Cultura

LITERATURA

Esto es zona sur: microrrelatos del conurbano

Como resultado de cinco años de escritura y en conjunto con la editorial Gato Misántropo, en abril de este año saldrá publicada la ópera prima de Damián Mereles: “Esto es zona sur”. El diseño de tapa estuvo a cargo de Sergio Langer y la selección de relatos la realizó la panameña Paola Toselli.

Domingo 17 de enero | 12:03

Cómo un paciente psicológico con problemas de adicción intenta reinsertarse a la vida cotidiana de la manera más cruel y realista que existe.
¿Cuántos de nuestros jóvenes en situación de pobreza con adicciones conocemos? Miles, es una situación real en el país y alrededor del mundo. "Mi relación con la cocaína es una guerra cuerpo a cuerpo. La detesto y me encanta. Tiene una trampa enorme para corazones frágiles como el mío."

Damián no es un joven especial o diferente, todo lo contrario. El protagonista de este relato es el vivo reflejo de la adolescencia actual, salvaje y con adicciones desmedidas. Rudo para los problemas, pero frágil para los sentimientos.

Ahora, si este libro nos relata las vivencias de un joven como los demás, ¿cuál es el quiebre que nos atrapa? La respuesta es simple: Damián logra conectar con el lector de una forma dolorosa y punzante, en donde incita a pensar que las situaciones de miseria con las que convive son las causas de sus trastornos impulsivos, su consumo de drogas y sobre todo su vacío interior. Esto último juega el papel más importante.

Sus complejos y las distintas vivencias que lo lastiman le exigen amor para sanar sus heridas. El protagonista en todo momento nos recuerda sus historias amorosas, convencido de que es el amor lo que puede sanar sus heridas. Así mismo, en la necesidad de completar su vacío, busca en otros lo que no encuentra en él. Los amores fracasan, y él se frustra.

Otro punto clave en el relato, es el ambiente en el que nos sumerge. Haciendo honor al nombre del libro, los relatos en su mayoría se sitúan en la Zona Sur de Buenos Aires, un pedacito bonaerense donde pocos tienen suerte de vivir decentemente. Nuestro protagonista no tuvo esa fortuna. "Cuando yo era chico vivíamos en una casa sin piso -

Solo una alfombra sobre la capa de tierra- y el techo, que era una chapa de cartón." Este es uno de los puntos fuertes que nos ayuda a empatizar con el villano "Damián.” Basta con entender la situación en la que nació, el contexto y las condiciones para poder justificar o entender los tantos problemas que transcurren a lo largo del libro.

Cuando creemos que el libro no puede trasladarnos más a esta situación de pobreza, Damián nos relata en primera persona el momento donde pisa por primera vez una cárcel. Allí el libro nos vuelve a invitar a empatizar con los “villanos”, la comunidad de personas que están privadas de su libertad. En este punto se evidencia el concepto de que somos humanos y de que nadie se salva de los errores. Algunos más grandes, otros más pequeños, siguen siendo errores y nos ayudan a mejorar como personas.

Antes de irse dice unas palabras: "¿Saben cuál es mi sueño ahora? Estoy mirándolos a ustedes y solo pienso una cosa. Recién cuando iba entrando pensaba que nunca quiero estar acá. No por miedo, sino porque es angustiante. Ustedes ya lo sabrán. Capaz algunos no me den bola, pero me encantaría encontrarlos un día afuera y que me caguen a puteadas, que me griten "Hey Colo, ¿te acordás de mí? Estaba en cana en la Unidad 9 y ahora estoy acá, laburando.”







Temas relacionados

Conurbano   /    Relato   /    Zona Sur del Gran Buenos Aires   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO