Internacional

GRECIA GOBIERNO

Gobierno griego propone legislación contra crisis humanitaria

El Gobierno griego de Alexis Tsipras inició este lunes el proceso legislativo de su primera ley, encaminada a combatir la “crisis humanitaria” mediante luz y alimentos gratuitos para 300.000 familias por debajo del umbral de la pobreza. En el marco del acuerdo con el Eurogrupo, el gobierno griego tiene muchos límites para tomar medidas.

Martes 3 de marzo de 2015 | Edición del día

Fotografía: EFE Yannis Kolesidis

El viceministro de Finanzas, Dimitris Mardas, y la viceministra de Solidaridad Social, Theanó Fotíu, analizaron el borrador de ley que posteriormente fue trasladado a la comisión legislativa, como paso previo antes de poder llegar formalmente al Parlamento. Fuentes gubernamentales señalaron el martes se iniciará el trámite en la cámara, donde tendrá que ser debatido y aprobado por los diputados.

En esta primera etapa, la ley pretende combatir lo que se ha denominado crisis humanitaria en Grecia y mejorar la situación de 300.000 hogares que viven por debajo del umbral de la pobreza.

Con estas medidas el gobierno ofrecerá a los más pobres luz gratuita hasta un máximo de 300 kilowatios hora al mes y fuentes gubernamentales han asegurado que se beneficiarán de la medida "todas aquellas familias que actualmente vivan sin luz".

Además prevé ayudas al pago del alquiler para 30.000 viviendas en arriendo durante un año, que podrán ser prorrogadas en 2016. Cada persona tendrá derecho a una subvención de 70 euros al mes, con un máximo de 220 euros para las familias numerosas.

El pago de esta subvención, que estará exenta de impuestos y tasas, se realizará directamente al propietario de la vivienda para evitar cualquier tipo de abuso y, en caso de que el arrendador tenga deudas pendientes con Hacienda, la ayuda irá directamente a cubrirlas.

Finalmente, la ley prevé ofrecer bonos de alimentos para 300.000 personas, que recibirán cupones con los que podrán comprar comida. La cantidad de los cupones dependerá del número de miembros que formen cada familia y, según fuentes gubernamentales, no servirán para comprar en cualquier establecimiento, sino solo en aquellos que hayan decidido colaborar con el Gobierno.

Para elaborar la lista de las 300.000 familias con derecho a cualquiera de estas ayudas se tendrán en cuenta como prueba la declaración de impuestos y los ingresos de otras fuentes que no sean el trabajo. Las personas en paro que no presten declaración a Hacienda deberán firmar un testimonio en el que aseguren que carecen de ingresos y no reciben ningún tipo de subsidio.

Según datos de la Autoridad Helena de Estadística, a mediados de 2014 un 23,1 % de la población griega se encontraba por debajo del umbral de la pobreza y había un 28,8 % de pobreza infantil.

Unos dos millones y medio de personas tenían ingresos anuales inferiores a 5.023 euros o se trataba de familias que vivían con menos de 10.547 euros al año. La mayoría de esas personas no serán beneficiarias de estas medidas, que solo alcanzan a algunas de las familias que se encuentran en peores condiciones, sin poder pagar la electricidad.

El Gobierno anterior, liderado por el conservador Andonis Samarás, contemplaba medidas parecidas en su programa, incluyendo la cesión gratuita de 12.000 apartamentos durante un año con los servicios pagados y un bono de compra en el supermercado para los sin techo, pero esas propuestas no llegaron a llevarse a cabo.

En este caso, fuentes gubernamentales señalan que la medida va destinada principalmente a "familias con hijos menores de edad, desempleados de larga duración e inquilinos con riesgo de ser desahuciados", por lo que se excluyen los sin techo.

Más adelante están previstas otras ayudas a los más pobres entre las que figuran bonos para el uso del transporte público, la eliminación de un impuesto especial sobre el gasóleo calefactor, tratamiento médico gratuito y la reintroducción de la paga de navidad para las pensiones inferiores a los 700 euros.

Todo este paquete está previsto que cueste algo menos de 2.000 millones de euros y se pretende financiar mediante fondos europeos y la mejora de la recaudación fiscal. La ley para la lucha contra la crisis humanitaria es el primero de cuatro proyectos que el Gobierno quiere empezar a legislar esta semana, si no se producen nuevos retrasos.

El gobierno griego se encuentra fuertemente limitado en sus medidas por el acuerdo firmado con el Eurogrupo, por lo que el dinero destinado a estas medidas sociales no podrá aumentar el déficit de presupuestos estatales ni salir del dinero destinado al pago de la deuda.

Son medidas paliativas, imprescindibles para muchísima gente, pero que no pretenden cambiar la situación de fondo, con más de 50% de paro juvenil.

Las otras tres leyes se refieren a la prohibición de los desahucios de la primera vivienda, la mejora de las posibilidades de pagar a plazos las deudas a Hacienda y a la Seguridad Social, y la reapertura de la radiotelevisión pública ERT, cerrada por el Gobierno anterior en junio de 2013.







Temas relacionados

Andonis Samarás   /    Alexis Tsipras   /    Grecia   /    Syriza   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO