Política Chile

Chile

ELECCIONES MUNICIPALES

La izquierda y el triunfo de Jorge Sharp en Valparaíso

El histórico triunfo de Jorge Sharp ha abierto expectativas muy importantes en la población. La “candidatura ciudadana” contra el “duopolio” fue la novedad de estas elecciones municipales. ¿Por qué triunfó Sharp? Intentaremos dar algunas respuestas sobre esta pregunta además de pensar qué perspectiva se abren para la izquierda con el resultado de su votación.

Alejandra Valderrama

Valparaíso, Chile

Martes 25 de octubre de 2016 | 08:31

La crisis de legitimidad y del régimen heredado de la dictadura tuvo su expresión en estas elecciones con efectos contradictorios. Por un lado quedo de manifiesto el desprestigio a las instituciones con una abstención histórica de un 65% a nivel nacional. La gran sorpresa de estas elecciones fue Jorge Sharp ¿Que expresa su candidatura?

Los partidos tradicionales en crisis

En la región de Valparaíso es quizás uno de los lugares en donde más se concentraron o confluyen varias de las contradicciones que atraviesan el escenario nacional. El fenómeno de Jorge Sharp tiene una explicación o base como expresión de estas contradicciones.

Partir por lo general y evidente: la crisis de los partidos tradicionales en la región. El ex Alcalde de la UDI, Jorge Castro estuvo 8 años en la alcaldía de Valparaíso, el 2008 se la arrancó al entonces alcalde DC Aldo Cornejo, el 2012 ratificó su triunfo superando por 10 puntos al caudillo histórico de la DC Hernán Pinto, obteniendo el 43% de los votos. Ocho largos años marcados por crisis políticas, sociales y un historial de corrupción en la administración municipal. La negligencia que provoco los dos mega incendios en Valparaíso lo responsabilizaba de no haber invertido dinero establecido para prevenir la catástrofe que dejo a cientos de trabajadores y pobladores sin casa.

Esto quedo en evidencia cuando los estudiantes y organizaciones fueron parte de la reconstrucción tras estos mega incendios. La frase a una pobladora “¿Te invité a vivir aquí?” condensa la actitud que Castro reflejaba para muchos habitantes de Valparaíso.

Es un historial extenso, desde los renovados intentos de privatización de zonas enteras, como el borde costero y el Muelle Barón; la entrega directa a los intereses de las empresas portuarias en detrimento de sus trabajadores; Se agregan denuncias de irregularidades, puestas por los concejales, entre ellos uno de sus propios socios de RN: como la de “abandono de deberes”, incluyendo la de desvío de fondos de la ley de subvención escolar preferencial. Denuncias de las trabajadoras de aseo, de los recolectores de basura; los abusos de los empresarios del transporte, sin mencionar la represión a las movilizaciones estudiantiles que casi deja sin vida a Rodrigo Avilés.

La Nueva Mayoría y el Partido Comunista

Por otra parte la Nueva Mayoría y el Partido Comunista se fueron debilitando de manera importante los últimos años como mediación de conjunto en la región. No es casual que su propuesta a alcalde fuera el cantante DJ Méndez, es expresión de esa debilidad y esto permitió objetivamente que Sharp pudiera pegar un salto. Una mediación histórica en crisis que en Valparaíso se vio en varios elementos:

  •  El que primero se expreso fue en el movimiento estudiantil. Valparaíso fue cuna de las organizaciones estudiantiles que surgieron por izquierda del Partido Comunista, entre ellas la Unión Nacional Estudiantil, organización que desplazo a las JJCC de las principales federaciones estudiantiles de la región.
  •  En el movimiento de profesores también se vio un proceso profundo de rearticulacion con el surgimiento del Movimiento por la Unidad Docente como ala disidente dentro del colegio de profesores.
  •  La rearticulación del movimiento sindical con la recuperación de la CUT regional por el ala disidente de la ANEF, sector que rompió con el Partido Comunista, es también parte de estos fenómenos.

    Si bien hay una articulación en el movimiento sindical, aun los principales sindicatos de la región, puertos e industria siguen en manos de poderosas burocracias sindicales ligadas a la democracia cristiana, sin poder desplegarse completamente el movimiento de trabajadores. En este sentido Valparaíso se caracteriza por ser centralmente una región estudiantil, el fenómeno Sharp tiene ahí su origen.

    El “movimiento ciudadano” de Jorge Sharp

    Es sobre esta base dinámica de fenómenos políticos y sociales, el debilitamiento de la Nueva Mayoría y el partido comunista en la región es que la candidatura de Jorge Sharp agarró fuerza. El Pacto La Matriz, liderado por el “Frente Amplio” junto a diversas organizaciones sociales y políticas, tienen como base social a profesionales, artistas, pequeños propietarios locales, pymes, estudiantes, algunos dirigentes sindicales de la región y académicos e intelectuales. Ahora ultimo confluyendo con Paula Quintana, ex PS y ex Ministra de Bachelet, quien renuncio a la Nueva Mayoría junto a 3 ex concejales para apoyar a Sharp en las elecciones. Este sector fue activo en el marco de un amplio repudio a la administración de Jorge Castro, factor subjetivo que fue decisivo en esta elección.

    Jorge Sharp y su programa

    Sharp fue presidente de la Federación de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso el año 2010. No vivió el 2011 siendo dirigente estudiantil aunque era miembro de la izquierda autónoma, organización que fue parte de la federación de la PUCV los últimos años. El centro de su discurso político está en la renovación del municipio, nuevos equipos de trabajo para un “municipio participativo”. Sus propuestas son de una gestión con participación social pero dentro de un proyecto reformista de cambios parciales al estado capitalista.

    Hay que fortalecer una alternativa anticapitalista y de los trabajadores en Valparaíso y a nivel nacional

    En Valparaíso se expresó que la gente está cansada de los partidos tradicionales, de la derecha y la nueva mayoría. Eso nadie puede desconocerlo, es un cambio muy importante.

    La izquierda debe aprovechar este escenario para que sean los trabajadores, el movimiento estudiantil y los sectores populares quienes realicen las transformaciones que la ciudad necesita, y no que continúen los negocios capitalistas, así como la hegemonía de los partidos empresariales.

    Para hacer historia en Valparaíso necesitamos terminar con las corporaciones privadas de educación, terminar con los salarios millonarios de los alcaldes y funcionarios, que los proyectos de vivienda y obras públicas sean controlados por los trabajadores para terminar con la precariedad y la corrupción históricas dentro del municipio, estas cuestiones básicas no están dentro del proyecto de Sharp. Es por esto que para dar esa pelea debemos fortalecer una alternativa anti capitalista y revolucionaria, no una alternativa de gestión que busque cambios parciales sin romper con esta democracia para ricos, aun nada esta conquistado.

    La tarea más importante para la izquierda revolucionaria consistirá en cómo hacer que la votación y expectativa de miles de habitantes de Valparaíso por sacarse de encima a los partidos tradicionales sea un punto de apoyo para la lucha de los trabajadores por derribar revolucionariamente con toda la herencia de la dictadura.







    Temas relacionados

    Gabriel Boric   /    Política Chile   /    Valparaíso   /    Puerto de Valparaíso   /    Frente Amplio   /    Internacional

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO