Mundo Obrero

EMPLEADOS DE COMERCIO DE ROSARIO

Ratas y precarización: nuevas denuncias contra supermercados La Gallega

Publicamos una serie de fuertes denuncias que nos hicieron llegar trabajadores de la cadena de supermercados La Gallega. Sumá tu denuncia enviando Whatsapp al +54 9 341 5851691 o por correo a [email protected]

Martes 12 de julio de 2016 | 00:00

Como venimos reflejando, las patronales de supermercados realizaron una serie de ataques contra los trabajadores, en respuesta a la inminente aplicación del descanso dominical. Esta ofensiva patronal, tuvo una gran respuesta en los trabajadores de Carrefour. Pero el clima de bronca se extendió a todos los trabajadores mercantiles. Publicamos nuevas denuncias que nos enviaron en las últimas horas trabajadores y ex trabajadores del supermercado La Gallega.

Uno de los testimonios que llegó al correo de La Izquierda Diario es de un ex trabajador y dice: “Leí el artículo que habla sobre La Gallega y tengo muchas denuncias. Estuve en muchos puestos como limpieza, repositor, panadería y en reparto y deposito. Conozco todos los manejes que hacían ahí adentro: la mercadería que llegaba en mal estado, los manejes del de seguridad que roba a sus propios compañeros pero no lo echan por ser el tercer ojo de los de arriba, las cámaras que solo sirven para controlar a los empleados. En verdulería siempre lo que está en descomposición lo echan en la ´verduras para sopa´.

En carnicería entran media res en etapa de descomposición e incluso llegaron a vender media res de toro. La cantidad de ratas es infernal, como caminan sobre las verduras y también en panadería. Nos hacían sacar los nidos de ratas que se encontraban arriba de los hornos. Al limpiar los tanques de agua se encontraron ratas y palomas muertas en los mismos tanques que llevan agua a todo el supermercado y todos los empleados nos enfermamos al beber esa agua.

En el depósito reinan las cucarachas, las palomas y las ratas. La mejor manera de ´controlar la plaga´ que se le ocurrió a la empresa, fue colocar cartones con pegamento atrapando ratas y palomas debajo de los pallets donde se encuentra la mercadería.

Nunca tuvimos un lugar para comer, comíamos en el estacionamiento mientras el de seguridad vigilaba todo lo que se decía. Yo estuve trabajando solo de limpieza 3 meses hasta que se me lesionó la mano. Ahí pusieron a otra persona pero no permitían que me trate de la tendinitis generada por ellos.

En reposición éramos 3 repositores del super y nos encargábamos de todas las góndolas. En depósito éramos solo dos, moviendo y acomodando toda la mercadería. En reparto las personas que peor la pasan son los chicos de las traffic. La Gallega no pone vehículos, no paga arreglos ni combustible. Si se rompe el vehículo corren el riesgo de perder el trabajo. Trabajabas con dinero y mercadería y si faltaba dinero de los sobres de los envíos, teníamos que firmar el vale y nos lo cobraban a nosotros. Si nos daban propina nos la quitaban porque ´eso era dinero de los clientes de La Gallega´.

En todos los puestos siempre tenías que hacer horas extras. Siempre corrían mis francos y tenía que trabajar igual. Terminaron echándome por reclamar atención por mi mano lesionada, debiéndome 7 días y 10 hs de descanso”.

*

En tanto, otro trabajador denunció: “Trabajé en La Gallega un año y medio en la panificadora y tengo muchas cosas para decir. Hay mal trato por parte del encargado principal, las herramientas de trabajo en mal estado y hay ratas dando vueltas.

En la cámara de frío los compañeros no tienen abrigo, se tienen que abrigar con ropa de ellos porque no les dan. No toman personal y cada vez les dan más trabajo a los chicos. Los contenedores que usan para repartir la mercadería están todos sucios con tierra, caca de ratones y grasa de los locales. Los camioneros tienen que hacer horas de más porque no llegan a entregar la mercadería”.

“¿Qué pasa con el Ministerio de Trabajo que no multa a La Gallega?”

Esto se pregunta una trabajadora en otro relato que llega a nuestra casilla, y sigue: “No tenemos comedor, comemos en el depósito entre las ratas, la mugre y las maquinas que hacen un ruido tremendo, sin contar los cables de alta tensión. Nos dan 15 minutos para descansar comprando nuestra propia comida y tenemos que hacer la cola en la caja como cualquiera. Los cajeros tienen que hacer todos los días 1 hora y media de más, que no se les paga, hasta terminar de limpiar.

Si le cobras de más a un cliente por error o por tocar mal una tecla te lo descuentan de tu sueldo. Sean $5 o sean $1000. Y ahora implementaron que si se extravia un cupón firmado de tarjeta de crédito te lo descuentan, por más que el cliente lo haya pagado y su banco se lo descuente. Dicen que el banco emisor lo rechaza porque no está firmado pero es mentira.

No respetan los horarios de cortado porque no tenemos ni 4 horas entre entrada y salida. Los domingos teníamos 3 horas o menos de cortado y si vivís lejos sumarle que él colectivo no tiene buena frecuencia no hacías tiempo de ir a tu casa a almorzar. Pero, los encargados tienen los mejores horarios y se los acomodan a su manera, mientras nosotros tenemos que chuparles las medias una semana para un horario y las encargadas de caja no quieren que hables ni con tu compañero ni con los clientes ni con la pared. Te hacen callar la boca todo el día”.







Temas relacionados

Supermercados   /    Denuncias   /    Rosario   /    Santa Fe   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO