Mundo Obrero

PARO NACIONAL

El 31M: entre las contradicciones de las cúpulas sindicales y las precisiones de la izquierda

Lunes 30 de marzo de 2015 | 13:00

Como venimos informando desde la izquierda diario en relación al panorama sindical y la saga de los burócratas a solo horas del paro, los dirigentes tanto opositores, que convocan al mismo, como los oficialistas, que se oponen, han realizado interminables declaraciones cargadas de contradicciones. Sin embargo todas tienen en común una virtud: muestran claramente el interés de posicionarse políticamente con los respectivos proyectos patronales que están en el centro de los debates para, así, asegurarse su continuidad en los distintos gremios.

De la vereda kirchnerista

El secretario general de la CGT oficialista, Antonio Caló, declaraba días antes del paro: “libertad de acción” a los afiliados del gremio, en relación a la jornada de este martes 31, para que implementen “las acciones y medidas que consideren convenientes para dar adecuada respuesta al legítimo reclamo por la modificación de ganancias”. La conducción de esa central obrera sesionó ayer durante dos horas y media en el Sindicato de Peones de Taxis (SPT) de Omar Viviani.

Finalmente se decidió “no adherir” a la medida de fuerza convocada por los gremios del transporte y “casi todos coincidieron en señalar que no se duda de la legitimidad del reclamo por el impuesto a las ganancias pero, en la agenda propia, se prioriza la defensa de los puestos de trabajo y el combate al empleo en negro”, afirmó el Consejo Directivo.

Por su parte, otro de los dirigentes oficialistas y titular de la CTA oficialista, Hugo Yasky, ensaya un fino equilibrio: pretender que el gobierno modifique el impuesto a las ganancias y, al mismo tiempo, no quedar pegado al tono opositor del reclamo del 31M. Por eso aclaró que su central mañana no parará y en ese sentido declaraba: “es cierto que hay que cambiar el impuesto a las ganancias y el gobierno lo tiene que entender, por eso vamos a presentar un proyecto. También es cierto que esto afecta a un 15% de los trabajadores porque los demás no tienen sueldos como para pagar impuesto a las ganancias”. Al mismo tiempo criticó a Pablo Micheli, líder de la CTA opositora: “Es una especie de veleta que va para donde sopla el viento. Es lamentable, fueron muchos años de estar juntos y cuando hubo que demostrar compromiso se dio vuelta como un panqueque”.

Los Metro-delegados del subte (AGTSyP) alineados políticamente con el kirchnerismo expresaron: “Entendemos a todo trabajador que decida no concurrir a trabajar ese día por adherir a la medida, como así también a los que desean hacerlo pero por motivos de fuerza mayor no puedan llegar a su puesto de trabajo”. En concreto, sobre el impuesto a las ganancias, Pianelli y Segovia afirmaron que “debería alcanzar sólo a aquellos que perciben ingresos muy altos, por encima de los sueldos de un obrero. Tal como está estipulado en la actualidad, se ha transformado en un tributo injusto y que golpea con dureza el bolsillo de muchos trabajadores del subte”. Y recordaron “por ello propusimos en el pliego de paritarias que se reintegren los importes descontados por dicho concepto, como también creemos fundamental impulsar en el Congreso Nacional una nueva Ley que modifique las escalas”.

Por su parte el ministro Carlos Tomada, a cargo del Ministerio de Trabajo, manifestaba su preocupación ante el acatamiento al paro del 31M: “Espero que exista una reflexión de parte de los sectores que convocaron al paro de mañana” y cuestionó la medida porque el impuesto a las ganancias “abarca solo al 10% de los trabajadores”.

“Es una medida tomada desde un subsector, porque no son todos los gremios de transporte” advirtió el funcionario nacional y luego aseveró que “hay otros temas que se podrían haber planteado en relación al transporte y que nosotros estamos en condiciones de responder”. Finalmente en sus declaraciones dijo que “en Argentina está garantizado el derecho a la protesta. Así que podrán tomar esta medida que va a afectar a miles y miles de trabajadores que no tienen nada que ver con el reclamo y a los que se les impone una situación de no asistencia al trabajo afectando, ahí sí, su salario”. “Cada uno toma sus decisiones y se hace responsable de las medidas que adopta”, sentenció el ministro.

Los convocantes al paro

Por el lado de la CTA opositora de Pablo Micheli, convocante al paro, manifestaba en sus declaraciones que “a diferencia de otras oportunidades, no haremos piquetes en la Capital y el Conurbano durante la huelga de mañana”. Y reiteró hoy la amenaza contra el gobierno nacional de extender la huelga a 36 horas.

El conjunto de gremios del transporte continúan en plan de ganar poder en el mundo sindical y así posicionarse para que surja el futuro secretario general de la CGT opositora. Ya lograron imponer agenda y liderar un paro al que se sumaron Moyano, Barrionuevo y Micheli.

Primero consiguieron armar un polo de poder sectorial que superó la dicotomía entre las centrales oficialistas y opositoras. Luego consiguieron un alivio sobre el aguinaldo de diciembre del 2014. Más tarde instalaron su propia agenda de reclamos.

Posteriormente, habiendo desairado a Barrionuevo y a Moyano en el verano, hicieron que éstos y Micheli los sigan en sus medidas de fuerza. Y para cerrar el círculo de poder que manejan ahora, han generado serias contradicciones dentro de la CGT oficialista con Caló a la cabeza; quien tuvo que criticar, por la presión de sus bases, el impuesto al salario y hablar de “libertad de acción” en su gremio (UOM), aunque no haya sido más que “hablar”, como quedó demostrado en las diferentes solicitadas de las seccionales de UOM que hoy aclararon que no pararán.

Sucede que en tiempos de río revuelto y de fragmentación sindical, los gremios del transporte erigieron sus intereses y pudieron convertirlos en el interés general de un movimiento obrero desorganizado producto de sus políticas.

El sindicalismo de izquierda y su convocatoria

El polo opuesto a las CGT’s y a varios de los convocantes, bajo las banderas del sindicalismo de izquierda se encuentran centenares de comisiones internas, cuerpos de delegados de la rama industrial y servicios, entre otros, que hacen su propio llamado a preparar cortes, piquetes y movilizaciones que permitan concretar sus reclamos y exigirle a las direcciones burocráticas un paro activo para que se lleve adelante en todo el país.

El dirigente nacional del PTS y diputado bonaerense por el Frente de Izquierda, Christian Castillo, realizó declaraciones a favor de la medida del martes, dijo que “el paro es justo porque el impuesto al salario alcanza cada día a más trabajadores, pero no puede ser el único reclamo. La mitad de los empleados en Argentina gana menos de $ 5.500 y el 80 % de los jubilados percibe $ 3.822 con el último aumento”.

Castillo también agregó que “es una vergüenza que la amplia mayoría de las familias obreras tenga que subsistir con la mitad de lo que hoy vale la canasta familiar. Después de doce años, con este solo dato queda claro para quién ha gobernado el kirchnerismo, mientras que Macri, Massa o Scioli, que buscan suceder al gobierno, preparan todos mayores ajustes y la burocracia sindical se prepara para acomodarse con cualquiera que sea elegido, con el fin de conservar sus prebendas”.

Por otra parte el referente de la línea B del Subte, Claudio Dellecarbonara, elegido recientemente como miembro del Secretariado Ejecutivo del sindicato del subte por la oposición (AGTSyP), agregó: “En el sector donde yo trabajo y soy delegado, tráfico de la Línea B, ya hemos resuelto en asamblea, por amplia mayoría, parar el 31. A los trabajadores nos sobran los motivos para parar”.

Y afirmo que “no confiamos en los dirigentes que desde hace meses están en tregua y ahora buscan llevar agua al molino de los partidos de la oposición tradicional, así como tampoco en los que apoyan al kirchnerismo. Por eso promovemos asambleas en todos los lugares de trabajo, para impulsar un paro activo no solo contra el impuesto al salario sino por todas las reivindicaciones de los trabajadores, por un salario equivalente al costo de la canasta familiar, por paritarias libres y sin techo, por el 82 % móvil, para acabar con el trabajo en negro, por la efectivización de los trabajadores contratados y contra los despidos y las suspensiones, entre otros reclamos. Como de costumbre, en la convocatoria al 31M de Moyano y de los dirigentes de los gremios del transporte, estas reivindicaciones están ausentes”.

Finalmente, Castillo afirmó: “En estos días se están realizando reuniones entre sectores del sindicalismo combativo en las que se organizarán piquetes y movilizaciones para el martes, levantando un programa independiente de los sindicatos convocantes y exigiendo que todos los sindicatos convoquen al paro, como parte de un plan de lucha con continuidad votado en asambleas”.







Temas relacionados

#31M Paro nacional   /    Pablo Micheli   /    Hugo Yasky   /    Claudio Dellecarbonara   /    Hugo Moyano   /    Christian Castillo   /    Mundo Obrero   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO