Mundo Obrero

OPINIÓN

La postergación de la ley de educación en Mendoza se impuso en las calles

Finalmente el Gobierno de Mendoza filtró a través de los diarios que anunciaría la postergación para el 2021 (sin fecha) del tratamiento de la Ley de Educación. El repudio fue contundente en toda la provincia. Deslizan que esperan un sindicato “más dialoguista”

Domingo 4 de octubre | 17:47

Fotos Martín Magallanes

En un año donde los reclamos de miles de trabajadores y trabajadoras de la educación, la salud y el resto de las reparticiones estatales han sido ninguneados, manteniendo cerradas las paritarias, postergando el pago del aguinaldo y dejando sin resolver los problemas más urgentes que produjo seguir educando en contexto de pandemia, proponen que “hay que tomarse todo el tiempo que sea necesario porque es un tema clave y no podemos prescindir la voz del gremio.” Este trascendido del Diario UNO parece una provocación en el marco de la crisis que estamos atravesando. Pero, ¿Qué “informaron” los medios? Informaron que el problema es la orientación de la dirección del sindicato (FURS, frente de varias agrupaciones referenciadas con la izquierda y como antiburocráticas) y ¿Qué dice el gobierno? Que espera un recambio de conducción del sindicato hacia una línea más “dialoguista”.

Los medios de comunicación, desde el primer día de presentado el repudiado proyecto de reforma, pusieron todo su empeño en exponer fisuras, divisiones y debates internos del sindicato, para mostrarlo debilitado y así aportar al gobierno de Suarez en la batalla por la reforma. En ese sentido le dieron espacio e hicieron el favor a Gustavo Correa de la CTA e integrante de la lista Azul Naranja, representante del espacio de Sagasti dentro del PJ para que continuara intentando debilitar al sindicato que nuclea a los y las trabajadoras de la educación.

Este personaje ni bien fue derrotado en las elecciones del 2017 fue a tocar la puerta de juzgados y oficinas del Ministerio de Trabajo para sacar ventaja, hizo juicios al sindicato como si fuera su patronal exigiendo indemnizaciones de muchos centenares de miles de pesos. Exigió la intervención del estado en la vida interna del sindicato. Un verdadero militante contra el sindicato.

Pero no fue solo eso, las provocaciones se dieron en medio de un enorme estado de deliberación con asambleas en las escuelas, enormes y democráticos plenarios y la preparación de masivas jornadas de lucha, demostrando que lo único que le importa (a Correas) es la campaña electoral y el internismo. Ello nos lleva a mencionar que su espacio impulsó, por fuera de los plenarios y las asambleas, un ayuno (¡en medio de la crisis, la pobreza y el hambre!) que no discutieron ni entre ellos, por eso los participantes se contaban con los dedos de la mano. De todo esto el gobierno toma nota y se posiciona: esperan, de algún modo, que ellos ganen las elecciones para retomar “el diálogo”.

Pero estas campañas, o los discursos ambivalentes no hicieron mella. La fuerza de decenas de miles en toda la provincia fueron fundamentales para que el Gobierno diera este paso atrás. Aún con los medios de comunicación intentando invisibilizar, del ninguneo de José Thomas que deslizaba por los medios que desconocía el porqué de las manifestaciones, de las maniobras de falso debate y hasta la modificación del borrador para dividir, el mensaje fue contundente: NO a esta ley.

La clave fue el debate por abajo, en las escuelas, en la comunidad, con las organizaciones sociales, sindicales y políticas. Esa fuerza organizada es la que hizo retroceder, como en diciembre, al gobierno y la misma logró, en conjunto con el miedo al repudio, que la oposición peronista saliera a decir un poco más clara su postura.

Te puede interesar: Movilización histórica por la educación en Mendoza

Las primeras declaraciones de Anabel Sagasti, la que incluso algunos llaman “gobernadora ad hoc”, fueron de “preocupación”. Su buen diálogo hizo que estuviera en un acto gubernamental en Maipú mientras miles y miles votaban en plenarios el repudio a las políticas de Suárez, Thomas y este gobierno. Recién después de los caravanazos multitudinarios dijeron que acompañarían el rechazo.

Así quedó expresado en el zoom con legisladores que organizó el SUTE. Allí pudimos escuchar también, como desde el primer minuto el rechazo contundente de Mailé Rodriguez, diputada del PTS-FIT, pero también una conclusión que sacamos miles: la clave fue el debate organización y ganar las calles.

Hay que tenerlo claro: el triunfo fue de la movilización y la organización por abajo, y no de negociaciones de pasillo.

Vamos a profundizar la organización, unidad y coordinación porque es una postergación de un proyecto, pero no es la respuesta a las urgencias que sí tiene la educación.

Junto al rechazo del proyecto de presupuesto de ajuste que se aprestan a debatir, hay que exigir #MasParaEducación, #PartariasYa, #ConectividadParaTodes, #PaguenElAguinaldo.







Temas relacionados

Educación   /    FURS   /    Educación en crisis   /    Educación pública   /    Trabajadores de la educación   /    DGE   /    Cambia Mendoza   /    SUTE   /    Corriente Nacional 9 de Abril   /    Docentes   /    CTA   /    Opinión   /    Mendoza   /    Educación   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO