Política

TUCUMÁN

Justicia por Javier Chocobar: repudian el voto de un vocal de la Corte

Desde la comunidad Chuschagasta llamaron a organizaciones sociales a una concentración este viernes 28 desde las 9 en plaza Yrigoyen, frente al Palacio de Justicia.

Jueves 27 de agosto de 2020 | 08:49

Se acerca la definición sobre si finalmente los asesinos de Javier Chocobar irán a la cárcel o si gozarán de impunidad. Sus familiares y la comunidad Chuschagasta vienen reclamando que la Corte Suprema de Justicia de Tucumán deje firme la sentencia por la cual se condenó a Darío Amín, Humberto “el Niño” Gómez y José Eduardo Valdiviezo por el crimen cometido en 2009. El máximo tribunal deberá decidir entre dejar firme una sentencia de 2018 o que Amín, Gómez y Valdiviezo gocen de una baja de las condenas o directamente la libertad.

El voto y los fundamentos de los magistrados no se conocerán hasta que sea pública la sentencia pero desde la comunidad originaria aseguran que el voto está dividido por lo que será definitorio un quinto voto. Desde la comunidad tuvieron que conocimiento de la votación del vocal Antonio Estofán, por lo que expresaron “el más enérgico repudio” por su “voto a favor de los asesinos”. Aseguran que Estofán “recibió la influencia directa de su relator Fernando López de Zavalía, uno de los terratenientes más feroces que opera en la provincia de Tucumán en contra de los pueblos originarios”.

Ante esto, desde la comunidad Chuschagasta llamaron a organizaciones sociales a una concentración este viernes 28 desde las 9 en plaza Yrigoyen, frente al Palacio de Justicia, ante la designación del quinto juez que deberá pronunciarse.

Una década pidiendo justicia

El crimen de Chocobar ocurrió el 12 de octubre de 2009 y quedó documentado en un video. Desde aquel entonces, la comunidad viene reclamando justicia y cárcel para los asesinos. Finalmente, se llegó a juicio y el 24 de octubre de 2018 el empresario Darío Amín fue condenado a 22 años de prisión por homicidio agravado por el uso de armas de fuego en perjuicio de la víctima, y por tentativa de homicidio agravado por el uso de armas de fuego en perjuicio de Andrés Joaquín Mamani y Emilio Jaime Mamani.También se condenó a los expolicías Luis Gómez a 18 años como partícipe secundario y responsable del delito de portación de arma de fuego de uso civil condicional o de guerra sin debida autorización legal. Y José Valdivieso a 10 años por ser partícipe secundario y por portación de armas de fuego. En ese momento, los tres fueron detenidos por el ataque con armas de fuego y posterior asesinato de Chocobar y heridas contra otros comuneros.

Finalmente pasaron más de 600 días sin que la sentencia quede firme por lo que el 7 de julio de 2020 la Sala IV del Tribunal Penal -con las firmas de María Fernanda Bähler, Wendy Adela Kassar y Emilio Páez De La Torre-, concedió el cese de la prisión preventiva con el pago de $1 millón de caución, tras vencerse el plazo previsto para que la Corte Suprema deje firme la sentencia. Y dejó en libertad condicional a los tres acusados considerados responsables del crimen de Chocobar.

En el crimen de Javier Chocobar se ve a una Justicia profundamente enlazada con el poder de los terratenientes, al mismo tiempo ligada al régimen político. Esta “santa alianza” para la impunidad también es funcional para a apuntalar a la Policía, responsables de numerosos casos de gatillo fácil en la provincia. La movilización independiente del Estado es el único camino para hacerle frente a este régimen.

Te puede interesar: A las calles contra el gatillo fácil y la brutalidad policial en Tucumán







Temas relacionados

Javier Chocobar   /    Libertades Democráticas   /    Tucumán   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO