Política

OPINIÓN

Estigmatización y aislamiento: la respuesta del Gobierno frente a la emergencia en el Barrio Cabezas

El diputado del Frente de Izquierda en la provincia de Buenos Aires cuestiona la falta de medidas urgentes para abordar la crítica situación de las familias del barrio ubicado en Berisso-Ensenada, ante el avance del covid-19.

Claudio Dellecarbonara

Diputado FIT PBA - Miembro del Secretariado Ejecutivo de la AGTSyP (Subte)

Jueves 4 de junio de 2020 | 16:30

Fotos: Barrio José Luis Cabezas | La Izquierda Diario

El viernes 30 de mayo, y a partir del pedido de las propias vecinas, se disparó la alarma por contagios en el barrio José Luis Cabezas. Al día de hoy se informa que hay alrededor de 39 personas contagiadas de covid-19 y más de medio centenar de casos sospechosos.

Te recomendamos: Aíslan a 220 personas del barrio Cabezas de Berisso- Ensenada por brote de Covid-19

En los primeros 70 días desde que fue decretada la cuarentena obligatoria, no hubo ningún tipo de ayuda por parte del Estado: ni asistencia alimentaria, ni sanitaria, mucho menos referida a la pérdida puestos de trabajo para una mayoría de trabajadores que subsisten a través de trabajos informales, changas y trabajo doméstico. Ayer miércoles 3 de junio, y en el marco de un operativo de amedrentamiento que recuerda más a un allanamiento masivo que a un operativo sanitario, los intendentes de ambos municipios y el Ministro de Seguridad, Sergio Berni – confeso xenófobo-, se apersonaron en el Barrio Cabezas, uno de los más castigados por la pobreza, el hacinamiento, el hambre y la contaminación, y ahora la militarización.

Los testeos a las familias son una medida elemental para saber a ciencia cierta cuántos casos reales (incluso asintomáticos) hay y poder definir las medidas sanitarias a tomar. En las últimas horas, y con un salto exponencial de casos confirmados, la Directora asociada de la Región Sanitaria XI Graciela Matovik, anunció en declaraciones a la prensa que los intendentes en conjunto con el Gobernador Axel Kicillof trabajan para definir medidas.

Desde que se conocieron los primeros casos, tanto medios nacionales como locales no se hicieron esperar: descargaron su xenofobia culpando al barrio y a sus habitantes de la propagación del virus.

Mientras se destinan millones para salvar a los grandes empresarios y 250 millones de dólares ya fueron para el pago la deuda externa, aquí no hay servicios básicos como el agua potable, elemental para poder llevar adelante medidas de higiene. No hay acceso a la salud, no hay asfalto, y las vidas trascurren asediadas por la contaminación y la miseria. El IFE (Ingreso Familiar de Emergencia) y otros paliativos anunciados son solo eso: anuncios escuchados en los medios pero que en su mayoría no llegan a las familias como las del barrio o son completamente insuficientes.

El barrio José Luis Cabezas es un triángulo dibujado sobre los límites de La Plata, Berisso y Ensenada donde viven alrededor de 400 familias. Nace en calle 122, y crece hasta las puertas mismas de YPF La Plata, en donde se destilan millones de dólares diarios. Fue fundado por trabajadoras y trabajadores migrantes. En estos días la única política de los gobiernos y municipios fue aislarlo mientras se alimenta la discriminación y la xenofobia.

Si para muestra falta un botón, a la escuela secundaria N°3 que linda el barrio, recién luego de 38 días el municipio de Berisso acercó bolsones de comida. Eran aquellos bolsones prometidos por el gobernador Axel Kicillof, con un supuesto cronograma de entrega de cada 15 días. Estos bolsones ya de por sí son escasos y de mala calidad, y no alcanzan para la gran cantidad de obreros y sus familias, que por los recortes deben optar por buscar este tipo de ayuda.

Ahora, frente al coronavirus y el avance de los contagios, el operativo se está haciendo con la repudiable presencia de Sergio Berni, el mismo de gran experiencia anti-obrera, que fue parte de desalojos como el de Villa Soldatti que terminó con la muerte de tres personas, que fue parte de las represiones a diferentes luchas obreras, jactándose de haber reprimido más de 2400 piquetes. El mismo que desarrolló una campaña xenófoba contra las comunidades migrantes, igualándose al Pro y a derechitas como Pichetto.

Desde la banca del Frente Izquierda en la Cámara de Diputados de la provincia de Bs. As., exigimos el inmediato retiro de las fuerzas represivas que han dejado apostadas cercando al sector mas castigado del barrio. Nada bueno para mujeres solas y niñes puede venir de parte de la brutalidad policíaca. Repudiamos la campaña estigmatizadora y la política represiva, que nada tienen que ver con lo sanitario, lanzada por el Ministro Berni, y los intendentes Mario Secco, de Ensenada y Fabian Cagliardi, de Berisso.

Exigimos que se destinen los recursos necesarios tanto en alimentos, materiales de limpieza, de sanidad, para que se pueda sobrellevar la cuarentena. Es necesaria una ayuda de emergencia de 30.000 pesos para todos los que lo necesiten. Testeos masivos, y un plan de inversión estatal inmediato para solucionar los problemas estructurales del barrio como la falta de servicios o la enorme emergencia habitacional.

Que los sindicatos rompan la tregua con el gobierno y se pongan a la cabeza en defensa de las condiciones de vida y para que la crisis no la paguen los trabajadores. Asímismo, llamamos a poner en pie una gran campaña solidaria con los trabajadores y sus familias, en todos lugares de trabajo y estudio. Invitamos a todos a sumarse.







Temas relacionados

Covid-19   /    Berisso   /    Ensenada   /    Claudio Dellecarbonara   /    Provincia de Buenos Aires   /    La Plata, Berisso y Ensenada   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO