Géneros y Sexualidades

Zona norte GBA

Empresas tercerizadas de limpieza exponen a sus trabajadoras al coronavirus

Estas tercerizadas brindan servicio de limpieza a muchas industrias, oficinas y establecimientos de la Zona Norte pero no tienen medidas de seguridad sanitaria para sus trabajadoras.

Lunes 30 de marzo de 2020 | 22:17

Con el comienzo de la pandemia algunos servicios que brindan estas tercerizadas fueron suspendidos por la cuarentena obligatoria. Sobre los que continúan, nos llegan denuncias de las trabajadoras que dicen sentirse expuestas innecesariamente al COVID-19. Estas denuncias son anónimas ya que temen perder sus trabajos.

En algunos casos no cuentan con los elementos necesarios para sanitizar correctamente los espacios en que desenvuelven sus tareas y a los que asisten otros trabajadores.

La mayoría de los empleados de limpieza de estas empresa son mujeres, muchas sostenes de familia que con un magro sueldo (producto de que el horario es reducido a 6 horas) la pelean todos los meses para sostenerse.

Apenas comenzó la pandemia una trabajadora nos comentaba que ya viajar todos los días a trabajar era un problema teniendo que esperar el doble o triple de tiempo producto de la reducción de los servicios y cómo le producía miedo no sólo la exposición al coronavirus sino también tener que esperar el colectivo a la noche para volver a su casa.

Un trabajador pidió la licencia por convivir con una persona que es parte de los grupos de riesgo ya que tiene asma. Desde la empresa le contestaron que era una “avivada” que se quiera tomar licencia y no se la permitieron.

Una trabajadora con 2 hijos pidió licencia porque su madre iba a cuidarlos pero ya no podía hacerlo por estar dentro de los grupos de riesgo. La empresa hasta último momento le argumentaba que no le darían licencia ya que tenía alguien que le cuidara los niños. Finalmente y luego de mucho pelearla accedieron.

Una embarazada tuvo que realizar varias gestiones trasladándose, innecesariamente, varias veces hasta acceder a su licencia, lo cual se podría haber evitado. Otra trabajadora sufría una gran angustia ya que ella y su marido trabajan y a ninguno de los dos le permiten faltar siendo que tienen dos hijos, una bebé y un niño en edad escolar que por la suspensión de clases tiene que dejarlo sólo hasta que se despierta (trabaja horario nocturno) y cuándo se va a trabajar tiene que dejárselos a una vecina que, amablemente, realiza la tarea aunque no le corresponde. “Si te damos licencia a vos, le tenemos que dar licencia a todos y corremos el riesgo de perder servicios y se quedan sin trabajo para todos”, le dijeron desde la empresa.

La semana pasada nos comentaba otra trabajadora que le designaron un banco. “Llegué y no había ni guantes ni lavandina”, sólo podía barrer y ni siquiera tenía los elementos para limpiar los cajeros por donde pasan cientos de personas todos los días. Hizo el reclamo correspondiente pero tardó días en recibir los insumos. Los trabajadores del banco comentaban que tampoco tenían elementos y debían costear de sus propios bolsillos si querían trabajar en condiciones de seguridad sanitaria.

Estas empresas poco se preocupan por sus trabajadoras. Ellas deben vivir con sueldos por debajo de la canasta básica alimentaria. No cuentan con guarderías en su lugar de trabajo ni transporte a cargo de la empresa, no sólo en situaciones normales sino tampoco en una situación de extrema emergencia como la actual.

Es evidente que aunque ayer Alberto Fernández se “enojó” con los empresarios, resulta totalmente insuficiente mientras no se toman medidas concretas para proteger a las trabajadoras que hoy no pueden cumplir la cuarentena y se encuentran en una situación de gran vulnerabilidad.

Frente a la inacción de los sindicatos, es necesario que las trabajadoras se organicen para luchar por sus demandas. Comenzando por organizar comités de seguridad e higiene para resguardarse frente a la pandemia. Es imprescindible la provisión de alcohol en gel, guantes, lavandina, barbijos y jabón.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO