Mundo Obrero

Pandemia

Nos presionan a elegir entre la comida o la salud de nuestras familias

Desde que el gobierno nacional declaró la emergencia sanitaria y la cuarentena obligatoria, los trabajadores precarizados se encuentran ante un callejón sin salida: trabajar para comer o no ir para resguardar su salud.

Martes 31 de marzo de 2020 | 18:24

Tiene que seguir trabajando hasta que presente síntomas. Esta fue la respuesta que recibió un trabajador precarizado de un depósito, cuando informó a la línea 148 que había tenido contacto con otro trabajador que ahora se encuentra en cuarentena. También denuncia que la empresa no da licencias de ningún tipo y si faltan les descuentan los días o los despiden.

En la Zona Norte del Gran Buenos Aires hay decenas de depósitos de distribución de diversos productos. En este caso se trata de un depósito polirubro, trabajan con productos para papeleras, limpieza y protección de higiene.

En este tipo de empresas, las condiciones de trabajo suelen ser las más variadas; pero destacan las contrataciones por jornal, en negro o incluso con un salario mínimo en blanco y el resto en negro, jornadas de 10 hs o más. Todos regímenes que favorecen a los empresarios y empeoran la calidad de vida de los trabajadores.

Te puede interesar :http://www.laizquierdadiario.com/Precarizados-los-olvidados-de-la-cuarentena

A continuación, compartimos la denuncia de un trabajador precarizado de la Zona Norte que nos llegó a la redacción.

En el depósito que estoy somos menos de 100 obreros, cobramos $25000 al mes por diez horas de trabajo de lunes a viernes y si faltamos perdemos el presentismo de $2000.

El miércoles 25 de marzo me entero de que dos compañeros no fueron a trabajar, así que los llame para ver si les paso algo. Ahí supe que uno de ellos tuvo que llamar al SAME el domingo porque un familiar presentaba síntomas (dolor de garganta, tos seca y fiebre). Este compañero por miedo al despido o a los descuentos el día siguiente (lunes) va a trabajar igual; ese día va a trabajar sintiéndose mal y con 38°C de fiebre.
Entonces el jefe de depósito lo manda a la casa y muy cínicamente lo acusa de irresponsable y de poner en riesgo al resto, cuando nosotros si no trabajamos no comemos.

Enterado de esto decido llamar al 148 (que es el número de denuncia por el coronavirus en provincia), y a quien me atiende le explico que donde trabajo hay un compañero (que estuvo en contacto conmigo) que quedo en cuarentena por presentar síntomas él y un familiar suyo. Y le pregunto qué debería hacer yo; la respuesta fue: "ponerse en cuarentena señor".

Entonces le digo que me parece lo mejor pero el problema es que en este trabajo no te dan la licencia por nada y si no venís te echan, y quedarse sin trabajo tampoco es una salida; “entonces tiene que seguir trabajando hasta que presente síntomas", me responde.

Antes de cortar le pregunto: “¿Por qué, entonces, en las noticias muestran que en los colectivos cuando alguien tiene síntomas al resto de los pasajeros los ponen en cuarentena? Y me responde: "Mire señor yo le recomiendo que siga trabajando hasta presentar síntomas y ahí llame urgente".

Así terminó, no sabía si reírme o llorar de la bronca. No se puede elegir entre la comida y la salud de tu familia. Esta es la salida que da el gobierno, pero eso no nos protege de nada.

Dos trabajadores más llamaron el día siguiente y la respuesta fue casi idéntica. Eso sí, en los días siguientes la empresa nos dio barbijo y guantes por precaución para no contagiarnos, pero a seguir trabajando. Mientras que ellos, los jefes de depósito, R.R.H.H. y dueños dejaron de ir al lugar para resguardarse ellos y sus familias.

Te puede interesar :http://www.laizquierdadiario.com/Coronavirus-y-salud-laboral-Las-cosas-que-nunca-cambian

A esto se suman cientos de despidos que ya se comienzan a ver, dónde las patronales aprovechan la crisis sanitaria para ajustar a su personal y avanzar en la precarización. Se tienen que prohibir los despidos, por que nuestra salud vale mas que sus ganancias.







Temas relacionados

Zona Norte del Gran Buenos Aires   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO