×
×
Red Internacional

Editorial.Elecciones: ganadores, perdedores y todo lo contrario

Algunas conclusiones del #14N: polarización, crisis y el garrote del Fondo Monetario. Editorial de “El Círculo Rojo”, programa de La Izquierda Diario que se emite todos los jueves por Radio Con Vos 89.9.

Jueves 18 de noviembre | 23:25
  •  Se discutió bastante en estos días sobre el escenario que dejaron las elecciones del domingo pasado. En general, con una mirada muy coyunturalista o inmediatista sobre los ganadores que tenían cara de derrota o los perdedores que intentaban mostrarse como triunfadores. Es una vedad de Perogrullo afirmar que, ante la posibilidad de una catástrofe, el Gobierno zafó, tuvo “una vida más” como dicen. Pero, vayamos un poco más a fondo.

  •  Ese hecho: que políticamente no haya claridad sobre quien ganó o quien perdió en las grandes coaliciones (y esto lo confirma no sólo el oficialismo, sino la oposición que exige una especie de “certificado” de ganador) es todo un dato político. Fue un pronunciamiento popular con todas sus limitaciones, pero que no dejó en claro ganadores y perdedores, y además, no configuró nuevos liderazgos sino que dejó expuesta la crisis de liderazgos que existe en los dos grandes frentes. En Juntos por el Cambios Mauricio Macri, Patricia Bullrich, Facundo Manes u otros radicales, Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal debaten más o menos abiertamente sobre quien ganó internamente. Bullrich dijo que aspiraba a sacar más votos en la Ciudad; Larreta no quedó como un “número puesto” para las presidenciales; Manes dice que Larreta no necesariamente es un candidato natural; Macri avisa que no está retirado para nada de la disputa.

    En el Frente de Todos también discuten quienes fueron los responsables de la caída general en las PASO, tanto como de la remontada en la provincia de Buenos Aires que es lo único que festejaron. Los intendentes dicen que fue gracias a su intervención, el kirchnerismo dice que se produjo en el bastión de los votos de Cristina Kirchner; los gobernadores también tienen su propia crisis: por ejemplo, Juan Manzur, el hombre que con su “volumen político” venía a salvar al Gobierno después de las PASO, casi pierde su provincia (Tucumán) u Omar “propuesta superadora” Perotti perdió en Santa Fe por diez puntos.

    Todo esto se puede presentar de dos maneras: una es como ellos mismos la presentan cuando dicen en sus coaliciones contienen “diversidad” o existe “debate interno” lo que muestra amplitud etc.; o la otra —que creo más real— que muestra que no tienen liderazgos fuertes (“hegemónicos” si quieren), la forma coalicional misma es la expresión de esa debilidad.

  •  Creo que con una mirada más a media distancia, hace casi una década, por lo menos desde el año 2012 cuando empezó el declive de la economía kirchnerista, ninguno le encuentra la vuelta, para decirlo de alguna manera ¿Qué vuelta? Nadie reúne las condiciones políticas para imponer un nuevo ajuste a la medida de lo que reclaman las clases dominantes. A eso, en algunos lugares, lo denominé como un "empate" estructural.
  •  Tomando todo ese periodo de tiempo y planteado la cuestión en términos gramscianos, en los últimos años asistimos al fracaso de dos “grandes empresas” o dos grandes promesas:
  •  Por un lado, la promesa de Macri que, ante la crisis o el comienzo de la caída económica de los últimos años de Cristina Kirchner, dijo “nosotros vamos a retomar la senda del crecimiento, vamos a abrirnos al mundo y a levantar la economía” etc. Recuerdo que en ese momento frente a muchos impresionados por el triunfo de Macri ya hablaban de un unilateral “giro a le derecha”, personalmente decía que el voto era más contradictorio porque se basaba en la aspiración que generaba esa promesa. Ese era el aspecto de verdad que tenía la versión que hablaba de una “nueva derecha”, porque había cambiado mucho su narrativa y sobre todo –si ustedes recuerdan— de las PASO a las generales de 2015 en las que Macri parecía un socialdemócrata. Bueno, después vino su Gobierno y ya sabemos lo que pasó.
  •  La segunda promesa fue la de la reparación que hizo Alberto Fernández. Todo lo que Macri había afectado, sobre todo en términos de ingresos y condiciones de vida de las mayorías iba a ser, aunque sea lentamente, reparado ¿Y qué tuvimos? Ajuste. Primero de las jubilaciones, después de los salarios estatales y después de los salarios generales por la inflación. Es verdad que estuvo la pandemia, pero la pandemia no puso entre paréntesis todo, la pandemia dejó expuesta una realidad y más aún, profundizó una desigualdad. Y en eso entran tanto los datos duros de la economía, como los privilegios de la política: “vacunatorio vip”, pero sobre todo, la foto de Olivos.
  •  Aquí radica la causa más profunda de la crisis que atraviesa a las dos grandes coaliciones y las razones por las cuales la “cualidad” del voto es para “castigar” y con expresiones hacia los extremos: derecha e izquierda. Porque la crisis, los padecimientos extendidos por tanto tiempo, ¿qué generan?: odio, bronca, desencanto. Justa, por otra parte.
  •  El Gobierno que se autopercibe triunfador, salió a decir que “ahora así” va a empezar a otorgar concesiones, salarios etc. La cuestión es que, pese al rebote económico en la macro, continua la crisis y sobre todo está el FMI que en la información que se filtró lo que exige de mínima que es hay “atraso cambiario”: opinan que el dólar oficial debería subir, es decir, abogan por una devaluación en una economía que tiene una inflación del 52% anual. Y además, pide reducir el déficit. Esto supone licuar jubilaciones, reducir subsidios energéticos, tarifazos mediante; y probablemente recortar los planes de obras públicas. En síntesis, avanzar más a resolver por la vía de ajuste lo que no se resuelve desde 2012.
  •  En este contexto cobra importancia marcar que una gran parte del pronunciamiento popular fue contra el ajuste (y no un giro unilateral a la derecha) con un sector claro a la izquierda, hacia el Frente de Izquierda (las dos bancas en la provincia de Buenos Aires con Nicolás del Caño y Romina del Plá, el histórico logro de Myriam Bregman en la Ciudad y el batacazo de Alejandro Vilca en Jujuy). Porque, para usar la metáfora de la expresidenta que habló de que este partido aún no se jugó, en éste partido comienzan momentos claves que se van a jugar no sólo en el parlamento, sino también en la calle.


  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO


    Destacados del día

    Últimas noticias