación y precios record de la soja. Lo que está en juego son posiciones de fuerza sobre la flexibilización en las condiciones de trabajo que añoran los grandes capitales.

Sin ir más lejos, Roberto Lavagna es la voz del deseo de muchos, incluyendo a sectores de la coalición de gobierno: reforma laboral (abaratar “costos” o con palabras adornadas: “formas modernas de empleo”). Algo que los aceiteros conocen muy bien, porque en 2008 pelearon para que a los trabajadores de limpieza los reconozcan como aceiteros. “Nos trataban casi como esclavos”, contó uno de ellos. La huelga es un caso testigo también frente a esas maniobras de la clase empresaria (que los gobiernos dejan correr) de buscar flexibilizar por sector o convenio.

Hoy Fernando Rosso en Tiempo Argentino escribe sobre este caso testigo. “El frente empresario parece tener muy claro que la disputa va más allá de lo corporativo o lo meramente sindical y quiere salir ganador en un conflicto testigo. La cuestión radica en que así lo entiendan y lo asuman también los trabajadores, no sólo los aceiteros, sino los de todo el país”. El agua y el aceite de dos clases sociales enfrentadas.

PostData

La última editorial de editoriales de este 2020 sale a unos pocos días de haberse cumplido 120 años de la primer publicación de Iskra (La Chispa), el periódico fundado por Lenin dirigente bolchevique de la revolución rusa. Un 24 de diciembre de 1900 tomó cuerpo y vida un periódico que cumplió un papel fundamental en la organización política del marxismo ruso, la influencia y formación de toda una nueva generación de trabajadores e intelectuales, y como herramienta en la propia revolución.

Recordar esa experiencia es parte de los que nos inspira en este proyecto colectivo de La Izquierda Diario, que este año con todas las dificultades de la pandemia buscamos extender y ampliar con programación en vivo y on demand, newsletter de El Círculo Rojo y Con el Pie Izquierdo, multiplicación de coberturas con móviles en vivo desde la lucha de las y los trabajadores en todo el país y corresponsales de la red internacional de La Izquierda Diario. Un proyecto que se sustenta de forma militante, y se nutre todos los días con la voz de las y los protagonistas como ningún medio de comunicación puede mostrar (ni aunque quisiera). Que integra Historia, Medio Ambiente, Géneros y Sexualidades, Cultura, el semanario Ideas de Izquierda para aportar en los debates desde el marxismo. En un país y un mundo convulsionado, esperamos seguir creciendo el próximo año y contar con su aporte, participación y colaboración.

Porque apostamos a la pelea por otro futuro que no sea el de crisis y barbarie capitalista, despido el 2020 recordando el lema de Iskra: “una chispa puede encender la llama”.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias