Mundo Obrero

OPINIÓN

Ministerio de Trabajo: existe la fuerza para torcerle la mano al macrismo

Facundo Aguirre

IG: @hardever // Twitter: @facuaguirre1917

Yamila Garay

Trabajadora Ministerio de Trabajo | @YamGr1

Miércoles 25 de mayo de 2016 | 23:21

Ya pasaron más de cincuenta días de lucha contra los despidos en el Ministerio de Trabajo. Son centenares los trabajadores que continúan movilizados y en estado de asamblea a pesar de la ausencia de un plan de lucha por parte de las conducciones de ATE Nacional y ATE Capital, y la política traidora de UPCN. La comisión de despedidos y los que aún trabajamos seguimos discutiendo cómo torcerle el brazo al macrismo.

Hace más de un mes, que no hay normalidad en la cartera del ministro Jorge Triaca, entre ingresos masivos, paros, quites de colaboración, movilizaciones, cortes de la Avenida Alem y manifestaciones internas transcurren las semanas.

“Trabajo es nuestro” es una de las consignas que se supo instalar luego de la ocupación pacífica de la semana pasada; las asambleas continúan siendo de centenares de compañeros, las recorridas por piso junto al impulso de fondo de lucha son parte de la cotidianidad, y esto sucede a pesar del ninguneo y desprecio por parte de las autoridades a los despedidos, de la traición abierta de UPCN y de la parálisis de ATE Nacional y ATE Capital.

La asamblea general es el eje de la organización democrática de los trabajadores junto a las asambleas de oficina y hasta de subsecretarías enteras. En las reuniones de piso, en los encuentros de Junta Interna ampliada al activismo, en los grupos de WhatsApp de las diferentes secretarías, la discusión sobre cómo se sigue, es permanente. Continuamente se envían notas que salen en los medios, que dan cuenta de la fuerza que tienen los trabajadores del Estado cuando se organizan desde abajo mostrando que también es posible romper el cerco mediático con unidad y lucha.

El jueves 19, producto de la ocupación pacífica del Ministerio frente a la realización del Consejo del Salario, se abrió una nueva etapa en el conflicto. Las autoridades se juegan a desgastar la fuerza y quebrar económicamente el conflicto, mientras desde el lado de los trabajadores es necesario balancear lo realizado para seguir adelante con las medidas de lucha para torcerle la mano a los funcionarios de la ceocracia del macrismo y lograr la reincorporación de todos los despedidos

El Consejo del Salario y la ocupación del Ministerio

La semana pasada estuvo marcada por el debate en el Congreso alrededor de la ley antidespidos, el posible y finalmente consumado veto presidencial así como la reunión del Consejo del Salario se presentan como una nueva forma de ajuste y flexibilización laboral. En dicho contexto, el conflicto de Trabajo se enfrentaba a la disyuntiva de pasar a la ofensiva haciendo acciones más duras que reabrieron las negociaciones para incorporar a todas y todos los despedidos.

Los días previos a la reunión del Consejo del Salario, las autoridades ofrecieron reabrir la mesa de negociación a cambio de darles una tregua para realizar su cónclave con empresarios y sindicalistas. Desde la Marrón, durante la asamblea que se desarrolló por la madrugada en la vigilia del miércoles, apoyamos la propuesta de un grupo de despedidos de un bloqueo total que impidiera el funcionamiento del Consejo del Salario así como la exigencia a los dirigentes sindicales que se apersonaron a la reunión con el gobierno, de que se pronunciaran públicamente en apoyo a nuestra lucha. La posición recibió un importante respaldo pero no alcanzó y finalmente se resolvió una medida de protesta y manifestación durante la apertura del Consejo.

Ni bien finalizó la manifestación, en el marco de la toma pacífica, con más 300 compañeros, se votó por unanimidad en asamblea impedir el funcionamiento de las Comisiones del Consejo, así como el bloqueo de la salida del ministro Triaca. Pero finalmente, ambas resoluciones se vieron truncadas. La primera debido a la intervención de una patota de UPCN que había sido convocada por el repudio espontáneo de decenas de trabajadores contra Andrés Rodríguez y la segunda resolución debido a la acción de la Ctep que en el marco de sus propias y legítimas reivindicaciones impusieron inconsultamente una táctica, una acción en el marco de la toma y radio abierta que se estaba realizando, que resultó en la desorganización de la toma y el fin abrupto de las medidas tomadas democráticamente por los trabajadores del Ministerio en asamblea.

Los compañeros de la Ctep tienen todo el derecho de realizar las acciones que consideren contra el Ministerio de Trabajo y sus funcionarios para conseguir sus legítimos reclamos, pero era necesario que los trabajadores del Ministerio que estábamos ese mismo día en una intensa jornada de lucha sepamos su agenda para pensar como para fortalecernos mutuamente y golpear a Triaca y a los funcionarios del PRO e imponerles nuestras demandas.

ATE Nacional y ATE Capital no ponen su fuerza a disposición

Si la principal fortaleza de nuestro conflicto está en la organización democrática de los trabajadores y su Junta Interna de luchadores (que desde la Marrón integramos), la debilidad numero uno de la lucha está en el papel que juegan las direcciones de ATE Nacional (De Genaro- Cachorro Godoy) y ATE Capital (kirchnerista). A lo largo de nuestra lucha y frente a la andanada de despidos en el sector público, más allá de la marcha del 24 de febrero, se negaron a lanzar un plan de lucha y solo han tomado medidas aisladas que lejos están de tener la fuerza para quebrar la voluntad del gobierno. El día de la ocupación ATE Capital estuvo ausente de la misma y ATE Nacional solo hizó gala de una presencia formal en la asamblea general. Ambas conducciones priorizan peleas de aparato en torno a que política de la oposición patronal apoyar por sobre la defensa incondicional y un plan de lucha para lograr la reincorporación de todos los despedidos.

Desde la Marrón venimos insistiendo en la unidad con la Junta Interna de Economía y de la Secretaria de Agricultura Familiar para quebrar la inercia de nuestros sindicatos y lograr la puesta en marcha de un plan de lucha de todos los trabajadores estatales.

Defender la Junta Interna y coordinar para ganar

Los últimos días muestran que la fuerza y la voluntad de los trabajadores es enorme y esta más que claro que hay que escalar en las medidas de fuerza frente a la intransigencia de los funcionarios. Es necesario continuar con medidas más contundentes que generen un impacto en el funcionamiento cotidiano del Ministerio, que ganen la calle haciendo sentir nuestra fuerza y de esta manera obligar a las autoridades a dar un paso atrás en su plan de ajuste.

La fuerza de los trabajadores esta más curtida por la intensa experiencia que estamos realizando. Es momento de redoblar el fondo de lucha y discutir las medidas que impidan el normal funcionamiento de las autoridades del Ministerio. Hay que relanzar el espacio de la Junta, abierto al activismo que se viene poniendo al hombro la pelea y fortalecer la comisión de las despedidas y los despedidos, protagonistas centrales del conflicto. Debemos impulsar una gran campaña democrática contra la criminalización de la protesta, para evitar que dejen sentado un precedente nefasto contra los trabajadores y sus organizaciones gremiales.

Desde La Marrón Clasista venimos poniendo todos los esfuerzos para ganar esta pelea, con aportes de los diputados Myriam Bregman y Patricio del Corro (PTS/FIT), siendo parte de las asambleas y las diferentes acciones, comprometidos a redoblar la apuesta. Hay que llamar a todos los dirigentes políticos, sindicales, organizaciones y personalidades que dicen apoyarnos, a que aporten al fondo de lucha. A esas mismas personalidades hay que exigirles que se pronuncien contra el intento de criminalizar la lucha de los trabajadores del Ministerio y la Ctep.

Existe la fuerza para reincorporar a los despedidos, y para torcerle la mano al macrismo: se necesita unidad y lucha para ganar







Comentarios

DEJAR COMENTARIO