Mundo Obrero

CÓRDOBA/CORONAVIRUS

Hospital Misericordia: ser un “hospital limpio” puede costar la vida

El pasado sábado circuló una denuncia efectuada por Sandra Gambuzza, enfermera del Hospital Misericordia de la ciudad de Córdoba, dando cuenta de las condiciones brutales en las que se trabaja en los mal llamados por el Gobierno, “hospitales limpios”. Es necesario el testeo masivo de todo el personal del Hospital Misericordia, así como a todo el personal de salud.

Lunes 27 de abril | 12:33

Desde que se dieron los primeros casos en Córdoba, el Gobierno provincial definió su plan sanitario: algunos hospitales de la provincia serían destinados a COVID-19 (Rawson, San Roque, Hospital de Niños y Florencio Díaz), mientras que otros, los mal llamados “limpios”, quedarían para atender la demanda habitual del sistema sanitario público.

Tal fue el caso del Hospital Misericordia que quedó designado como uno de los “limpios”. A estos hospitales esta nominación les ha implicado verse relegados en la administración que hace el Estado de los escasos recursos disponibles, que en su mayoría se destinan a los que atienden COVID-19.

Recordemos que a fines de marzo los propios trabajadores de este hospital denunciaron que desde la dirección del nosocomio se había bajado la directiva de restringir el uso de barbijos a todo el personal de salud, bajo la excusa de que no recibían internaciones por COVID-19, por ser un hospital “limpio”.

Te puede interesar: Córdoba grave denuncia desde el Hospital Misericordia

A un mes de que los trabajadores hicieran aquella denuncia, el video de Sandra Gambuzza no hace más que demostrar que lamentablemente y para variar, el Gobierno no escuchó. Sigue el faltante de recursos y de personal, y como ya era evidente en aquel entonces, no hay hospital que por definición pueda estar limpio.

Siempre está la posibilidad de que los pacientes lleguen sin conocer su situación. Por eso deberían implementarse protocolos en todos los hospitales, limpios o no, que tiendan a reducir el riesgo de exposición de pacientes y personal. Que esto no se aplique es absoluta responsabilidad del Estado (y algunos cómplices necesarios como la burocracia sindical).

Sandra da cuenta en su exposición lo que significa trabajar a diario bajo estas circunstancias. El esfuerzo que significa mantenerse sanos física y mentalmente para seguir trabajando cuando se advierten todo tipo de irregularidades. Muchas de la cuales han sido denunciadas infinidad de veces por el personal del hospital. “Varias veces advertimos, sugerimos a supervisores de turno que sugirieran a dirección o jefatura de enfermería para que le sugieran al director al cual no podemos ver porque está de mañana al igual que la jefa del servicio. Les hemos advertido y sugerido como armar una carpa fuera de cada una de las guardias, porque acá tenemos tres guardias (pediatría, obstetricia y guardia central), para que capten al paciente sospechoso de COVID-19, porque perfectamente el paciente puede venir a consultar sin saber que le está pasando pero debería ser atendido fuera de la guarida donde se encuentran otros pacientes que esperan por otras patologías u otros motivos”, advierte Sandra en su vídeo.

Además, relata que aún no se han puesto en funcionamiento ninguno de los tres containers que se trajeron para esto, que ya llevan más de 25 días en el estacionamiento de la guardia central y que iban a ser acondicionados para filtrar justamente a pacientes sospechosos. Esto significa que los casos sospechosos siguen ingresando por guardia central con el resto de pacientes hasta que se les pueda realizar triage (método usado en medicina para clasificar a los pacientes según urgencia y disponibilidad de recursos existentes).

Son múltiples las veces que se han denunciado irregularidades, pero el Gobierno no destina recursos para testear al personal de salud, no se les mide la temperatura, no se les brinda EPP como corresponde. Esto significa que están expuestos al contagio cotidianamente. La expresión más descarnada de esto es que Argentina comparte podio con España por tener los índices más altos de personal de la salud contagiados.

Te puede interesar: Argentina primera a nivel mundial en proporción de personal de salud infectado con Covid-19

Sandra advierte de forma tajante: “Eso si lo que importa es que estemos como soldaditos listos para trabajar, que seamos útiles, y el día que nos enfermemos nos patearán la cabeza y nos tirarán al medio de la calle. Porque también dicen que las ART no consideran esta enfermedad como riesgo de trabajo. Y también dicen que el gobernador no va a dar el incentivo que Nación dijo que iban a mandar a los de salud. Porque no somos un hospital de riesgo”.

Testeos masivos ya para todo el personal de salud

La situación descripta en el vídeo, da cuenta de algo que se repite en todos los mal llamados hospitales “limpios”. Por eso, se vuelve vital el testeo obligatorio, preventivo y periódico a todo el personal hospitalario, que es el sector más expuesto al contagio, empezando por el Hospital Misericordia y siguiendo con quienes estén en funciones tanto en salud como los llamados “esenciales” en otras áreas.

Para esto es necesario que los sindicatos se pongan a la cabeza de esta pelea. Nada de esto sería posible si el Estado no contara con la complicidad absoluta de la burocracia sindical. El Sindicatos de Empleados Públicos, conducido por José Pihén, ha dejado pasar no sólo los históricos ajustes a salud, sino que además nada dice de la situación actual que se vive en los hospitales.
Por último, es necesario poner en pie comisiones de higiene y seguridad en todos los lugares de trabajo, con miembros elegidos democráticamente entre los trabajadores y trabajadoras de todos los sectores, incluidos los tercerizados como limpieza y cocina.

Estos comités deben tener plenos poderes para controlar y exigir todo lo que tenga que ver con la salud de las y los trabajadores. Asimismo deberán poder determinar en cada momento si están dadas las condiciones de salubridad para que se puedan prestar los servicios, y en caso contrario determinar en asamblea el inmediato cese de actividades sin que el Estado a través de los directores o las patronales puedan tomar represalias de ninguna especie.

Te puede interesar: En salud nos organizamos. Por nuestras vidas y nuestros derechos

Desde La Marrón en Salud, junto a La Izquierda Diario, queremos reflejar la voz de todas y todos aquellos trabajadores que hoy están en la primera línea. La crisis del sistema sanitario no es nueva, pero esto no ha hecho más que profundizarla. En estos momentos cruciales faltan insumos de todo tipo, sigue faltando personal, capacitaciones y un largo etcétera. Podés enviarnos tu denuncia. Reflejemos lo que los medios hegemónicos no muestran.







Temas relacionados

Cuarentena   /    Crisis sanitaria   /    Coronavirus   /    Córdoba   /    Agrupación Marrón   /    Precarización laboral   /    Córdoba   /    Salud   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO