×
Red Internacional

En este artículo se develan una serie de máximas para sobrevivir en los tiempos de banalidad que corren, cuando la meritocracia materializa una salida individualista para obtener beneficios personales.

Lunes 8 de agosto de 2016 | 08:41

Todo lo que usted debe saber para sobrevivir en los tiempos de banalidad que corren. El punto es, concretar el ascenso social a toda costa y la Meritocracia da rienda libre para lograrlo. ¿El fin justifica los medios o los medios justifican el fin? A continuación, los diez mandamientos para ser un buen meritócrata en el trabajo.

  •  1- Porte un buen apellido. Ser hijo de es lo que importa. En su defecto, ingéniese para ser apadrinado por un meritócrata a cualquier precio.
  •  2- Demuestre y obtenga superioridad sobre el resto de los mortales con bienes materiales. Se es lo que se tiene. Estos bienes son obra del esfuerzo individual, si lo sostiene en el tiempo, obtendrá la debida recompensa por una larga trayectoria de dedicación y perseverancia. Por eso, demuéstrele al mundo que ha trabajado tenazmente. Predique con el ejemplo.
  •  3- Aprenda muchas palabras en diversos idiomas, preferentemente el lenguaje del ámbito de los negocios, el inglés. Practique de esta forma su espíritu cosmopolita.
  •  4- Cuando haya algún inconveniente, trabaje en equipo. El problema siempre será resuelto, luego diga que fue a gracias a su capacidad de liderazgo.
  •  5- En la medida de lo posible no realice tareas. Permita que los demás se equivoquen. Destáquese cuando los demás erren y sea usted quien resalte el desacierto. Si puede magnifique al máximo la equivocación ajena y festeje en silencio el fracaso de su prójimo.
  •  6- Sonría continuamente como si le hubiesen inyectado botox hasta las cejas. Ríase muy alto de los chistes de sus superiores. El nivel de volumen de la risa deberá ser directamente proporcional al sueldo y rango de quien realice el chiste o morisqueta.
  •  7- Preocúpese por el medio ambiente y los animales de manera superficial. Sea amigo de Greenpeace, haga apología del uso de la bicisenda (aunque usted ande en auto) y desprecie a los cartoneros que utilizan tracción a sangre.
  •  8- Hable con sus súbditos y con sus superiores en primera persona del plural, "Nosotros". En el mundo del esfuerzo individual somos todos iguales. Los objetivos, las metas y la empresa, "la hacemos todos juntos".
  •  9- En definitiva, lo que importa no es ser sino aparentar. Preocúpese por el qué dirán. Cuando hablen mal de usted, diga que es pura envidia por sus méritos alcanzados.
  •  10- En caso de no cumplir con la primera máxima de la serie, no intente ser un meritócrata. Caso contrario, será visto por sus compañeros de trabajo como un carnero trepador vende humo.


  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO


    Banner elecciones 2019

    Destacados del día

    Últimas noticias