Opinión

La campaña macartista contra los médicos cubanos

La campaña orquestada por la derecha contra el contingente de 200 médicos cubanos roza lo bizarro y solo se entiende por un anticomunismo visceral y un cipayismo proimperialista sin fisuras

Facundo Aguirre

IG: @hardever // Twitter: @facuaguirre1917

Martes 21 de abril de 2020 | 23:05

Para justificar su rechazo, el troll center reorganizado por Patricia Bullrich Luro Pueyrredón, un modelo de credibilidad, lanzó la campaña por twiter de que se trata de agentes de inteligencia cubanos encubiertos. También se plantea que es gente sin la capacidad necesaria para ejercer la medicina y que simplemente es un acto de propaganda del régimen cubano.

No está de más decir que los mismos que advierten sobre la supuesta infiltración bajo el manto sanitario de la inteligencia cubana, tienen por héroe al fallecido fiscal Alberto Nisman, quien colaboraba abiertamente con la CIA y la Mossad, o que la ex ministra organizadora de los troll center es una persona con estrechos vínculos con la inteligencia israelí. Dicho de otra manera la penetración real de los servicios de inteligencia imperialistas que colonizan las fuerzas de seguridad y la justicia, sería una bendición. En cambio la misión sanitaria cubana una claudicación de la soberanía frente a la infiltración comunista.
Por más rancio que parezca, este es el nivel más alto que alcanzan las diatribas de la derecha criolla.

Lo real es que casi 50 países han recurrido al servicio de los médicos cubanos una de cuyas especialidades es la de los médicos de campaña que incursionan en las zonas donde la medicina no llega.

Pero además la necesidad de médicos hace a los cálculos del combate a la pandemia ya que uno de los factores del colapso del sistema sanitario que hay que tener en cuenta es la cantidad de bajas en el frente sanitario, de la primera linea de médicos, enfermeras, camilleros, etc. Los mismos que protestan por el ingreso de los médicos cubanos, se llaman a silencio a la hora de denunciar a los propietarios de los sanatorios y clínicas privadas o de los funcionarios del gobierno de la Ciudad que niegan los insumos esenciales para la autoprotección de los trabajadores de la primera línea.

En una situación de pandemia y crisis sanitaria la ayuda internacional es un complemento a los recursos locales. El problema es que los recursos locales son insuficientes para un escenario donde el sistema sanitario tiene faltantes de recursos y se encuentra al borde del colapso.

El gobierno de Alberto Fernández cedió a las presiones empresariales y se negó a declarar la utilidad pública del sistema sanitario, dejando sin centralizar los recursos atención, internación y producción de drogas e insumos, dejando los laboratorios en manos privadas, en lugar de establecer un comando único dirigido por el Estado.

En este marco la convocatoria de los médicos cubanos no es parte de una planificación de todos los recursos disponibles sino un parche ante las falencias autoinflingidas por negarse a tocar los intereses de los capitalistas del negocio de la salud.

La importación de los servicios médicos cubanos habla de una de las grandes conquistas de la expropiación de la burguesía y los terratenientes por la revolución de 1959. Cuba posee 9 médicos cada 1000 habitantes, el numero más alto en todo el continente Americano y ha erradicado de su territorio las enfermedades de la pobreza que caracterizan al resto de América Latina. El sistema de salud cubano, universal y gratuito, es uno de los logros sociales de haber terminado con la propiedad privada y el lucro capitalista. A pesar del brutal bloqueo económico que sufre la isla desde la década del ‘60 del siglo XX por parte de los EEUU, Cuba posee recursos humanos para atender la salud de su población y colaborar con otras naciones.

Ciertamente la venta de servicios sanitarios es una de las fuentes de ingresos del Estado cubano y de acumulación primitiva de un sector de la burocracia gobernante. Lejos de la "infiltración comunista" el interés de la burocracia cubana es el de colaborar con el sostenimiento de las políticas de las burguesías nativas que han hecho de la salud tierra arrasada. Es notoria y creciente la existencia de una brecha contrastante entre los servicios médicos que se ofrecen a los pacientes extranjeros que pagan su tratamiento en dolares y la atención del sistema sanitario hacía el conjunto de la población cubana. El retorno de la desigualdad es una de las marcas del régimen burocrático y de los privilegios de una casta gobernante que alienta el proceso de restauración capitalista en la Isla







Temas relacionados

Cuarentena   /    Pandemia   /    Coronavirus   /    Médicos   /    Crisis de la salud pública   /    Cuba

Comentarios

DEJAR COMENTARIO