×
×
Red Internacional

Neuquén. Violencia Familiar: “Redujeron el presupuesto y se triplica la cantidad de mujeres que atendemos”

Las trabajadoras hablaron de la historia del Servicio de Violencia Familiar y el proceso de desmantelamiento. La cantidad de mujeres que atienden y las dificultades que tienen para desarrollar la tarea. Del reclamo actual por edificio propio y apuntaron a la responsabilidad del Estado provincial por la situación del dispositivo.

Silvia CariatiLa Izquierda Diario-Redacción Neuquén @cariati_silvia

Martes 17 de mayo | 11:16
Marita Leonetti y Cecilia Medina, trabajadoras del Servicio de Violencia de Neuquén -1 - YouTube

La Izquierda Diario habló con María del Carmen Leonetti trabajadora social y Cecilia Medina, psicóloga del Servicio de Violencia Familiar, único dispositivo especializado que funciona en la provincia de Neuquén. En esta entrevista realizada en la misma sede donde trabajan, revelan datos de la cantidad de mujeres que atienden en el dispositivo, los obstáculos por la falta de recursos, presupuesto y el desmantelamiento que vienen denunciando hace años al Gobierno de la provincia de Neuquén.

Historia del Servicio de Prevención de la Violencia Familiar

Marita: El servicio tiene 35 años de funcionamiento en la provincia de Neuquén. En su inicio eran trabajadoras sociales, psicólogas y una abogada. Siempre funcionó en el área de Desarrollo social, hace 28 años cuando entré a trabajar, funcionaba en la secretaría de Familia, en la calle Félix San Martin y Bahía Blanca.

Después se pudo acceder a una sede, y el dispositivo contaba con otros profesionales en la calle Teniente Ibañez. En ese tiempo el servicio tenía tres niveles de abordaje: a las mujeres, a los varones y a los niños. Con el paso del tiempo esa sede se trasladó para Tucumán 786, donde funciona hace más de 10 años.
Se fue desmantelando, por falta de profesionales, siempre por lo mismo, y se dejó de atender varones y niñxs. Hasta la fecha trabajamos solamente con mujeres que viven o atraviesan situaciones de violencia.

Composición de trabajadoras en el servicio y atención que brindan

Cecilia: Hoy somos 26 trabajadores, contando cuatro serenos, hay tres operadoras, tres del equipo directivo, dos administrativas y el resto psicólogas y trabajadoras sociales.
La atención principal que brindamos es la ruta crítica, a partir de que la persona está en situación de violencia, y decide cortar con el círculo de violencia. Es el acompañamiento que tiene que ver con los juzgados, defensorías, centros de salud, y otras instituciones dentro del ministerio de Desarrollo Social. Hacemos coordinaciones y orientación a las personas que se acercan al servicio.

Marita: Todo esto con una estrategia de consulta con las personas que vienen al servicio, se arma una estrategia integral. Cuando hablamos de integralidad, necesitamos trabajar con otras instituciones, porque así lo establece el Protocolo Único de Intervención.
La ruta crítica está contemplada en la Ley 2785, en el Art 7 nos orienta en las acciones que nosotras tenemos que hacer. Más allá de lo que dice la Ley, nosotras trabajamos siempre desde una mirada integral, desde una perspectiva de derechos, y de género y promoviendo los derechos que justamente son vulnerados en estas situaciones de violencia familiar.

Trabajamos con mujeres que se animan a denunciar o no, orientamos y acompañamos, en todo lo que implica, desde hacer una denuncia, la importancia de hacerla, y después con todo lo que tiene que ver en el proceso judicial. Para la resolución de esta situación de violencia judicialmente. Esto puede llevar mucho tiempo. Pero siempre buscando cortar con la violencia, lograr un contexto en donde los integrantes de esa familia, puedan desarrollar una vida sin violencia. Por eso también trabajamos con desaprender estos modelos construidos, las pautas de relación, justamente promoviendo derechos y desde una perspectiva de género.

Principales dificultades que encuentran cuando desarrollan la tarea

Cecilia: Las dificultades tienen que ver primero con el mismo proceso, con las otras instituciones, tiempos administrativos y burocráticos, en los cuales el proceso de la ruta crítica termina obstaculizándose.
En estos momentos, y en realidad desde que ingresé al servicio, son la falta de recursos más que nada. Desde recursos que tienen que ver con la asistencia directa, y hasta de recursos humanos, en cuanto a la falta de profesionales para hacer el acompañamiento a cada uno de los casos.
También con las otras instituciones, muchas veces hay lista de espera para las atenciones. Si bien tenemos una ley y un protocolo armado que establece la prioridad en la atención, en los servicios de salud están también muy abarrotados y con falta de profesionales, por lo cual los procesos suelen extenderse. Es muy difícil que las mujeres sean admitidas en tiempo y forma. Incluso los juzgados tienen también sus tiempos, y las mujeres terminan cansándose en ese proceso. Ahí estamos nosotras acompañándolas y llenándolas de fuerza, en estos procesos que son arduos y que muchas veces hacen que se reviva el momento atravesado.

Mujeres que atienden al día de hoy

Marita: A mayo del 2022 tenemos en admisión 179 mujeres, las cuales algunas están con abordaje, con 92 situaciones activas. También tenemos una lista de espera que se generó el año pasado, con alrededor 90 situaciones.

Cecilia: Lo que es importante destacar es que el año pasado nosotras atendimos 58 situaciones y hoy en día para abril, ya hemos superado esa cifra, y esperamos que para fin de año estos números se tripliquen. Y tenemos este año un presupuesto de 7 millones, contra el del año pasado que fueron 22 millones. O sea, esperando triplicar las cifras, tenemos un presupuesto que es 3 veces menor que el año pasado.

Situación actual que atraviesa el dispositivo. El Estado es Responsable

Marita: Hoy en día nos encontramos con medidas de fuerzas gremiales. Estamos atravesando un conflicto que viene desde hace dos años, que tiene que ver con el espacio físico para funcionar, para desempeñar nuestras funciones como dispositivo.

Lo que nosotras planteamos y tenemos como lema, para que nos escuchen, es justamente responsabilizar al Estado y al poder Ejecutivo de todo lo que está ocurriendo. Y sobre todo en lo que refiere a la atención de las mujeres que se encuentran ya atendidas o en abordaje, y las que se encuentran en lista de espera, que son situaciones que tienen que ver con el peligro de vida de las mujeres. Hacemos directamente responsables a quienes deben tomar las decisiones para que este dispositivo, que es uno de los únicos de la provincia que trabaja en esta temática. Los responsabilizamos de todo lo que les pueda ocurrir a cada una de las mujeres en relación a la falta de acompañamiento y la falta de abordaje de un dispositivo con profesionales formados en la materia.

Este espacio primero que es un espacio de lucha, segundo que es una escuela, nosotras lo vemos así, nos vamos formando, todo el tiempo estamos capacitándonos y buscando alternativas de resolución dentro de estas complejidades. Buscamos siempre una artesanía de estrategias, que es lo enriquecedor y lindo de este trabajo, de poder pensar que sin recursos que tiene que brindar el Estado, nosotras podemos proyectar y armar estrategias específicas y en conjunto con las mujeres. Y en este proceso vamos generando empoderamiento.

Te puede interesar: El ministro de Desarrollo Social recibirá a legisladores por la situación del servicio de violencia




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias