Cultura

ESPACIO DE POESÍA

Gurí del Monte y sus escritos críticos al sistema capitalista

Roque Aquino es un joven misionero que a través del arte cuestiona al sistema en la tierra colorada. Compartió dos de sus escritos.

Viernes 22 de julio de 2016 | Edición del día

El escritor que además hace música y dibujos es originario de Montecarlo, una localidad ubicada en el centro de la provincia de Misiones en la frontera con Paraguay. Es allí, en la geografía y en su juventud donde encuentra sentido su nombre artístico, “Gurí del Monte”, con el cual empieza a ser reconocido en el pueblo y en las redes sociales.

“No encuentro una razón concreta en escribir, más bien es una necesidad para mí, para no sentirme impotente ante el inescrupuloso sistema del ego y el capitalismo. Reflexiono, en favor de encontrar respuestas y soluciones. Ciento que es menester ampliar mi percepción, por acción y reacción, y ampliar la de los demás, siempre desde la perspectiva de un eterno alumno que comparte con los demás alumnos (consciente o inconscientemente) las ansias de aprender.” Expresó el artista para La Izquierda Diario y nos dio la posibilidad de publicar a continuación dos de sus obras.

El apuro del sistema y el control mental

Le dan témperas, cartón y le piden que dibuje la última cena con ecuaciones y “bla bla bla”.
Le dan tapes, silencios, soledad. Y después le piden que hable de igualdad.
Le imponen sueños, amores, gustos, ropa y hasta identidad!, fanatismo, egoísmo, miedo: “sociedad”.
Y yo ¿yo cómo podría pedirle parar? Al que siempre agarra más de lo que puede agarrar, al que con orgullo admira cada ícono globalizado mundial. Obligado a seguir a todos, a la guita, al jefe, a un ídolo nacional. ¿Cómo pedirle reflexión a ese que nunca fue alentado a pensar?

Los justicieros

Los sutiles artilugios del mercado no pueden ofuscar el desaforado desdén hacia el consumismo, en una deliberada maniobra el miedo a perder lo que nunca se tuvo, se manifiesta, disfrazado de materialismo. Tratar de apagar incendios con mantas decoradas de una luminosidad carente de fuerza propia, es faltarle el respeto al arte que implica el altruismo sin religión, ni distinción social, cultural o económica...
Justicieros del eterno amanecer; Los que danzan en el fuego; Los que esculpen ideas; Los que dibujan su corazón día a día y cargan con el mundo en sus espaldas; Ni condenando; Ni comandando; Ni aflorándose como dueños de la verdad. Los que saben que la paz es primero con uno mismo y el amor a la vida es acción. El ejemplo es quien se baja de cualquier altar para lavar pies descalzos de cultura y conocimiento. Y perdona realmente, y asume cada error como suyo partiendo desde abajo e ilumina, tal vez sin darse cuenta, el camino de quien seguirá. Jamás han de ser retratados, ni en cuadros, ni en monedas. Inmortalizados en sentimiento emprenden viaje hacia lo inefable de la eternidad.







Temas relacionados

Gurí del Monte    /    Poesía   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO