Cultura

MÚSICA // ROCK

Lion Powda homenajea a The Doors: abriendo las puertas de la percepción reggae

El artista nacido en Filadelfia se asoció a un seleccionado de músicos argentinos para versionar a la banda de Morrison. El resultado es un gran disco: “A Reggae Tribute to The Doors”.

Augusto Dorado

@AugustoDorado

Lunes 11 de enero | 00:00

Si nos guiamos por el aspecto de este artista estadounidense, difícilmente pensaríamos que se trata de una persona con una importante trayectoria en el reggae: un pelirrojo al que -por prejuicio- muy probablemente lo asociaríamos a la música pesada, a alguna propuesta onda Suicidal Tendencies. Pero los prejuicios en la música nos pueden hacer perder de grandes cosas, y Lion Powda no solo es efectivamente una interesante figura del reggae, sino que además plasmó un viejo sueño que aparentaría ser de difícil realización: mezclar a los legendarios Doors con sonidos del Caribe. Pues Lion Powda lo logra, pero no termina en esto lo asombroso de su carrera: ya siendo cantante, fue en Argentina donde se enamoró del reggae y aquí es donde vino a encontrarse con socios para esta aventura.

Lion Powda. Foto: Natalia Terry.
Lion Powda. Foto: Natalia Terry.

Hombre de mundo, aunque Lion Powda nació en el estado de Pennsilvania tuvo una epifanía con el reggae durante un viaje por Argentina en el que trabó amistad con varios músicos locales del género como los miembros de Big Bambú, Walter Araña Arricau de Humanidub, músicos de Dancing Mood, entre otros. No dejó su pasión por el género en el sur de América y en viajes por otras regiones del globo pudo conocer a leyendas como el baterista Sly Dunbar, los Israel Vibration y al cantante Trinity, que fue quien lo sumó a la formación de su Trinity Roots Band impresionado por las habilidades del norteamericano en la guitarra. Trinity lo bautizó como Lion Powda, seguramente por su melena colorada.

El músico cerró 2020 con el lanzamiento de A Reggae Tribute to The Doors con el que probablemente pueda erigirse en “león conquistador” de la escena: se trata de un gran disco, con un sonido contundente y prolijo, que puede sorprender y agradar tanto a amantes del género como a fans de la legendaria banda de Los Ángeles.

Con Alejandro Mono Avellaneda en batería, Hernán Don Camel Sforzini en percusión, Pablo Lara en bajo, Santiago Lara en guitarra rítmica, Pedro Oholeguy en teclados, Pehuen Innocenti en primera guitarra (y también algunos teclados), la voz de Lion Powda sorprende por su potencia rockera, totalmente en sintonía con la leyenda de Jim Morrison. El saxo que sobrevuela gran parte de los temas es el de Sergio Colombo, líder de Natty Combo y miembro de la banda estable del Indio Solari, Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado.

“Recuerdo cuando descubrí a The Doors a los 12 años. Fui a ver la película de Oliver Stone en el cine con 3 amigos. Fue magia”, confiesa Lion Powda en sus redes sociales. Evidentemente necesitaba tributar su agradecimiento personal a Jim Morrison, Ray Manzarek, Robby Krieger y John Densmore, y eligió este momento de su carrera para hacerlo. Seguramente los Doors estarían más que satisfechos con esta colección de 10 temas (a la que se le sumarán algunas versiones dub a cargo de Don Camel Sforzini).

El disco abre con “People are Strange” y “Love Me Two Times”, que a la vez fueron elegidos como singles lanzados anticipadamente en las plataformas digitales. El resultado lógicamente es efectivo porque son dos clásicos imperecederos y están versionados en un estilo de reggae clásico que no puede fallar. Luego sigue una divertida versión de “Roadhouse Blues” (que para hacerle honor a la versión se podría llamar tranquilamente “Roadhouse Ska”). Después de una simpática “Back Door Man” llega “L.A. Woman” que es el único momento del disco que deja la sensación de que tal vez quedaba una vuelta de tuerca por dar, ya que se trata de un tema que tiene algunos pasajes de cierta oscuridad en el original y que esta versión pasa por alto, pese a lo cual es una buena versión.

Pero lo mejor del disco, lo más original, llega en la segunda mitad: el “Unhappy Girl” en clave rocksteady/skinhead reggae es directamente una maravilla, con unos teclados hipnóticos dignos del estilo. En el Reino Unido de finales de los ´60 este tema hubiera sido un bombazo, un éxito entre la juventud de aquella era. Y constituye el giro perfecto del disco para introducirnos en la versión también en esa misma tónica de “Light My Fire”, donde nuevamente se destacan los teclados característicos. Pero sería injusto destacar solamente a algunos músicos, toda la banda suena perfectamente empezando por la base sólida del Mono Avellaneda y Pablo Lara y coronado por la percusión y las guitarras de Innocenti y Santiago Lara.

Sigue una versión relajada de “I Looked at You” para darle paso a un reggae de comienzo “marchoso” -del estilo “(You Gotta Walk) Don´t Look Back” de Peter Tosh con Mick Jagger)- que eligieron acertadamente para su “Alabama Song”.

Y como frutilla que corona el postre que es este exquisito tributo a los Doors, una versión de “Riders on the Storm” en estilo nyahbinghi (estilo en el que las percusiones son el punto nodal, muy característico de los rastas auténticos de los montes de Jamaica), donde es notoria la mano de Hernán Don Camel Sforzini, un artista y productor que estuvo nominado a los premios Grammy por el disco en el que logró juntar a las dos bandas más importantes de la historia del reggae original, la Roots Radical Band y la formación de Sly & Robbie. Un cierre fenomenal.

Así es que en A Reggae Tribute to The Doors de Lion Powda nos encontramos con artistas que conocen, estudian y aman al reggae y a la música en todas sus expresiones: el resultado -como es de esperarse- es muy bueno, plasmado en un disco hiper recomendable.

Tapa del flamante disco de Lion Powda en homenaje a los Doors.
Tapa del flamante disco de Lion Powda en homenaje a los Doors.

Acá podés escuchar el disco completo:







Temas relacionados

Lion Powda   /    Jim Morrison   /    The Doors   /    Reggae   /    Música   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO