×
Red Internacional

El corte en ruta nacional 22 por parte de trabajadores de la salud de Neuquén afectó por trece horas el paso a turistas que iban hacia Bariloche. Una lucha que cruza el puente

Laura "Xiwe" SantillanDocente y dirigente de la Agrupación 9 de Abril en UnTER y del PTS-Frente de Izquierda.

Sábado 3 de abril | 15:39

La lucha de autoncovocados de la salud neuquina que enfrentan al Gobierno y a sus cúpulas sindicales la ven con simpatía los hospitalarios de Río Negro. La semana que viene, en el marco de una jornada nacional, del lado rionegrino también se convocan a medidas de lucha denunciando el acuerdo miserable que ofreció Carreras con la complicidad de UPCN y ATE.

Hospitalarios rionegrinos convocan al puente Cipolletti-Neuquén porque quieren tomar el guante de sus pares de Neuquén. Por su parte, el sector de clínicas privadas no arregló, por lo que ATSA quizás deba realizar nuevos reclamos. La semana pasada hubo manifestaciones en Bariloche, Cipolletti, Villa Regina. En síntesis, la primera línea de combate contra el virus considera que los acuerdos no están a la altura de los ataques que recibió la salud, incluso en pandemia, en pleno inicio de la segunda ola de contagios de covid-19.

Te puede interesar: Salud responsabiliza al Gobierno neuquino por la continuidad de los cortes

Es que en Río Negro se arrastra un descontento de todos los sectores estatales por las paritarias de miseria. Si bien el paro docente de inicios de marzo no fue activo en las calles, si fue con muy alto acatamiento. La base había demostrado predisposición a pelear más, queriendo superar el techo impuesto por CTERA a nivel nacional, a pesar de querer volver a las aulas para retomar el vínculo cara a cara con sus estudiantes. La bronca hacia las burocracias de los sindicatos se expresa con el surgimiento de sectores autoconvocados, ya lo vimos en salud y comenzó a manifestarse incipientemente en las asambleas por escuelas en el sector docentes.

Te puede interesar: En Río Negro la UnTER acepta la propuesta del Gobierno sin Congreso resolutivo

Un dato no menor. En verano fueron empacadores y golondrinas quienes cortaron la ruta nacional 22, a la altura de Chichinales. Ahora fue el corte del sector salud del lado neuquino. Vuelve una sana tradición combativa del movimiento obrero, y no por nada se da en tierras patagónicas, cuna del petróleo y de los primeros “fogoneros”.

El cruce de tradiciones de lucha

Fue una semana corta donde la gobernadora Carreras ni a la fiesta del chocolate barilochense pudo apostar de lleno sin que se tope con un problema estructural de la provincia. El piquete del lado neuquino mostró que Río Negro carece de unidad geográfico-económica. El paso por la provincia vecina para ir hacia la cordillera no se puede evitar. La alternativa por la ruta 23, el camino de ripio por Línea Sur, debió cortarse por anegamientos debidos a lluvias que aislaron poblaciones como Comallo y Jacobacci.

Río Negro comparte geografía y economías con Chubut en Comarca Andina, donde su gobierno es corresponsable junto a su par massista Arcioni del vaciamiento de todo el servicio de combate contra los incendios. Por Alto Valle, además de un tránsito inter-provincial cotidiano, se dan cruces de tradiciones de lucha y políticas por izquierda. En Viedma se vive a metros de la provincia de Buenos Aires, donde la bonaerense es responsable de la desaparición y muerte de Facundo Castro en Pedro Luro, distante a hora y media de la capital rionegrina.

Y si no es esta geografía recortada, son las luchas las que una y otra vez entorpecen a Carreras, que a esta altura ya no puede mostrar como gestión ningún emprendimiento que unifique y revitalice un gobierno que está ajustando. El apoyo militante que realizamos desde la izquierda clasista, yendo desde Fiske Menuco y Cipolletti a solidarizarnos activamente con el piquete neuquino en Arroyito, es una manera de honrar esa tradición de lucha que surca la historia patagónica, desde los rebeldes de principios de Siglo XX hasta Teresa Rodriguez y Carlos Fuentealba. Desde Mendoza y Chubut llegan aires que revitalizan la pelea en defensa del agua y sigue estando en pie la marea verde. Es esa tradición combativa que se demuestra en Neuquén, esas movilizaciones contra la megaminería de todo el pueblo chubutense. Eso es lo que queremos “traer” también para Río Negro. Al calor de estas luchas la izquierda debe jugar un rol como organizador de la vanguardia junto a esa juventud que no le debe nada a ningún gobierno y que está dispuesta a dar la pelea junto a los trabajadores.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias