×
×
Red Internacional

Pura sarasa. Las patronales ganaron millones, pero Guzmán dice que los salarios perdieron “por la pandemia”

El ministro de Economía fue entrevistado por María O’Donnell. Defendió su gestión y a Alberto Fernández, habló de los problemas durante el último gobierno de Cristina Kirchner y justificó la caída del poder adquisitivo de millones.

Lunes 9 de mayo | 10:30

Este lunes se conoció un largo reportaje al ministro de Economía nacional, Martín Guzmán. El funcionario habló con la periodista María O’ Donnell, que tiene un programa en Urbana Play 104.3 FM.

En la entrevista defendió su gestión, respondiendo a varias de las críticas que se hacen en su contra desde el kirchnerismo. Además, ratificó el acuerdo con el FMI, insistiendo en que el mismo no implica ningún ajuste. Junto con eso, justificó la caída del poder adquisitivo de millones de trabajadores como resultado de la pandemia.

Te puede interesar: Panorama económico. Una semana de furia para Guzmán

Durante la entrevista, Guzmán señaló que “el gobierno siempre está del lado del crecimiento del poder adquisitivo de los salarios, pero hay que lograrlo creando condiciones. Tuvimos una pandemia y eso es lo que pasó”.

Esta definición no fue la única. El ministro también habló de una “recuperación heterogénea” del salario, confirmando que los trabajadores informales -que alcanzan al 40 % de la fuerza de trabajo- perdieron en 2021 frente a la inflación. “Para alentar el empleo tiene que haber más oportunidades de producción y distribución”, afirmó también el funcionario.

Desde lo que es una suerte de “teoría del derrame” light, Guzmán dijo que para que se recupere el salario primero “hay que crear la condiciones” para que las empresas inviertan y produzcan. En ese marco volvió a insistir en lo que suele definir como un “programa creíble” y que “tenga consistencia”.

Sin embargo, los datos indican algo distinto a lo que dice el funcionario del Gobierno del Frente de Todos. Durante la pandemia -tomando 2020 y 2021- las grandes patronales aumentaron enormemente su porción la riqueza nacional. Es decir, ganaron millones a costa de un salario que no hizo más que degradarse.

Por ejemplo, un reciente informe del centro de estudios Cifra señala que “en promedio, el poder adquisitivo de los ingresos laborales aumentó sólo 1,6% entre los cuartos trimestres de 2019 y de 2021; de modo que queda aún 18,1% por debajo si se compara la situación con la vigente en el último trimestre de 2017, previo a la fuerte caída que tuvo lugar al final del gobierno de M. Macri”.

El estudio también señala que “el mantenimiento de un bajo nivel salarial implica que el proceso de recuperación se haya dado con un marcado empeoramiento en la distribución del ingreso, que profundizó el que ya había tenido lugar durante la administración de Cambiemos. La participación de las remuneraciones en el valor agregado, que era de 51,8% en 2016, pasó al 46,1% en 2019 y descendió al 43,1% en 2021. Así, en los últimos años puede computarse una transferencia de ingresos desde los asalariados hacia el capital de $ 7,7 billones, que equivalen al 46% de la masa salarial y al 19,6% del valor agregado de 2021”.

Esas enormes porciones de riqueza nacional que se apropiaron los grandes empresarios fueron en detrimento del salario y los ingresos de millones de asalariados y asalariadas.

En el mismo sentido habla un estudio de CEPA (Centro de Economía Política Argentina), en el que se consigna el crecimiento del patrimonio de las familias más ricas de la Argentina. Allí se señala el crecimiento de la riqueza de grandes grupos económicos entre los que hay que incluir apellidos como Blaquier, Rocca, Caputo, Bulgheroni, Coto, Eurnekian, Cherñajovsky, Madanes Quintanilla, Pagani.

Un ejemplo dice todo: en 2020, Paolo Rocca -que encabeza el conglomerado monopólico Techint- logró un incremento de USD 3.776 millones, alcanzando una fortuna de USD 16.633 millones.

Te puede interesar: Radiografía de los dueños del país: ¿quiénes ganaron en la pandemia?

La interna con el kirchnerismo

Además de defender las ganancias empresarios, Guzmán también intentó responder a las críticas que vienen surgiendo desde el kirchnerismo en su contra. El viernes pasado, en un acto en Chaco, la vicepresidenta Cristina Kirchner había planteado algunas de las mismas como parte de un “debate de ideas”.

Tomando el mismo discurso, el ministro sostuvo entre otras cosas que “si analizamos en serio cada propuesta vamos a ver dónde están las inconsistencias. Hay propuestas que no tienen ningún sustento”. En ese marco, defendió el acuerdo firmado con el FMI preguntándose “¿había que ir al default? Hubo gente que lo que hizo fue votar en contra del acuerdo. Sin el acuerdo con el FMI va a haber menos dólares y cuando en la Argentina hay menos dólares hay ajuste”.

Los límites de las críticas y el ajuste

Las críticas que se lanzan desde el kirchnerismo sobre la gestión de Martín Guzmán son la contracara del apoyo, de hecho, que sostienen al Gobierno de Alberto Fernández. Si el sector encabezado por la vicepresidenta fuera consecuente con sus propios planteos, debería haber abandonado ya el Poder Ejecutivo y el Frente de Todos.

Sin embargo, como escribió hace pocos días Fernando Rosso en este medio, "observando todo el dispositivo del Frente, las críticas operan de esa manera como desgaste táctico y como sostén estratégico, al margen de las intenciones de los protagonistas".

Te puede interesar: El Frente de Todos en su laberinto

Las críticas al ajuste que encabeza Guzmán terminan operando como una cobertura de ese mismo ajuste.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias