Cultura

ESPACIO ABIERTO // CATAMARCA

Instrucciones para ver crecer un tulipán

Catamarca – Literaratura. Publicamos la colaboración literario de Silvio Olivari.

Jueves 14 de julio de 2016 | Edición del día

IMAGEN: David Tanner

Consideraciones generales:
No importan tanto los nutrientes del suelo, si la mano buena de una persona buena para plantar el bulbo. El frío no ayuda por eso he visto poner un brasero enorme y con rueditas debajo de un tacho con más de 500 bulbos. No le hablo de Holanda que parece ser la capital de los tulipanes, aunque estos provienen en verdad de Asía y Persia es tal vez la cuna del tulipán; allí se cuentan hasta cien leyendas con relación a esta planta. El brasero con rueditas, una suerte de parrilla andante, fue creación de Ñato Sánchez que en una finca de Pozo el Mistol, en un pueblo de Catamarca, supo tener en un par de años más de mil plantas, pero nunca vendió ni una, porque los muertos del cementerio local no reciben estas flores o mejor no se estila llevarlas en un arreglo para dar colorido a las tumbas, que de tan simétricas y chatas se parecen a un barrio de viviendas de Hong Kong.
El tulipán tiene los pétalos acuminados, en forma de un corazón al revés y el rojo dice una leyenda persa es símbolo de un amor apasionado.

Ahora vayamos a las instrucciones antes anunciadas:

1) Apear el alma y el sombrero, no usar lentes o gafas de ninguna índole.
2) Desabroche la razón y esconda sortijas y escapularios (no los va a necesitar), despeje de pensamientos turbulentos su cabeza.
3) Cuente hasta cien la primer mañana, dicen los que saben que el primer día dura un poco más de 90 segundos para abrir el primer párpado.
4) El segundo y tercer día ya puede respirar ruidoso si quiere. Los seis estambres que ofician de polinizadores gustan de los sonidos, mejor de los abejorros, pero puede usted si quiere contar a su tulipán recién venido al mundo de las verdades frescas y verdes de la menta, de la elegancia de sus rosas chinas, de los tallos nudosos y ásperos del zapallo que se desquita dando una flor hermosa y comestible (un manjar como pocos).
5) Si quiere besar a su amada ahí al ladito del tulipán, rodéela con sus brazos y proceda tal cual lo hizo la primera vez y si aquella primera vez no fue la mejor hágalo como en el mejor beso por usted soñado. Si la luna lo acompaña,( en dos semanas estará ella de nuevo ahí: altiva, presente, muy luminosa) hágalo entre las 7 y las 7 y 9 minutos am, no porque lo indique ninguna cábala, sino porque a las y 10 el astro se perderá en las faldas del poniente.
6) Guarde ese instante perfecto, nítido, en su memoria, usted habrá logrado capturar partículas de eternidad. No digo amén sino saudade (cuya mejor traducción la ideo el poeta Cesar Vallejo cuando creo un término que va entre tristeza y dulzura la palabra trilce).-







Temas relacionados

Poesía   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO