×
Red Internacional
La Izquierda Diario

ESTADOS UNIDOS.La Policía ampara a la extrema derecha que invadió el Capitolio: ¿cómo enfrentarlos?

Esta tarde, miles de partidarios de Trump irrumpieron en el edificio del Congreso de los Estados Unidos en un esfuerzo por detener la certificación del voto del Colegio Electoral que daría ganador de la elección presidencial a Joe Biden. La acción comenzó con un mitin en el que el propio Trump alentó a sus seguidores a marchar hacia el Capitolio.

Miércoles 6 de enero | 23:36

Los manifestantes se enfrentaron a la policía, atravesaron barricadas y asaltaron el edificio con poca resistencia de las autoridades. Trump incitó a los manifestantes primero al dirigirse a ellos en un mitin cerca de la Casa Blanca, luego a través de una serie de tweets. donde criticó a sus colegas republicanos, incluido el vicepresidente Mike Pence, por no detener la ratificación. Esto se produce después de meses en que Trump negaba su derrota electoral y realizaba mítines para acelerar su base para disputar las elecciones. También se produce el día después de que las elecciones de Georgia confirmaran el control del Partido Demócrata de ambas cámaras del Congreso.

El ascenso internacional del populismo de derecha toma su forma en los Estados Unidos en torno a la retórica antiinmigrante, racista y xenófoba que ha sido encarnada y envalentonada por Trump. La última iteración de este movimiento comprendió la oposición al cierre de la economía para luchar contra Covid-19, y ahora estamos viendo movilizaciones similares, aunque mucho más grandes, en torno a la falsa afirmación de Trump de que las elecciones le fueron robadas.

La respuesta contra estos sectores reaccionarios y racistas contrasta directamente con la forma en que se trató a los manifestantes que se movilizaron contra el racismo y la violencia policial en Washington cuando Trump lanzó la Guardia Nacional contra manifestantes pacíficos para tener la oportunidad de tomar fotografías en una iglesia cercana.

Esta vez no se llamó a la Guardia Nacional hasta dos horas después de iniciada la incursión, lo que permitió que la extrema derecha ingresara a las oficinas de los congresistas. Antes, la policía de la ciudad reprimió brutalmente a los manifestantes de Black Lives Matter (BLM), llegando incluso a disparar gases lacrimógenos contra las casas, pero han hecho poco para resistir este ataque de derecha y la ocupación del Capitolio.

La "resistencia" de la policía contra la extrema derecha difícilmente podría describirse como una resistencia real, mostrando una vez más la relación entre la policía y estas fuerzas fascistas. En contraste directo con las protestas de BLM, no se dispararon balas de goma, no se dispensaron gases lacrimógenos y no se emitieron ruidos de LRAD. Estos hechos deben entenderse en el contexto de la policía que muestra un apoyo tácito a un movimiento que ha defendido sus prácticas asesinas y brutales. No hay otra explicación de por qué esta mafia racista pudo superar barricadas e infiltrarse profundamente en el Congreso.

Incluso el año pasado, cuando los manifestantes, algunos de ellos se unieron al movimiento BLM y estaban liderados por él, marchaban para asegurarse de que se contaran todos los votos, todavía enfrentaban una violenta represión policial . Mientras tanto, los “derechos” del movimiento antidemocrático de Trump a protestar nunca han sido cuestionados , ni siquiera en ciudades con alcaldes demócratas. A pesar de esos ataques, las organizaciones liberales y los burócratas sindicales aún sostenían que el movimiento debería esforzarse por apoyar al Partido Demócrata, los mismos demócratas que reprimieron brutalmente el movimiento contra el racismo y la violencia policial durante meses.

Sin embargo, presionar a la gente para que votara no fue solo una forma de cooptación, sino también la estrategia de sectores de la izquierda para evitar el surgimiento del movimiento violento de extrema derecha. La lógica detrás de esta estrategia es que Trump tuvo que perder las elecciones para ser desestabilizado y detener su movilización de la extrema derecha. Claramente, eso no funciona. La extrema derecha está viva y mejor que nunca. Hoy, literalmente se abrió camino hacia el Capitolio.

No podemos rechazar con los votos al trumpismo. Este es un movimiento que ha ido creciendo como resultado de años de neoliberalismo anterior a la presidencia de Trump. Esta época de neoliberalismo ha diezmado a los trabajadores y ha creado una polarización de izquierda y derecha, encarnada por Bernie Sanders y Donald Trump. Las crisis económicas y sociales del capitalismo dejaron a muchos jóvenes blancos sintiéndose desesperados, enojados y sin opciones, lo que los convirtió en objetivos perfectos para la radicalización de extrema derecha, que se basó en el racismo ya establecido en el que se fundó el país.

Este movimiento se unió a Trump no necesariamente por su posición de poder, sino porque habló de las sensibilidades populistas reaccionarias. E incluso después de su pérdida, todavía habla de esas sensibilidades y se ha mostrado dispuesto a radicalizarse y enfrentarse al establishment del Partido Republicano, un Donald Trump muy peligroso libre de los “adultos en la sala” que lo detuvieron durante su presidencia. Los grupos de extrema derecha lo han estado utilizando para impulsar el reclutamiento y ganar influencia. Este es sólo el ejemplo más reciente de que las elecciones nunca han impedido el ascenso de la derecha.

La estrategia electoral no ha preparado a la clase trabajadora y las masas de los oprimidos de una manera significativa para responder al ascenso de la extrema derecha, o rechazar el movimiento populista de masas de derecha de Trump. Nunca ha sido y nunca será. En cambio, ha desviado nuestra energía de las calles y los lugares de trabajo donde tenemos la fuerza para responder a los ataques de la extrema derecha y del estado capitalista.

La clase trabajadora y los oprimidos enfrentan una amenaza real. El asalto al Congreso es un intento ultrarreaccionario de cerrar los derechos democráticos. Por supuesto, nadie cree ni confía en que el Colegio Electoral (o el Senado) sea una institución democrática; todas las instituciones del régimen bipartidista están podridas. Pero defender a los demócratas no es la forma en que protegemos nuestros derechos democráticos.

Es urgente que la clase trabajadora rompa con los demócratas y defienda nuestros derechos democráticos independientemente del Partido Demócrata. Necesitamos convocar manifestaciones masivas en las calles y desarrollar acciones militantes en nuestros lugares de trabajo y en nuestras comunidades para luchar contra la derecha y el trumpismo. Al mismo tiempo, no podemos confiar en la policía o la Guardia Nacional para proteger nuestros derechos y nuestras vidas. Trabajan para nuestro enemigo de clase. Son nuestros opresores. Necesitamos desarrollar nuestra autodefensa sobre la base de la organización democrática de la clase trabajadora y los oprimidos.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias