Política

ÚLTIMA NOTICIA

En la madrugada, el kirchnerismo logró aprobar la nueva Ley de Abastecimiento

Tras un debate de 14 horas, el oficialismo logró aprobar en la Cámara de Diputados la reforma de la Ley de Abastecimiento. El proyecto tuvo 105 votos en contra. Los argumentos del Frente de Izquierda para no apoyar el proyecto.

Jueves 18 de septiembre de 2014 | 08:39

El paquete enviado por el Poder Ejecutivo tuvo 130 votos a favor, pertenecientes al Frente Para la Victoria y sus aliados habituales: el Frente Cívico por Santiago, Nuevo Encuentro, el PJ La Pampa y el Movimiento Solidario Popular. En contra del proyecto, hubo 105 votos: la UCR, el FAP, el Frente Renovador, Unión Pro, la CC-ARI, Suma+UNEN y el FIT, que lo hizo con distintos argumentos. Cinco fueron las abstenciones: tres de Unidad Popular, de Claudio Lozano, y dos del Movimiento Popular Neuquino (MPN).

Los bloques opositores sustentaron su rechazo en la “arbitrariedad” y la “discrecionalidad” que esta ley otorgaría a los funcionarios para fijar márgenes de utilidad y precios de referencia para cualquier etapa del proceso económico. Algunos de los discursos opositores insistieron en que la nueva Ley de Abastecimiento será declarada inconstitucional por atentar contra “la libertad de empresa y la propiedad privada”, palabras similares a las emitidas por los grupos empresarios en estos días.

Desde el oficialismo, uno de los principales y más encendidos discursos fue el de Diana Conti, que justificó la reforma en la necesidad de darle herramientas al Estado frente a los “abusos” del “poder económico concentrado”.

Uno de los discursos más críticos al proyecto oficial vino, como no podía ser de otra manera, del empresario y diputado massista José Ignacio De Mendiguren. “El Vasco”, como lo llamaba cariñosamente la Presidenta, aseguró que la actualización de la Ley de Abastecimiento “ahuyentará inversiones”, es “inconstitucional” y otorga facultades “arbitrarias” al Poder Ejecutivo.

Para contradecir a la oposición, pero también a algunos discursos “encendidos” de sus compañeros de bancada, Juan Cabandié negó que la nueva Ley de Abastecimiento sea “antiempresaria”. “No es una ley ‘antiempresaria’ – dijo el referente de La Cámpora - las grandes empresas nunca ganaron como en estos 11 años. En este gobierno maximizaron sus ganancias”.

Desde el Frente de Izquierda, la oposición al proyecto tuvo otros argumentos. Néstor Pitrola dijo que “no creo que el gobierno esté pensando realmente en cuáles son los motivos de la inflación presente. Los aumentos de las tarifas, las tasas de interés que fija el Banco Central, ¿le vamos a aplicar la Ley de Abastecimiento a los directivos del Central. Se busca engañar a la población, que ve afectado sus salarios y jubilaciones, afectada por ajustes, con que se va a votar un instrumento nacional y popular para controlar los precios. Es una ley de ficción que viene a agravar el relato kirchnerista de un intervencionismo estatal absolutamente superado por la realidad”.

Nicolás del Caño, del PTS-FIT, también criticó la reforma de la Ley, votando en contra. “Después de que se vote esta ley esto va a seguir sucediendo y todos estos grupos concentrados y los terratenientes van a seguir siendo los principales beneficiados de este modelo”. “¿Este gobierno va a intervenir sobre las ganancias empresarias para favorecer a los trabajadores y los usuarios? De ninguna manera. Ya lo demostraron en enero cuando devaluaron cediendo a las presiones de los grandes grupos. Sólo en ese mes los bancos ganaron 10 mil millones de pesos. Podemos preguntarnos también qué hizo el Gobierno ante las maniobras de las exportadoras de granos, qué hace con las automotrices que ‘encanutan’ autos y despiden como en Lear y suspenden por miles. También a las petroleras se les garantizó un precio dolarizado de las naftas para beneficiar a Chevron y a Shell. Mientras tanto en los últimos 18 meses el Gobierno autorizó una suba del 100 por ciento en los combustibles y también las tarifas como las eléctricas o de gas que llegaron con aumentos de hasta el 500 por ciento”, denunció durante su intervención.

El joven diputado por Mendoza planteó su alternativa, al decir que “el gobierno no va a hacer lo que no hizo durante todos estos años. La única perspectiva no utópica de ejercer un verdadero control de los precios es con comités de trabajadores y consumidores en las unidades de producción, en las empresas alimenticias y los supermercados, porque son los verdaderos interesados en controlar los precios e impedir los chantajes de las patronales”.







Temas relacionados

Ley abastecimiento   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO