Internacional

BLACK LIVES MATTER

Más evidencias de brutalidad policial en el asesinato de George Floyd

Los cuatro policías que asesinaron a George Floyd llevaban cámaras corporales. Esto no sólo no impidió sus acciones, sino que el estado ocultó importantes pruebas durante las protestas nacionales.

Lunes 17 de agosto | 21:48

El 4 de agosto, el diario británico Daily Mail publicó videos de las cámaras corporales de Thomas Lane y J. Alexander Keung, los dos primeros policías de Minneapolis que se acercaron a George Floyd el 25 de mayo. Las imágenes revelan que el racismo de la policía contra Floyd fue aún más extremo que el mostrado en el vídeo original de su asesinato.

Respondiendo a una llamada al 911, Lane y Keung entraron en la tienda de Cup Foods y hablaron durante quince segundos con un hombre que tenía un supuesto billete falso con el que Floyd supuestamente había pagado. Este hombre, aparentemente un gerente de tienda, llevaba una pistola en su cintura. La policía no tomó el billete para examinarlo. Los tres hombres salieron corriendo por la puerta, y el gerente señaló a Floyd en su coche e instó a la policía a detenerlo.

Lane fue del lado del conductor y Keung al lado del pasajero. Quince segundos después de acercarse, Lane sacó su arma y apuntó a la cabeza de Floyd. Sin decirle por qué estaba bajo sospecha, ordenó: "Veamos tus manos". Quédate en el auto" y luego, "¡Levanta las malditas manos ahora mismo!" Lejos de hacer nada amenazador, Floyd dijo: "Lo siento... Por favor... De acuerdo. ¿Qué hice?... no hice nada." Sosteniendo su arma a corta de distancia de la cara de Floyd, Lane lo empujó y le ordenó que pusiera sus manos en el volante y luego en su cabeza.

Floyd estaba muy angustiado y dijo que le habían disparado antes y estaba aterrorizado. "Te estoy mirando a los ojos. Por favor, no me dispares, hombre!" Mientras Lane le ordenaba salir del coche y le retorcía los brazos a la espalda, Floyd dijo que no sabía por qué le detenían y prometió: "No voy a hacer nada". Lane le ordenó repetidamente: "Deja de resistirte", lo cual negó hacer. Los videos muestran que Floyd nunca amenazó a la policía. Le esposaron las manos a la espalda y lo tuvieron sentado indefenso en la acera. Estaba muy temeroso y molesto y se negó a subir a su patrulla, gritando que era claustrofóbico y que sufría de ansiedad. También gritó que estaba en un mal estado de ánimo porque su madre había muerto recientemente y él había tenido COVID-19. Ninguno de los policías llevaba máscaras, y no se cuestionaron si debían poner a alguien en una cárcel llena de gente durante una pandemia por un supuesto billete falso de 20 dólares. Trataron la ansiedad de Floyd como evidencia de que era un criminal peligroso y no un hombre estresado. Los oficiales Derek Chauvin y Tou Thao se unieron a los dos primeros policías. Como todo el mundo vio en mayo, Chauvin empujó su rodilla en el cuello de Floyd hasta que lo mató, mientras los otros policías lo sujetaron y vigilaron a los testigos sorprendidos.

Ocultar evidencia durante meses

Esta nueva evidencia muestra que Chauvin no fue el único policía que amenazó la vida de George Floyd. Los policías fueron llamados por un supuesto billete falso de 20 dólares y decidieron inmediatamente, sin duda basándose casi exclusivamente en el color de la piel de Floyd, que era culpable y que debían tratarlo como un asesino potencial y prepararse para usar la fuerza mortal. El diario Minneapolis Star-Tribune señaló que los vídeos muestran que "ningún oficial le dijo a Floyd por qué se les estaba investigando hasta varios minutos después de que lo detuvieran y después de que Floyd ya hubiera sido esposado".

¿Por qué tardaron casi dos meses en aparecer estos hechos en los medios de comunicación y más tiempo aún en aparecer los videos? Las cámaras corporales de la policía son propiedad de la ciudad. Los fiscales obtuvieron estas imágenes cuando acusaron a Lane, Keung y Thao y, de hecho, revelaron que Lane había apuntado su arma a Floyd. Pero no exigieron que el video se pusiera a disposición del público para poder ver lo que pasó durante el arresto y posterior asesinato. Los detalles de estas grabaciones sólo comenzaron a revelarse cuando el abogado de Lane las presentó en el tribunal el 7 de julio. Increíblemente, argumentó que muestran que Lane es inocente en una moción para desestimar los cargos. La evidencia presentada en un juicio se convierte legalmente en un registro público. Sin embargo, el público tardó otro mes en ver estos videos.

Parte del retraso fue porque el juez Peter Cahill hizo todo lo posible para limitar el conocimiento público de estas pruebas. Declaró que las pruebas del juicio sólo estarían disponibles para ser vistas en persona en el juzgado mediante una cita con su encargado de prensa. El 13 de julio, una "Coalición de Medios" de prácticamente todas las principales empresas de noticias nacionales y locales presentó un memorando en el que denunciaba que a sus reporteros aún no se les había permitido ver las grabaciones y el juez había prohibido su publicación, lo que calificaron de violación de la primera enmienda de la constitución [que protege la libertad de expresión y de prensa, NdelT] y de los procedimientos del juicio. A los medios de comunicación se les permitió ver las grabaciones el 15 de julio, pero no copiarlas ni publicarlas. El Daily Mail publicó segmentos clave el 4 de agosto de un video filtrado de la grabación original tomado por una fuente anónima que usó secretamente su cámara en la sala de audiencias del tribunal. El juez Cahill aceptó oficialmente la demanda de la Coalición de Medios de Comunicación de hacer públicos los videos sólo después de esta filtración y los videos completos fueron finalmente mostrados al público el 10 de agosto, más de un mes después de que el abogado de Lane los presentara.

Los manifestantes y el público merecían saber

Cuando revocó su prohibición de publicación después de que se produjera la filtración, el juez dijo que había estado tratando de "evitar... contaminar indebidamente al posible grupo de jurados en peligro por el intenso interés de los medios de comunicación y la información” sobre el caso. En otras palabras, una de las autoridades clave en el manejo del asesinato de George Floyd argumentó que, en aras de la neutralidad, esta evidencia en video no podía ser ampliamente compartida con el público. Pero realmente no hay diferencia entre el conocimiento público de las acciones de Derek Chauvin a partir del vídeo de un testigo y el conocimiento de las acciones de Thomas Lane a partir del vídeo de la policía. Es un concepto deshonesto e instrumental de neutralidad que dice que la gente común debe ser protegida de la información.

Los funcionarios electos tuvieron una respuesta múltiple a las protestas explosivas tras el asesinato de Floyd. Los alcaldes denunciaron a los que destruyeron la propiedad y desafiaron los toques de queda y dijeron que no eran verdaderos manifestantes antirracistas. Juraron que ellos mismos simpatizaban con el movimiento Black Lives Matter. Pero querían desesperadamente que cesara el "desorden", así que autorizaron a la policía a usar gas lacrimógeno y balas de goma. Les dijeron a los manifestantes que darían respuestaal racismo sistémico a través de una reforma. El uso de cámaras corporales en los últimos cinco años debía asustar a los policías para que no asesinaran a los afroamericanos o para que fuera fácil condenarlos si lo hacían. Nada de eso ocurrió en Minneapolis. El hecho de que la jefa de policía, el alcalde y el juez impidieran que la gente viera por sí misma las pruebas de las cámaras corporales muestra por qué no se puede confiar en las reformas de los funcionarios.

La jefa de policía Medaria Arradondo prometió revisar las políticas de la policía de la ciudad de Minneapolis y disciplinar a los policías problemáticos. El alcalde Jacob Frey, afiliado al partido Demócrata, prometió "una profunda reforma estructural en términos de cómo funciona el departamento... que reconoce que la forma en que se han hecho las cosas durante décadas y décadas no es aceptable". Sin embargo, una protesta masiva le preguntó a Frey si aboliría la policía militar y gritó "Vete a casa" cuando el funcionario se negó. En el momento en que hicieron estas declaraciones estaban reteniendo los videos de las cámaras corporales de Lane y Keung del público.

El alcalde y la jefa de policía querían evitar lo que razonablemente predijeron que pasaría si la gente veía toda la verdad sobre las acciones del oficial Lane - más rechazo al sistema, mayores protestas y demandas más radicales. Dijeron que simpatizaban con los sentimientos de los manifestantes. Pero si mantuvieron ocultos los videos de Lane y Keung, ¿estaban realmente comprometidos con la justicia?

Sin duda, los oficiales argumentarían que el lugar apropiado para examinar esta evidencia es durante el curso completo del juicio de los oficiales. Pero esto es engañoso. El Juez Cahill ha fijado el juicio para marzo del próximo año. Lane y Keung están libres bajo fianza. Cahill ordenó a la Fiscalía General de Minnesota que dijera a los oficiales de gobierno que no hablaran públicamente sobre el juicio y a los abogados de ambas partes que evitaran las declaraciones públicas. "El tribunal no estará contento de escuchar sobre el caso en tres áreas: medios de comunicación, evidencia y culpabilidad o inocencia".

Conclusión

El periodista anónimo que "filtró" imágenes de lo que Lane hizo es un héroe. El concepto de neutralidad que se impone aquí está en oposición directa a la responsabilidad democrática, y se basa en silenciar todos los hechos de la violencia policial. El objetivo es evitar que la gente común intervenga directamente en la toma de decisiones. La objetividad real significaría evaluar las acciones de la policía basándose en todas las pruebas, no aislar su juicio de la opinión informada de la comunidad negra y de todos los que protestan contra la brutalidad policial cotidiana.

El sistema jurídico no es neutral. No se da una verdadera "presunción de inocencia" a la mayoría de los acusados negros, latinos o pobres que no pueden pagar un abogado y reciben el servicio por parte del estado. Además de que son intimidados en las negociaciones previas para que se declaren culpables. El hecho de que el sistema originalmente acusara a Chauvin de asesinato involuntario cuando ahora lo acusa de asesinato culposo, y Lane no se enfrenta a ningún cargo por amenazar con disparar a George Floyd, todo demuestra lo parcial que es.

El uso de cámaras corporales fue la reforma más importante después de los levantamientos de Ferguson y Baltimore. Pero no ha detenido el racismo policial.

De una manera muy seria, la aparición de esta nueva evidencia en video plantea una prueba y una pregunta al movimiento Black Lives Matter. Cuando las protestas estallaron en todo el país, el alcalde demócrata de Los Ángeles dijo: "Estamos poniendo todo lo que tenemos [es decir, la policía] para mantener la paz, y vamos a poner todo lo que tenemos en la promoción de la justicia, y nadie tiene que elegir entre ambas". Los funcionarios demócratas apelaron a la confianza de la gente en su buena fe y prometieron acciones para acabar con el racismo policial. El líder de la National Association for the Advancement of Colored People (Asociación Nacional para el Avance de las Personas de Color - NAACP) de Portland, E.D. Mondainé, denunció recientemente a los manifestantes y argumentó que el racismo policial debe terminar a través de negociaciones "en las salas de juntas, en las escuelas, en los ayuntamientos, en los pasillos de la justicia, en las trastiendas humeantes de un gobierno engañoso".

Las cámaras corporales de Minneapolis muestran de nuevo lo falsas que son las excusas de "unas cuantas manzanas podridas" y "entrenamiento inadecuado" dadas abierta o implícitamente por los que están en el poder. No fue sólo un policía el responsable de la brutalidad. Chauvin era un oficial veterano con décadas de "entrenamiento" pero Lane era un novato recién salido de la academia de policía con el "entrenamiento" más actualizado. Lane no "sólo seguía órdenes". Amenazó la vida de Floyd sin ninguna provocación por su propia iniciativa.

Si la brutalidad policial contra los oprimidos y los pobres, especialmente los negros, no es una excepción, sino la norma, entonces está determinada por las características esenciales de su misión real. Una fuerza establecida para "hacer cumplir la ley" en una sociedad profundamente desigual siempre tendrá como objetivo a la gente de color y a la clase trabajadora. No es un accidente que la institución movilizara cuatro policías y usara fuerza mortal por el supuesto uso de un billete falso para “robar” un paquete de cigarrillos. La policía existe para proteger las ganancias y la propiedad, no para servir o proteger a la gran mayoría de la gente.

Pero si el racismo policial es un rasgo incorporado y constantemente reproducido de su naturaleza social, es imposible cambiarlo sin una gran confrontación. La exposición de lo que sucedió cuando los policías se acercaron y arrestaron a George Floyd debería haber provocado una ola masiva de lucha en respuesta. Las mismas fuerzas del orden y la tranquilidad que dicen que la policía debe ser evaluada en la calma de un tribunal nueve meses después del hecho y no en el calor de la controversia pública, han hecho todo lo posible para desmovilizar y "atenuar" la capacidad de intervención práctica del movimiento Black Lives Matter. Esconder estas cintas fue una complicidad práctica con los racistas que automáticamente gritan, "No todos los policías son malos", y promueven campañas racistas en favor de la policía.

El movimiento Black Lives Matter no necesita bajar el tono. Necesita la fortaleza para superar las bases que mantienen y reproducen la acción racista masiva en esta sociedad. Por lo tanto, Black Lives Matter necesita construir su hegemonía y movilizar sectores decisivos de la clase obrera en una agenda antirracista. El Partido Demócrata afirma ser la herramienta indispensable para luchar contra la derecha racista en los Estados Unidos. Pero este ejemplo de decisiones de los funcionarios estatales demócratas demuestra que ocultaron pruebas que dan la respuesta perfecta para derrotar el argumento conservador que prevalece hoy en día en la vida pública: la afirmación de que Derek Chauvin puede ser racista pero que la policía como institución es necesaria y digna de confianza. En múltiples niveles entrelazados, la influencia predominante del Partido Demócrata equivale en la práctica al desarme deliberado del Black Lives Matter.







Temas relacionados

George Floyd   /    Minneapolis   /    #BlackLivesMatter   /    Black Lives Matter   /    Brutalidad policial   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO