×
×
Red Internacional

Estados Unidos. En medio de la ofensiva conservadora Oklahoma prohibe el aborto

Estados Unidos enfrenta una ofensiva conservadora contra los derechos de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos. Al posible fallo de la corte suprema contra el caso que sustentaba la despenalización del aborto desde los años 1970, ahora algunos estados comenzaron a prohibirlo por completo.

Viernes 20 de mayo | 11:26
Las fuerzas conservadoras han avanzado en los últimos años contra el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo.

El movimiento de mujeres en Estados Unidos se puso en estado de alerta desde la reciente filtración de una resolución de la Corte Suprema que pondría fin a la despenalización del aborto, garantizada por un fallo desde la década de 1970.

Esta ofensiva conservadora contra los derechos de las mujeres y personas con capacidad de gestar venía precedida por algunas normativas locales y estatales que restringían seriamente ese derecho. Este jueves fue el turno de Oklahoma que avanzó hasta el punto de la prohibición total.

Este jueves el parlamento de Oklahoma votó una iniciativa que prohíbe el aborto desde la fecundación, lo que convirtió al estado, un bastión conservador del sur de Estados Unidos, en el territorio con las regulaciones más restrictivas para la interrupción voluntaria del embarazo.

Te puede interesar: Petitorio. ¡Ni un paso atrás! Solidaridad internacional por el derecho al aborto en Estados Unidos

Ahora solo resta que el gobernador republicano, Kevin Stitt, promulgue la ley para su entrada en vigencia en el estado.

El texto está basado en una ley aprobada por Texas en septiembre, y hasta abre la puerta a que los ciudadanos presenten demandas contra personas sospechosas de haberse practicado un aborto.

La definición de aborto, según el texto, no incluye, sin embargo, "el uso, prescripción, suministro o venta de píldoras del día después, o cualquier tipo de anticoncepción o anticoncepción de emergencia".

El gobernador Stitt había anunciado el 3 de mayo la firma de una ley que ya prohibía el aborto después de las seis semanas de embarazo.

Si la Corte Suprema finalmente da marcha atrás con el derecho establecido a nivel federal desde la decisión "Roe v. Wade", de 1973 -decisión que debe anunciar antes del 30 de junio-, quedará en manos de los 50 estados de la Unión decidir si penalizan o no el aborto.

Se estima que 26 estados gobernados por conservadores prohibirán la interrupción voluntaria del embarazo.

Por su parte la vicepresidenta de los Estados Unidos, Kamala Harris, dijo que la votación de Oklahoma representa "la última de una serie de ataques flagrantes de legisladores contra las mujeres".

La organización Planned Parenthood, que defiende el derecho al aborto, anunció que presentará una demanda al estado de Oklahoma.

Si bien es cierto que los estados de signo republicano han avanzado más en legislaciones restrictivas, los demócratas no han hecho nada para frenarlos en los últimos años, cuando más han avanzado las fuerzas conservadoras.

Ahora, los demócratas se ven obligados a participar o impulsar movilizaciones contra el posible fallo de la Corte Suprema pero su único objetivo es enviar el mensaje de que es necesario votar a candidatos que estén a favor del derecho a decidir en las próximas elecciones legislativas que se realizaran este año. Sin embargo, el Partido Demócrata tuvo mayoría en ámbas cámaras del Congreso durante varios períodos y jamas avanzó en la legalización del aborto por vía de una ley, dejando este derecho fundamental en manos de un fallo de la Corte Suprema (que ahora está en peligro).

Como muestra la iniciativa votada en Oklahoma, o previamente en Texas, no hay tiempo para especular con una próxima legislatura que pueda codificar el fallo Roe vs Wade en forma de ley. Tampoco es suficiente a esta altura que se codifique ese fallo de la década del 70 que solo despenalizaba el aborto. Hoy la lucha es por la legalización del aborto y para que además sea gratuito y que garantice todos los derechos derivados de la salud sexual y reproductiva.

La lucha se empezó a sentir en las calles de todo Estados Unidos el último fin de semana y allí debe permanecer hasta evitar que la Corte Suprema revierta el fallo Roe vs Wade y garantizar que el aborto definitivamente sea garantizado por ley.
Pero aún así, la lucha deberá seguir en las calles de cada Estado para evitar que se avancen con restricciones locales, para pelear contra los intentos conservadores de avanzar sobre los derechos de las mujeres y para que el aborto sea garantizado plenamente en todo el territorio, sin excepciones.

Te puede interesar: Estados Unidos: crisis del gobierno, lucha por el aborto y sindicalismo de base




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias