×
×
Red Internacional

En la ciudad de La Plata, como la mayoría de los distritos de la Provincia de Buenos Aires, muchas escuelas tienen fallas estructurales que vienen desde hace años. Los problemas con las estufas nuevamente saltaron a la vista con la vuelta a una presencialidad sin condiciones. El intendente Garro y Kicillof son responsables.

María Díaz ReckDocente y congresal de Suteba La Plata

Lunes 5 de julio | 21:38

Mientras las familias trabajadoras atraviesan una crítica situación económica, años de desfinanciamiento educativo profundizan la emergencia educativa que sufren miles de estudiantes y trabajadores de la educación.

A tres semanas de una vuelta a la presencialidad sin condiciones, docentes, estudiantes, auxiliares y familias se encuentran con la crónica de una crisis anunciada: la llegada del invierno pone muy en evidencia la emergencia edilicia. Los Gobiernos hablan de continuidad pedagógica pero los recursos para la virtualidad e infraestructura no aparecen.

Desde la intendencia y el consejo Escolar platense, se reconoció que se subejecutaron sólo 203 de los 450 millones de pesos del Fondo de Financiamiento Educativo.

El recorte de un 45% de los fondos que debieron ser destinados a arreglos edilicios, sumado a años de desinversión y desfinanciamiento educativo, se expresa hoy en que decenas de escuelas de la ciudad de La Plata no pudieron iniciar las clases presenciales por falta de calefacción y agua.

Aunque no hay datos oficiales desde la Dirección General de Cultura y Educación que permitan dar cuenta la magnitud del problema, se ha vislumbrado el deterioro de las escuelas gracias a la organización de trabajadores de la educación y familias y reclamos que se hicieron visibles en los medios de comunicación.

Por ejemplo, docentes y familias del Normal 2 denuncian que de 40 aulas, solo hay habilitadas 10 por falta de calefacción sumado a problemas en el abastecimiento del agua y techos que se llueven.

En Normal 1 se han suspendido las clases presenciales en nivel primario y secundario por problemas similares, pudiendo utilizar solo algunas aulas.

En la Primaria N°8 las familias se movilizaron la semana pasada en las puertas de la escuela para reclamar al Consejo Escolar que atienda el problema en las calderas.

En la Escuela Secundaria N° 22 de La Granja realizaron un abrazo y cartelazo en las puertas del establecimiento donde señalaron que la mitad de la escuela no tiene luz, ni agua, ni calefacción.

En el plan de Kicillof de vuelta a la presencialidad no hay nada de “cuidado”. Desde los gobiernos se hacen anuncios permanentes sobre lo prioritario de la educación pero nada se dice de cuál es el plan para proveer de todos los recursos necesarios, por el contrario asistimos a un ajuste niega financiamiento acorde a la educación mientras los dólares se van al pago de la deuda externa.

El desfinanciamiento educativo es un problema que recorre todo el país. Ya en 2018 perdimos a Sandra y Rubén de Moreno. En estos días en la provincia de Neuquén, una de las provincias más ricas del país basada en el extractivismo contaminante de Vaca Muerta y la persecución a los pueblos originarios, explotó la escuela 144, dejando el saldo de dos trabajadores muertos y la docente Mónica Jara de 34 años con el 80% de su cuerpo quemado.

En Mendoza, en la ciudad de Godoy Cruz explotó un termotanque de una escuela y resultó herido un trabajador del establecimiento.

Expulsión educativa

A su vez, miles de pibes están dejando de estudiar. La profunda desigualdad social se acentúa con decisiones como quitar el IFE y traen sus consecuencias. Cada vez más niños y jóvenes tienen que salir a changuear. Un tercio de los adolescentes de entre 16 y 17 años realiza una actividad productiva. En ellos el abandono de la escuela es tres veces mayor que entre quienes no trabajan. En 2019 sólo el 43 % de los jóvenes de los hogares con menores ingresos terminó la secundaria.

La crisis social se profundiza cada vez más. Esto se evidencia en largas colas de familias para recibir alimentos en las escuelas. El Servicio Alimentario Escolar ha sido insuficiente para las necesidades que existen. Miles de estudiantes no tienen ni casa o abandonan la escuela porque son madres y padres a temprana edad y carecen de recursos para alimentarse ellos y sus familias, pagar el alquiler, cuentan a sus docentes que no tienen ni zapatillas.

Te puede interesar: Crisis habitacional en el Gran La Plata: 200 mil personas viven en asentamientos

Este sistema expulsivo los arroja fuera de la escuela. El acceso a la conectividad no fue garantizado para miles de jóvenes y niños. Hace poco más de un mes, el ministro Trotta reconoció que más de 1 millón no tiene acceso. Lejos estuvo el Estado de proveer dispositivos y acceso gratuito a internet, aunque ahora a pocos meses de las elecciones se anuncie la entrega de unas pocas computadoras

Te puede interesar: L-Gante y el tratamiento mediático negativo hacia los jóvenes

¿Y los gremios?

Mientras tanto, la conducción local de Suteba La Plata, que no convocó a una sola asamblea en toda la pandemia aun conociendo la crítica situación de las escuelas, se limita a hacer algunas recorridas sin llamar a ninguna medida de acción. Muy acorde con la política de Baradel, que profundiza aún más su completa y escandalosa integración al gobierno. Sus dirigentes se preparan para integrar las listas del Frente de Todos en las próximas elecciones.

Desde la lista Multicolor y Suteba recuperados, se han realizado asambleas y numerosas movilizaciones a Jefatura Distrital, Regional, Consejo Escolar y DGCyE exigiendo recursos para la virtualidad, arreglos en los edificios escolares, entre otras demandas.

Denuncian que cada vez más chicos son pobres y son expulsados de la educación pública y decenas de miles de docentes y auxiliares reclaman apertura de cargos y salario de emergencia ya que continúan sin trabajo desde hace más de un año, mientras los docentes en actividad están sobrecargados ante la dificultad de llegar a fin de mes con un salario devaluado.

A la vez que le exigen a la conducción de Suteba Provincia la urgente convocatoria a asambleas en todos los distritos y plenario provincial de delegados, es imperioso seguir organizando la bronca contra la presencialidad sin condiciones, contra la precarización laboral de docentes y auxiliares, por vacunas para todo el pueblo trabajador, por insumos y conectividad para que ningún pibe se quede afuera de la educación, por IFE y aumento del Servicio alimentario escolar.

Habrá movilización el próximo miércoles 7 de Julio desde Congreso a la Casa de la Provincia y el Palacio Pizzurno junto a docentes de varios distritos de la Provincia y Ademys.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias