Juventud

MENDOZA

Intervención y posible cierre en un terciario de Guaymallén

La Izquierda Diario entrevistó a estudiantes del IES 9-027 de Guaymallén que cursan la Tecnicatura en Gestión Sociocultural. Nos dan su opinión sobre el conflicto y cómo se organizan los estudiantes.

Jueves 21 de abril de 2016 | Edición del día

¿Cómo comenzó a darse la organización estudiantil cuando supieron que el Instituto iba a ser intervenido, y posiblemente cerrado?

Cata: Bueno, cuando en Marzo nos avisan que hay una resolución que dice que el Instituto no tiene apertura 2016, los docentes y directivos comienzan a organizarse con el sindicato, y nosotros empezamos a hacer asambleas. Lo cual fue muy complicado, porque es mucha gente que no tiene trayectoria política, que no tiene formación política, y nunca había sido necesario para esta situación. Realizamos una asamblea tras otra, todas las semanas, todos los días para tratar de organizarnos. Ahí se vieron un par de cosas. Desde el principio la situación política partidaria y la puja de poderes no fue clara, ni de la DGE, ni de la DES, ni por parte de los directivos. Lo que hizo que mucha gente se sintiera usada, estafada. Decían que le estábamos sosteniendo la bandera al kirchnerismo para defender su lucha. Y yo particularmente pienso que es así, en parte fue así, de alguna manera. Y la única forma de entender que no somos una masa que la vamos a sostener su bandera, es organizarnos. Por eso desde la semana pasada que el lunes fue la intervención y el martes vinieron los medios, decidimos comenzar a organizarnos. El mismo martes en asamblea decidimos conformar un centro de estudiantes de hecho, en carácter de necesidad y urgencia, creando nuestro propio estatuto, sin saber muy bien como, porque desde la intervención el IES no tiene consejo directivo, no están los rectores , los docentes supuestamente no están trabajando, pero están viniendo a dar clases para sostener al estudiantado. Creemos que constituyéndose como sujeto colectivo es la única forma en que nosotros podemos llegar a supervisar la intervención y a tener una mirada crítica y objetiva dentro de lo que podemos tener en esta situación.

Creemos que no es casualidad que se avance particularmente sobre los Institutos de Educación Superior, porque es el lugar que encuentran trabajadores y madres para poder estudiar. ¿Cuál es tu opinión al respecto?

Cata: Estoy de acuerdo, claramente no es casualidad. La lucha como estudiantes, se hace muy difícil. Por ejemplo: realizamos la radio abierta, y somos pocos. Porque somos pocos. La mayoría de la gente labura y ha acomodado sus horarios para trabajar a la mañana y estudiar a la noche, y tiene hijos, tiene familias. La forma de organización de hoy en día, no se entiende de forma colectiva, si no que siente una visión un poco más individualista. "Yo no voy porque tengo hijos" , y podríamos cuidarlos entre todos, pero no se da, no se ponen en la mesa. Y hay que hablar también de las carreras que tiene el Instituto. Los chicos de "Administración pública" tienen su pase asegurado a otro establecimiento. Pero con los profesorados de educación primaria e inicial, no pasa lo mismo. Mucho menos con gestión sociocultural, este gobierno no quiere gente que trabaje en espacios culturales en los barrios.

¿Cuál es la relación entre los estudiantes y los docentes a la hora de organizarse?

Cata: En lo personal, por la forma de enseñar la materia, hemos tenido una relación bastante estrecha, hemos podido debatir. El resto de los compañeros ha tenido una relación un poco más vertical. El tema es que como estudiantes entendemos que tenemos que hacer nuestra lucha. Ellos la están ya haciendo con el SUTE. El apoyo está de ellos para nosotros, y de nosotros para ellos. Con las acciones que queramos tomar ellos van a estar atrás nuestro defendiéndonos.

Por último, Cata agrega:

En esta situación de puja de poderes, en la que nos hemos quedado en el medio, entendemos que es una forma de tratar de visibilizar que esto es una cuestión de persecución partidaria, que aunque pueda serlo, eso minimiza toda una política socioeducativa que está llevando a cabo el gobierno, y por otro lado, por este proceso asambleario, no tenemos todo el apoyo de nuestros compañeros, la idea es juntarnos con el resto de los IES de Mendoza y hacer una fuerza mayor con un montón de institutos, a los que también les han sacado horas, o están intervenidos. La idea es que nos organicemos y muchos por la educación pública y gratuita.

¿Podrías contarnos cuál es el conflicto que atraviesa actualmente a la Institución?

Carla: El conflicto que nosotros estamos intentando solucionar como estudiantes es ésta actitud por parte de la DES, que viene a decirnos que va a garantizar el hecho educativo, pero viene e interviene la institución en apariencia por los cargos y llamados realizados acá. Por otro lado los primeros años siguen sin su rectificación, por ende no pueden estar acá. Y los segundos seguimos sin poder hacer el llamado. Este periodo de normalización que viene a hacer este señor, puesto a dedo, no se está haciendo porque no tenemos nada garantizado. El hecho educativo no solamente es tener la clase, sino todo lo que incumbe en una institución que es que cada uno esté en su lugar para el perfecto funcionamiento. Hoy por hoy, los docentes no tienen asegurado supuesto de trabajo y nosotros no tenemos garantizado que este instituto está abierto. Todas las políticas que están llevando a cabo, hablan de un cierre encubierto. El hecho de no tener como institución un crecimiento vegetativo, dice que cuando se termine el período de cuatro años, que es lo que dura la carrera más larga acá, el establecimiento se cierra, porque no tiene más alumnos. Vienen a intervenir y dejarnos sin consejo directivo y revocan a todos los docentes. Toda esta espera de dos meses, hace que no tengamos alumnos en las aulas, no saben si su cursado va a estar avalado. Están generando conflictos por todos lados, para tener la excusa perfecta para cerrar la institución.
Nosotros vamos a seguir adelante con esta lucha, porque creemos que la educación tiene que estar garantizado, porque acá vienen los trabajadores, las madres, y se les hace posible este horario. No queremos transferencia. Queremos estar institución y que nos garanticen que vamos a tener la continuidad.







Temas relacionados

Guaymallén   /    Mendoza   /    Entrevista   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO