Política

CRISIS CARCELARIA

Los torturan y los matan: familiares de detenidos marcharán este jueves en La Plata

Este jueves 5 de noviembre, familiares de personas detenidas marcharán a La Plata. Además habrá batucadas en todas las cárceles del país. Las protestas serán contra la brutal represión en las cárceles bonaerenses y en reclamo por las condiciones inhumanas de detención. En esta nota, presos y presas de distintas cárceles del país explican la grave situación en la que se encuentran y aseguran que las cárceles se convirtieron en campos de exterminio.

Miércoles 4 de noviembre de 2020 | 12:00

Este jueves 5 de noviembre a las 11 h, familiares de personas detenidas se movilizarán a La Plata. Además se harán batucadas en todas las cárceles del país. El reclamo por las condiciones inhumanas de detención, por las torturas, la falta de atención médica, por derechos procesales pisoteados por el Poder Judicial, son demandas que desde hace años los presos, presas y sus familias reclaman.

A esta jornada de lucha se suma el repudio ante la brutal represión desplegada por el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) el fin de semana, que dejó más de mil heridos y de la que ningún funcionario estatal se hizo cargo.

Te puede interesar: Más de 1000 presos heridos por reclamar que vuelvan las visitas en cárceles bonaerenses

La Subsecretaría de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires emitió recién este martes un comunicado, donde se refiere a esa represión como "hechos sucedidos", "situaciones de tensión" y asegura que ese organismo "intervino a través del diálogo y la gestión, con el objetivo de prevenir vulneraciones en los derechos de las personas privadas de su libertad". Una burla a los presos, presas y sus familiares reprimidos a quemarropa con balazos de goma, golpes, palos y hasta el incendio de centros universitarios que funcionan dentro de los penales, como ocurrió los centros universitarios y bibliotecas de los penales de la Unidad Penal 48 -que depende de la Universidad de San Martín-, y el centro Universitario de la Unidad 31 de Florencio Varela.

Te puede interesar: [Videos] El SPB balea a quemarropa en las celdas a presos que reclaman visita de familiares

El hacinamiento y las condiciones inhumanas de detención, que ningún Gobierno resolvió, son parte de las demandas urgentes. La Comisión Provincial de la Memoria (CPM) reveló en su último informe que más de la mitad de los presos son procesados con prisión preventiva (22.070 internos), superando a los condenados (20.841), además hay 425 sin siquiera preventiva y hasta 122 sobreseídos.

En su reciente "Informe Anual 2020 – El Sistema de la Crueldad XIV", detalla “el panorama de graves problemas estructurales que configuran la situación que atraviesa el sistema penal en la Provincia y todo el sistema de encierro en general. Un panorama crítico, sin dudas, caracterizado por una política criminal que vulnera de manera sistemática y generalizada los derechos humanos de las personas que atrapa”.

Te puede interesar: Crisis humanitaria: ¿qué pasa en las cárceles?

Los testimonios que, desde distintos penales del país, nos hicieron llegar quienes están detenidos y sus familiares -y publicamos a continuación-, dejan más que claro que motivos para movilizarse y reclamar este jueves 5 de noviembre, sobran.

Roque está detenido en el Penal de Junín: "Estamos hacinados, sobrepoblados. En celdas comunes para 39 personas somos 130, en celdas individuales de 4 personas vivimos 12, 13 y hasta 16 personas. Imaginate lo que es vivir o mejor dicho intentar sobrevivir todos los días así. Pasamos horas y horas engomados, casi uno arriba del otro. Convivimos con el Covid, con muchas enfermedades y con las falencias del Estado. Nosotros sabemos que en la calle la situación esta difícil, con familias sin techo, con un Gobierno que se dice popular pero lamentablemente no lo es, si no que ayuda como lo hacía el gobierno anterior a los que más tienen. Si uno no tiene dinero no tiene condiciones dignas para vivir, no tiene derechos, no tiene justicia. Recursos tienen pero se los dan a los que más tienen, y a nosotros nos tienen hacinados dentro de la cárcel, y encima quieren crear más cárceles cuando la salida está en crear trabajo, en dar oportunidades".

Jonatan es hijo de Luis. Su padre murió en prisión víctima de Covid-19, pero él asegura que su padre estaba secuestrado porque ya tendría que haber estado libre, y que mientras estuvo preso lo torturaron varias veces. "Mi papá tendría que haber estado en libertad, él era una persona con un estado de salud delicado, con varias enfermedades. Pero los jueces de ejecución de Lomas de Zamora, el Servicio Penitenciario de la Unidad 26, lo dejaron morirse, abandonado.

Mii viejo estudiaba y pintaba en el taller de carpintería, y murió por el abandono del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) y su servicio mal llamado de salud, porque no atienden ni curan a nadie, todo lo contrario. Mi viejo era un trabajador, le inventaron una causa en 2003, nunca le dieron ni la posibilidad de declarar".

Francisco está detenido en Unidad Penal Nro. 5 de Cipolletti, Río Negro: "No tenemos asistencia médica ni medicamentos. Nuestras familias cuando pueden nos traen comida o medicación, pero no todas pueden, la mía por ejemplo vive en Rio Negro y no puede venir hasta acá. Tenemos dieciséis personas con Covid en este momento, dos compañeros han fallecido y eran personas que ya no tendrían que haber estado acá. Recién dos días después de dar el resultado positivo los sacaron de acá, los dejaron todo ese tiempo con nosotros para que nos contagiemos todos. Nos aislaron pero seguimos luchando. No tenemos asistencia ni preocupación de nadie, tenemos un abandono total de la Procuración Penitenciaria, de los abogados oficiales, nadie se preocupa por nuestras vidas, nosotros también somos seres humanos, muchos de los que estamos enfermos no tenemos asistencia y a pesar de tener por ley otorgada la domiciliaria, no nos la dan".

Néstor: "Tuve que comprar mis medicamentos, si tomaba los del SPB tenía 99 % de posibilidades de morirme porque los que me daban eran incompatibles con el síndrome de Hopkins que es lo que tengo y me puede matar. Las cárceles son un desastre, no hay médicos que atiendan de verdad, ni medicamentos, así están todos los compañeros que mueren de tuberculosis, de Covid, de otras enfermedades prevenibles y curables. La gravedad de la situación carcelaria implica la negación de los derechos humanos, donde se ocultan tras los muros las muertes, torturas, los vejámenes a los que nos somete el Estado, y donde los institutos liberatorios están siendo violados por los jueces de ejecución".

Cristian está preso en La Plata. "Durante la pandemia nos mantienen en riesgo todo el tiempo, tengo una operación intestinal y soy asmático. Si bien estoy pasado ya 8 meses no me dan la libertad, es inaceptable, la vida q estamos viviendo es indigna, está lleno de pactos internacionales de derechos humanos pero no respetan nada. Así como estoy después de la operación, duermo en el piso, en estas condiciones me tienen. Hicimos huelga de hambre, estoy pesando 56 kilos midiendo un metro ochenta, nosotros reclamamos pacíficamente pero necesitamos nuestros derechos constitucionales. Las cárceles se convirtieron en campos de exterminio, hay jueces que son inhumanos, genocidas, piensan que pueden jugar con nuestras vidas y las de nuestros familiares porque todo esto a ellos imagínense como los afecta".

Te puede interesar: Odio y saña: el SPB quema y destruye centros universitarios dentro de los penales

Mujeres y personas trans detenidas

Las mujeres y personas trans son las más perjudicadas por las condiciones de hacinamiento, aislamiento extremo, violencia sexual, falta de acceso a la salud, transodio y discriminación. El informe del la CPM detalla que al 2019 la sobrepoblación carcelaria femenina era del 65,2 por ciento y que del total de las detenidas, el 58,4 por ciento están procesadas, es decir, sin condena. Y el 36 por ciento de las mujeres alojadas en unidades del SPB lo están por causas por venta de drogas al menudeo, y que también por el delito de Infracción a la Ley de Drogas Nro. 23.737 se encuentran detenidas el 60 por ciento de las trans o travestis. Estos datos reflejan la precariedad de la vida de muchas mujeres y personas trans.

Una de las detenidas en la Unidad 8 de Los Hornos, describe lo que sufren las mujeres privadas de su libertad: "Estoy detenida y aislada con bajas defensas, desde que me llevaron a los buzones tengo problemas en los bronquios, otras compañeras tienen enfermedades. No hay sanidad, lo único que hacen es con un enfermero que te toma la presión y la fiebre, pero no hay ni médico. El SPB manda informes de que está todo bien pero esto es un desastre. Cuando alguna vez nos ve el médico nos mira así nomás y nos da un ibuprofeno, ayer sacaron una chica con tuberculosis del pabellón, hace mas de un mes q pedía un médico. Hay gente que ya tiene los requisitos para acceder a la libertad condicional o la libertad asistida, pero por más q estudiemos, trabajemos nadie nos da bolilla, nos niegan nuestros derechos".

Te puede interesar: Huelga de hambre en la cárcel de mujeres de La Plata

Estela está en la Unidad 46 de San Martín, pero es de Córdoba. Desde hace dos años y seis meses está encerrada sin condena, como el 50% de las personas presas.
"Soy paciente de alto riesgo, sufrí dos ACV, la última vez que me pasó fue en marzo de este año y me quedó una parálisis facial que necesito hacer tratamiento con kinesiología, pero acá no existen los tratamientos. Ya perdí audición del oído derecho y la vision de mi ojo derecho, pero en sanidad solo nos dan un ibuprofeno, tendría que tomar medicación pero no me las están brindando y mi única familiar es mi mamá que vive en Córdoba y ya es una persona grande, no puede venir hasta acá y menos en pandemia".

Gloria está detenida en la Unidad 33 de Los Hornos y es paciente de alto riesgo ya que padece diabetes e hipertensión. "El Covid ya entró a todas las cárceles, acá a veces hay medicación pero la mayoría de las veces no, no hay insulina. En esta unidad hay madres con chicos, embarazadas, todos sufrimos por igual la privación e libertad, pero las q tienen hijos es mucho peor. Los jueces dicen que estamos resguardadas acá adentro, pero adentro hay solo ibuprofeno, no hay ni oxigeno. A las mamás y sus hijos les niegan la domiciliarias, no se cuando se van a despertar los jueces para darnos lo que corresponde por ley, ya no sabemos que hacer y nosotras estamos muy mal acá adentro, sufrimos por nuestras familias. Yo la verdad no entiendo porque no nos escucha el presidente, no nos escucha Kicillof que es el gobernador. Estamos sufriendo pero no les importa, tampoco a los jueces porque ellos todos los días están en sus casas con sus seres queridos y nosotras seguimos acá".

Te puede interesar: Presas de la Unidad 33: “¿Cómo pueden querer más cárceles si allí morimos todos los días?”

Las y los familiares, parte de la lucha

Marta es mamá de un joven detenido. Como tantas y tantos familiares son los que como pueden tratan de acercarles a sus seres queridos lo que el Estado les niega, alimentos, medicamentos, artículos de higiene y limpieza.

Ella junto a otras familiares marcharán este 5 de noviembre a La Plata: "Hay Familias que perdieron familiares adentro, esperamos que el 5 de noviembre podamos estar todos juntos, que la policía deje de hacer de las suyas y los politicos dejen de manosear a las familias, a los detenidos, que las leyes de cumplan para ricos también, porque los ricos por más que se hayan robado medio mundo están libres, esperan el juico afuera. Que yo sepa en Argentina no hay pena de muerte, pero eso es lo que están haciendo con nuestros familiares que están presos y por eso las familias vamos a seguir luchando y este 5 de noviembre estaremos en La Plata, y vamos a seguir luchando porque tenemos q cambiar todo esto".

Este jueves 5, jornada nacional de lucha

Estos testimonios muestran crudamente la realidad de quienes están privados y privadas de su libertad y dan cuenta de que motivos para movilizarse y reclamar este jueves 5 de noviembre, sobran.

La represión desplegada el fin de semana por el Servicio Penitenciario Bonaerense que dejó más de mil heridos, volvió a dejar al descubierto como en las cárceles de todo el país, quienes están privados y privadas de su libertad sufren todos los días la violencia del Estado. Como dice uno de los detenidos: "La cárceles se convirtieron en campos de exterminio".

Te puede interesar: Docentes del penal de José León Suárez repudiaron la represión dentro de la cárcel

Hasta el momento ni el Ministerio de Justicia bonaerense a cargo de Julio Alak, ni el gobernador Axel Kicillof, ni el Subsecretario de Derechos Humanos bonaerense Matías Moreno se hicieron cargo de la represión.

Vale mencionar que Moreno el viernes 30, un día antes de la brutal represión, presentó el informe "Políticas de Derechos Humanos frente al conflicto carcelario en tiempos de pandemia". En el mismo, reconoce que “el sistema penitenciario (bonaerense) en su conjunto tiene más de 48.000 detenidos para 24.000 plazas; y las comisarías más de 5.000 para 1300 plazas”. Ninguna novedad, los presos y presas, sus familiares y los organismos de derechos venimos denunciando hace años esta realidad, de la que dan cuenta los testimonios que publicamos y de la que el Estado es responsable.

Este 5 de noviembre a las 11 horas la movilización de familiares y amigxs será al Consejo de la Magistratura de La Plata y se harán batucadas en todas las cárceles del país.

Te puede interesar: Construir más cárceles: la "oportunidad" que el Gobierno le quiere dar a los jóvenes







Temas relacionados

represión estatal   /    Derechos Humanos   /    Julio Alak   /    Ministerio de Justicia y Derechos Humanos   /    Servicio Penitenciario Bonaerense   /    Servicio Penitenciario    /    Cárceles   /    Buenos Aires   /    Axel Kicillof    /    Libertades Democráticas   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO