Internacional

ESTADO ESPAÑOL

Huelga y movilizaciones contra el cierre de Alcoa en Galicia

Las y los trabajadores de Alcoa se movilizan en contra del cierre de esta fábrica de aluminio. Con una huelga con un seguimiento total y con concentraciones por toda Galicia suponen un salto en la lucha para que se nacionalice esta empresa.

Jueves 2 de julio | 21:20

Este martes los trabajadores de Alcoa protagonizaron una huelga con el cien por cien de participación. Desde el comité de huelga exigen una solución ante el cierre patronal de esta histórica fábrica.

Las movilizaciones sumaron a otros sectores de la comarca, incluyendo hostelería, servicios y trabajadores de otras empresas. Desde el anuncio del ERE a 534 empleados de Alcoa, esta ha sido la jornada de movilización más importante, con numerosas concentraciones en toda Galicia. En A Mariña, ciudad en la que se encuentra la fabrica, cerraron la totalidad de los comercios y casi todos los establecimientos de restauración. En la mañana los trabajadores cortaron la carretera principal hacia Lugo.

Se trata de un salto cualitativo en las movilizaciones para impedir que una de las últimas fábricas de aluminio eche el cierre. A tres semanas de que se haga efectivo esta medida probablemente las acciones por parte de los trabajadores irán en aumento.
Este mismo miércoles cientos de trabajadores llegaban a Santiago y se concentraban en frente de la Xunta. La exigencia principal era la intervención y nacionalización de Alcoa. En ese sentido declaraba Jose Antonio Zan, presidente del comité de empresa: “Si la ministra no tiene arrestos de intervenir, la intervendremos los obreros”.

Esta demanda empieza a ser cada vez más sentida debido a que en el caso concreto de Alcoa se trata de una empresa que ha recibido millones de euros en ayudas públicas en estos últimos años. De esta manera solo en la última década Alcoa y sus propietarios han recibido 43 millones de euros por parte del Estado. Estas ayudas, siempre formaron parte del chantaje por el cual los distintos gobiernos terminaban destinando estos recursos de forma directa e indirecta para que esta compañía no cerrara la fábrica. Al mismo tiempo los daños medio ambientales causados por las prácticas contaminantes de esta empresa han sido objeto de grandes polémicas entre los colectivos ambientalistas en los últimos años.

De esta manera el Estado ha tratado con guante de seda a unos empresarios multimillonarios que ahora pretenden cerrar sus establecimientos dejando devastadoras consecuencias para sus trabajadores, habitantes de la comarca y el medio ambiente. Esto está siendo el caldo de cultivo para que surja una enorme indignación entre amplios sectores y esta semana ha mostrado una enorme explosividad. Sin embargo estas movilizaciones llevan semanas produciéndose, teniendo como consecuencias directas tanto que se conociera el conflicto y las intenciones de la empresa, como que la propia patronal tenga que sentarse a negociar y retrasar sus planes de cierre fulminantes.

Alcoa es uno de los grandes conflictos que están surgiendo en este contexto de crisis económica desatada por el coronavirus. Junto a la lucha de los trabajadores de Nissan o la del personal sanitario suponen las primeras respuestas por parte de la clase obrera a la ofensiva patronal en curso. En el caso de Alcoa la única salida posible para salvar los puestos de trabajo, tanto los directos como los indirectos es la nacionalización sin indemnización de esta empresa. Sin embargo los gobiernos, tanto los autonómicos como el central, no muestran ningún gesto hacia ese tipo de medida. Por eso como ya los propios trabajadores empiezan a manifestar, esto será posible solamente a través de la movilización amplia que logre imponer la expropiación de toda empresa que se disponga a cerrar sus establecimientos y dejar en la calle a sus empleados.







Temas relacionados

Pandemia   /    Coronavirus   /    Estado español   /    Crisis económica   /    Movimiento obrero   /    Despidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO