×
×
Red Internacional

Electrodomésticos y tecnificación del hogar. ¿Libertad o doble jornada laboral para las mujeres? Columna de Cultura en El Círculo Rojo, programa de La Izquierda Diario los jueves de 22 a 24 por Radio Con Vos FM 89.9.

Celeste Murillo@rompe_teclas

Viernes 19 de noviembre | 01:23

Escuchá la columna completa acá

· Después de varios intentos de otros inventores, el ingeniero británico Hubert Cecil Booth creó la aspiradora en 1901. Dio varias vueltas hasta que encontró una forma aspirar y filtrar el polvo y patentó su invento.

· La primera aspiradora eléctrica que llega al mercado es la Hoover estadounidense en 1908.

· Los primeros grandes clientes de las empresas de aspiradoras fueron los dueños de teatros, tiendas y hoteles.

· ¿Cuándo se hizo famosa? En la epidemia de tifus durante la Primera Guerra Mundial, llevaron 15 aspiradoras al Hotel Crystal en Londres, donde estaban los enfermos de tifus, para aspirar el polvillo que favorecía el contagio. No se sabe si fue una casualidad pero la epidemia terminó. Y la aspiradora ganó mucho prestigio.

· ¿Cuándo llegó a los hogares de Estados Unidos y el Reino Unido de forma masiva? Se combinaron dos cosas:

· Escasez de trabajadoras en el servicio doméstico. Por los salarios bajos y porque aparecían otras opciones de empleo para las mujeres.
· La producción masiva de aspiradoras y otros electrodomésticos la hace más accesible y se vuelve indispensable para aliviar el trabajo de limpieza.

¿La aspiradora para la liberación?

· Con la llegada a los hogares empezó otra historia: la ilusión de que la tecnología iba a liberar a las mujeres del trabajo doméstico. Pero la historia es un poco más complicada.

· En los años ‘80 la historiadora Ruth Schwhartz Cogan publicó una investigación que mostraba cómo el lavarropas y los electrodomésticos crearon, en realidad, “la figura del ama de casa moderna”.

· Los electrodomésticos desembarcan en los hogares entre los años 1940 y 1950 (en Argentina un poco después, en los ‘60), con la promesa de liberar horas de trabajo doméstico. En los hechos, reemplazan el trabajo que antes hacían otras mujeres o niñas (esclavos en otras épocas) en las casas de las familias de clase alta, y acortan el tiempo que dedicaban al trabajo doméstico las mujeres de clase media y trabajadora, que ingresan masivamente al mercado laboral.

· En la posguerra se inventan muchos electrodomésticos (algunos no sobrevivieron). No es un momento cualquiera. Se intenta reforzar que el hogar es un lugar lindo, donde las mujeres quieren pasar tiempo y trabajar para su familia. Aparecen las cocinas de diseño, los colores, se inventan muchos tipos de heladeras, cocinas “automáticas”, heladeras que hablan.

· Muchos desarrollos tecnológicos hicieron menos pesado el trabajo doméstico, ya no eran necesarios días enteros para limpiar y cocinar. El capitalismo ya había socializado la producción de bienes indispensables para el consumo cotidiano, socializó algunos aspectos del cuidado (como la salud y la educación, con sus propios objetivos pero lo hizo).

· Lo que nunca socializó las tareas domésticas. ¿Por qué? Porque sigue siendo un beneficio extra que todo el trabajo necesario para que te levantes y vayas a trabajar sea gratuito.

· No es algo que inventó el capitalismo, aprovechó un prejuicio preexistente: que las mujeres se dedican a la familia y al hogar y el varón es el proveedor. Hasta hoy, 2021, las mujeres siguen realizando la mayoría de ese trabajo indispensable pero gratuito (lo que las feministas y las marxistas llamamos trabajo reproductivo, hoy también conocido como tareas de cuidado).

· La tecnificación del hogar también genera la idea de que no estás trabajando y refuerza el aspecto del afecto y el cuidado.

· Sobre todo después de la Segunda Guerra, la mayoría de las mujeres trabajan dentro y fuera del hogar, tienen una “doble jornada”.

· Los electrodomésticos apuntalan esa doble jornada: las mujeres no tienen más tiempo libre, su tiempo más productivo pero las tareas domésticas siguen limitando su participación en el trabajo remunerado (son mayoría en los empleos informales, de bajos salarios y también, como dedican menos tiempo al trabajo remunerado, se jubilan más pobres).

Escuchá la columna completa acá

Cómo siguió la historia

· Aunque la pandemia visibilizó este problema y la movilización de las mujeres también lo puso en debate, la sociedad no cambió tanto.

· En 2020, muchos varones en todo el mundo realizaron tareas domésticas de forma continuada por primera vez. Pero aun así no se modificó drásticamente la grieta, especialmente cuando hay niños y niñas menores, y la sobrecarga de las mujeres se intensificó con el cierre obligado de escuelas.

· En Argentina, antes del Covid-19 8 de cada 10 mujeres realizaban las tareas domésticas en el hogar, el doble que los varones. Las mujeres dedican en promedio 6,4 horas diarias a las actividades domésticas, mientras que los varones destinan solo 3,4 horas.

· William Hanna y Joseph Barbera imaginaron el año 2062 en Los Supersónicos, había autos voladores y casas flotantes. Pero la familia era casi igual a la de 1962 (cuando se estrenó): mamá ama de casa, papá proveedor, hijos y Robotina, la empleada doméstica. La imaginación llegaba hasta la robotización del trabajo doméstico pero el robot seguía siendo una mujer.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias