Juventud

OPINIÓN

"Hasta nuevo aviso no hace falta que vengas": ¿qué pasa con la juventud precarizada en el medio de la crisis del coronavirus?

Luego de las medidas anunciadas por Alberto Fernández que poco garantizan la vida de los trabajadores frente a la pandemia del Covid-19 miles de pibes nos levantamos con la incertidumbre de que va a pasar con nuestro laburo. ¿Se cierra todo? ¿Cómo vamos a vivir?

Luna Lucía

Joven precarizada -Vicepresidenta ISFD 35 - militante de Juventud del PTS

Lunes 16 de marzo | 17:09

Somos millones de pibes los que tenemos trabajos en negro, superprecarizados, y que vivimos con la incertidumbre de cómo vamos a comer hasta el 31 de marzo si nuestro jefe nos avisa que no vayamos más a trabajar. Y, por otro lado, se profundiza el miedo a contagiarnos del coronavirus.

Tengo 22 años, laburo en un restaurante hace un mes, donde atendemos a extranjeros todo el tiempo, porque en el mismo edificio hay un hotel, en este momento explotado de personas que no pueden volver a su país. Las medidas higiénicas que tomó el jefe fue poner a la vista recipientes de faginadores, pegándole un papel que dice "70% de alcohol", supongo que para que la gente piense que está todo higienizado.

Me pagan 460 pesos el día, si trabajo 8 horas, 5, 9 o 10. Mi trabajo vale eso (el plato mas barato es de 350 pesos). Ayer ya me fui con la incertidumbre de qué pasaría conmigo si todo debe cerrar, sería la primera en ser parte del descarte, ya que trabajo en la informalidad.

Hoy me desperté, tenía el mensaje que no quería leer. "Hasta nuevo aviso no va hacer falta que vengas". Con 1000 pesos tengo que pagar el alquiler, los servicios y comer, hasta el 31 de marzo. Dependiendo cómo siga todo, porque con las medidas insuficientes que difundió el gobierno no se sabe cómo se desarrollará la pandemia.

Te puede interesar: Coronavirus: cuáles fueron los anuncios de Alberto Fernández y qué incógnitas dejó

Me sentí descartable, a mi jefe no le importó cómo viviré sin trabajar, "hasta que me necesite". No, no le importa. La cantidad de pibes que estamos en la misma situación, y los trabajadores de plataformas es enorme. En nuestro país, el 60% de los menores de 24 años estamos precarizados, sin ART, ni obra social, ni licencia por enfermedad, ni aguinaldo, sin representación gremial, condiciones laborales que en el marco de la emergencia sanitaria por el coronavirus y las posibilidades de contagio nos dejan en la total vulnerabilidad, y además tenemos que vivir con el miedo de que nos echen de nuestros trabajos y nos quedemos sin nuestro sustento.

No puede ser que seamos nosotros los que paguemos la crisis. Necesitamos trabajar con los elementos de cuidado y prevención necesarios: que haya alcohol en gel, jabón, guantes y barbijos.Tenemos que exigir que no haya ni un solo despido, no es nuestra responsabilidad! Si hay licencias o suspensiones por cierre de establecimientos, tienen que ser pagando el 100 %, sin recortes en nuestros salarios, mediante el impuestos progresivos extraordinarios a los empresarios. Además, el Estado tiene que garantizar condiciones óptimas para quienes deban permanecer en aislamiento, sobre todo si viven hacinados y en viviendas precarias, así como también brindar los test para la detección rápida del virus para diagnosticar contagios, camas de terapia intensiva con asistencia respiratoria para todos los que las necesiten, y la organización de todo el personal médico y de enfermería necesario, convocando a los profesionales de la salud y a estudiantes en formación para reforzar la atención sanitaria.

Para todo esto es indispensable exigir el no pago de la deuda externa fraudulenta, ilegítima e ilegal, para que esa plata vaya destinada a combatir la pandemia, asegurando la salud de la población trabajadora.

Estas son solo algunas medidas urgentes para llevar adelante la contención de la enfermedad. No podemos seguir soportando las pésimas condiciones a las que nos quieren someter: los jóvenes, o nos rebelamos para cambiarlo todo o seguiremos precarizados. Para eso necesario pelear por un programa de conjunto para invertir las prioridades y priorizar la vida de las familias trabajadoras.

Te puede interesar: Coronavirus: ¿qué propone la izquierda para enfrentar la pandemia?

Nuestras vidas valen más que las ganancias de los empresarios. Si a vos también te echaron, te suspendieron, si tenés que trabajar en condiciones que no cumplen con los requisitos básicos para prevenir el contagio, escribí a La Izquierda Diario tu denuncia.







Temas relacionados

Coronavirus   /    Precarización laboral   /    Despidos   /    Provincia de Buenos Aires   /    Zona Sur del Gran Buenos Aires   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO