×
×
Red Internacional

La entrega del salario por parte de los cuatro gremios ferroviarios creó un clima de malestar que se extiende por todas las estaciones y puestos de trabajo. En dos meses de inflación ya se perdió el “grandioso” 7% conseguido por los “representantes” gremiales.

Andrés PadellaroTrabajador línea Roca, referente de la lucha de los tercerizados por el pase a planta - Movimiento de Agrupaciones Clasistas (MAC)

Nahuel GonzálezTrabajador ferroviario (Agrupación Naranja) - Línea Mitre

Domingo 20 de diciembre de 2020 | 17:49

El 15 de diciembre fue la fecha de inicio de la negociación paritaria del último tramo del 2020. Por ahora no hay noticias, pero con el ajuste del Gobierno en marcha y el presupuesto votado en el Congreso a instancias del FMI, nada bueno podemos esperar si no luchamos.

Junto con el ataque al salario que hemos sufrido tanto durante el gobierno de Macri como con Alberto Fernández y el Frente de Todos, este 22 de diciembre el Gobierno pretende aprobar una nueva reforma a los jubilados que implica una reducción en los futuros aumentos.
En la actualidad el 85 % de los jubilados y pensionados no cubren la Canasta del Jubilado que se ubica cerca de $ 50000. Ese día el Frente de Izquierda Unidad se movilizará al Congreso contra esta medida y el ajuste que lleva adelante el Gobierno, y La Naranja llama a participar del acto que se realizará en el lugar a las 17 horas.

Las conducciones de los gremios no llamaron a ni una sola asamblea para que decidamos cómo pelear por nuestro salario. Desde la lista Naranja lo venimos exigiendo en la UF, en Señaleros y en la Fraternidad, pero los delegados están borrados y escondidos ante este reclamo.
En un año que fue muy duro para la clase trabajadora, soportando los costos de la crisis y la pandemia, el “reconocimiento” del Gobierno es un mísero 7% de aumento, que por otra parte ya se lo comió la inflación entre noviembre y diciembre. Además hubo grandes descuentos en el aguinaldo. Nos parece un desprecio total a las y los que ponemos el cuerpo ante la pandemia, más en el caso de quienes son factor de riesgo.

En noviembre, cuando se anunció el acuerdo del 7%, el descontento hizo que por primera vez en mucho tiempo más de 100 compañeros de distintos ferrocarriles fuéramos a la puerta de la sede central de la UF a hacernos escuchar. Luego se hizo un acto en Castelar con más de 200 compañeros del Sarmiento, San Martín, Roca y Mitre y otras líneas, y
el 20 de noviembre se realizó una marcha con caravana al Ministerio de Transporte -convocada desde el Cuerpo de Delegados de la Seccional Oeste de la UF- en la que participamos unos 400 compañeros y compañeras. Esto muestra que hay fuerzas para pelear por el salario; incluso un nutrido grupo de ferroviarios tercerizados participó planteando el pase a planta permanente. A esto se suma que por esos días un sector de Señaleros se movilizó al sindicato nacional para que negocien mejor mediante la entrega de un petitorio.

No podemos dejar en manos de la burocracia la negociación de nuestro salario y condiciones de vida.

El gobierno de Alberto y los sindicatos, a pedido del FMI, están unidos para que la crisis la paguemos las trabajadoras y los trabajadores.

Desde la Seccional Oeste y el Cuerpo de Delegados del Sarmiento se debe convocar a asambleas para discutir un plan de lucha y desde ahí hacer un llamado a toda la oposición ferroviaria de las distintas líneas, al activismo independiente y a los sectores descontentos, para poner en pie un polo que enfrente seriamente el ajuste, empezando por la pelea por el salario, contra las persecuciones y para frenar el ataque a los jubilados. Un llamado así le daría más fuerza al activismo que se está empezando a organizar y que se expresó en las movilizaciones, al mismo tiempo que sería un gran ejemplo para todo el movimiento obrero.

En la movilización del 20/11 Rubén “Pollo” Sobrero planteó que el 15 llamarian a parar si no había respuestas al reclamo de un aumento retroactivo del 40%. Sin embargo, ya pasó el 15/12 y todavía no hemos escuchado ninguna propuesta de paro u otra medida de lucha por parte de la conducción de la Bordó Nacional en el Sarmiento.

La agrupación Bordó Nacional en la línea Roca exige a la burocracia de la lista Verde que convoque asambleas para discutir el problema paritario, algo que es correcto. Lo llamativo es que en la línea Sarmiento, en donde dirige la Agrupación Bordó, todavía no han llamado a asambleas para discutir este mismo problema.

No se puede exigir asambleas a la Verde solamente (hay que recordar que desde los 90 no las convocan), por eso es fundamental hacerlas donde la oposición tiene un lugar ganado y dirige, confiando en la decisión de las trabajadoras y los trabajadores.

Vayamos por un aumento no inferior al 40%, retroactivo a enero del 2020. Por asambleas en todas las líneas entre todos los sectores, para decidir y votar delegados paritarios con mandato de asamblea.

Una vez más llamamos a la Seccional Oeste de a UF y el Cuerpo de Delegados del Sarmiento a que convoquen a asambleas abiertas a los ferroviarios de todas las líneas y especialidades para organizar la pelea por el salario, contra las persecuciones y contra el ajuste a los jubilados. Por la unidad con las familias que pelean por tierra y trabajo, y contra los despidos.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias