González Catán

Denuncian gatillo fácil en La Matanza: familiares cortan Ruta 3 pidiendo justicia

Según cuenta su familia Alejandro Espindola iba al kiosko cuando fue baleado por el policía bonaerense Marcos Gallardo el 6 de Octubre. Murió 17 días después en el Hospital. Familiares y amigos cortaron Ruta 3 exigiendo justicia y que le devuelvan el cuerpo.

José Muralla

@murayeando

Viernes 30 de octubre | 23:00

Alejandro, de 23 años y padre de dos niños, asesinado por la bonaerense.

Familiares de Alejandro Espíndola denuncian un nuevo caso de gatillo fácil en La Matanza. Un nuevo caso de impunidad policial. Ocurrió en el mismo barrio que hace 3 meses atrás la misma fuerza fusiló a Lucas Verón.

La familia denuncia que nadie del gobierno ni la justicia le dió respuesta alguna. Y que pese a que Alejandro murió hace una semana, la policía le impide ver el cuerpo y se niega a devolvérselo. Por eso decidieron ir hoy a cortar la Ruta 3 en el km 28, a la altura de González Catán, buscando que alguien los escuche.

Según relata Carolina, la tía de Alejandro el 6 de Octubre sonó la alarma vecinal porque un “supuesto delincuente” andaba saltando por los techos del barrio. Salió una turba armada con armas de fuego, palos, fierros y machetes, encabezada por el policía Marcos Gallardo, quien no estaba en servicio y además estaba en estado de ebriedad.

Ahora: familiares de Alejandro Espindola, joven asesinado por la Policia Bonaerense cortan Ruta 3 en el km 28, piden...

Publicado por Frente de Izquierda PTS Zona Oeste en Viernes, 30 de octubre de 2020

Alrededor de las 23:30 aparece Alejandro Espindola, de 23 años y padre de 2 hijos, que dobla en la esquina de Cobos y Athos Palma pues iba con su amigo a comprar a un kiosko a mitad de cuadra. La turba de vecinos se encontraba a una cuadra de allí, sobre la calle Doblas.

Te puede interesar: Familiares de Lucas Verón denuncian amenazas de la Bonaerense

Es en ese momento que el agente de la bonaerense abre fuego sin mediar palabra. Carolina le gritó que deje de tirar porque era Alejandro, su sobrino, al que el policía conoce ya que viven a escasos metros de su vivienda. Pero el efectivo hizo caso omiso y continuó disparando.

Una de las balas atraviesa la ingle del joven y sale por la nalga. De inmediato fue levantado por su amigo para que no lo rematen en el piso y llevado de urgencia a la Unidad de Pronta Atención del km 30 en González Catán donde recibió los primeros auxilios. De ahí fue trasladado al Hospital simplemente Evita donde luego de varias intervenciones falleció el día 23 de Octubre.

Detrás de la muerte de Alejandro quedó una familia - su mujer y 2 hijos - destrozados. Y además están desesperados porque pese a que falleció hace 7 días no le devuelven el cuerpo y le niegan poder verlo. Además desconocen si el policía que asesinó a Alejandro está libre o preso, o si sigue en funciones siendo un peligro para la sociedad.

Saben además que la norma ante los casos de brutalidad policial es la impunidad. Más aún cuando la policía bonaerense quedó manchada con sangre luego de que asesinaran a Lucas Verón, en el mismo barrio y hace pocos meses. Una policía que con total impunidad sigue amenazando a la familia.

La impunidad es la carta de presentación de la Bonaerense y la “justicia” y el poder político que la defiende. Por eso también pueden amenazar a la familia de Lucas. Por eso sigue impune la desaparición y asesinato de Facundo Castro. Por eso reciben el aumento salarial que no recibió ningún trabajador y el presupuesto que no recibe salud ni educación. Pues el gobierno los necesita para el trabajo sucio, como se vió la madrugada de este jueves en el brutal desalojo a las familias de Guernica que peleaban por vivienda.

Te puede interesar: La represión en Guernica: ¿el fin del relato?







Comentarios

DEJAR COMENTARIO