Internacional

CORONAVIRUS

Italia: huelga nacional en FedEx

Tres días de guerra en FedEx-TNT con epicentro en el almacén de Milán por el despido de 60 trabajadores precarios revelan, de la manera más brutal, todas las directrices de los jefes y del gobierno para el futuro próximo.

Jueves 7 de mayo | 06:15

FedEx es la primera gran multinacional que muestra lo que la fase 2 (pero, estamos dispuestos a apostar, será lo mismo en todas las próximas "fases") significará para los trabajadores y trabajadoras. Después de resistir la demanda de pagos por despido para los trabajadores de los proveedores, la infame cooperativa de logística despliega un arsenal legal para defender su privilegio, su "derecho" a obtener beneficios incluso contra la vida de cientos de personas.

La primera batalla tuvo lugar la semana pasada en el almacén de Peschiera Borromeo, en Milán. A 60 trabajadores precarios, para los cuales el sindicato SiCobas ya había hecho un acuerdo de efectivización, al alcanzar los plazos de los nuevos contratos temporales, se les dijo que perderían sus puestos de trabajo. Se inició la huelga, que fue seguida por la negativa de la empresa a abrir y el desvío de la mercancía a otros almacenes, para reducir las pérdidas y poner a los trabajadores contra la pared.

En la noche del domingo 3 de mayo al lunes 4, los trabajadores de Milán ocupan el almacén con el apoyo de todos los trabajadores de la planta y llaman a sus colegas de toda Italia a la huelga.

Entre el 4 y el 6 de mayo se desatan huelgas en todas las demás plantas, Brescia, Bérgamo, Bolonia, Piacenza, Parma, Módena, Ancona, Como, Florencia, Roma, Nápoles.

Otras responden cruzándose de brazos para salvaguardar los 60 puestos de trabajo y para exigir a los proveedores que concedan a los trabajadores en dificultades un adelanto de la indemnización por despido, que se ha retrasado ya dos meses.

Llegado a este punto, la única respuesta que la empresa puede dar sin retrotraer los despidos es la represión: diez camiones de la policía y muchos carabinieri permiten que numerosos conductores entren al almacén y expulsen a las decenas de trabajadores en huelga en Milán. En el resto de Italia los trabajadores sindicalizados sufren amenazas y represalias por parte de las empresas contratistas o de los propios directivos de FedEx, así como la intervención de la policía en las situaciones más tensas.

Lo que FedEx está haciendo es lo que se podría haber esperado: está librando una guerra contra los trabajadores para defender su propio beneficio privado, utilizando medidas de control de contagio que permiten a los jefes arrear a los trabajadores a sus fábricas y almacenes, pero negando a esos mismos trabajadores el derecho a la protesta para defender su derecho a los salarios y a la salud.

Lo que FedEx está haciendo es lo que se podría haber esperado: está librando una guerra contra los trabajadores para defender su propio beneficio privado

Lo de estos días es solo el primer round de un choque que explotará con mayor violencia en los próximos meses. La gestión del gobierno no fue suficiente para dejarlo claro; los industriales incluso también piensan en ello, como el nuevo presidente de Confindustria, Vincenzo Bocci y su ataque frontal a los convenios colectivos nacionales, a la flexibilidad del trabajo, al "trabajo inteligente" y las instituciones, que durante semanas han estado levantando el espectro de la rebelión popular en respuesta a las condiciones de privación que ellos mismos están construyendo.

Estamos entrando en una fase en la que, si no se radicalizan y amplían las luchas de los explotados, se producirá un empobrecimiento generalizado y un empeoramiento de las condiciones de vida de millones de personas.

Por eso la lucha de los trabajadores de FedEx-TNT es la lucha de todos los trabajadores y los explotados contra un sistema que ya está tratando de hacerles pagar por la crisis económica del período posterior al cierre.







Temas relacionados

Logística   /    Coronavirus   /    Correos   /    Italia   /    Huelga   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO