Política

CORONAVIRUS

Para derrotar la pandemia hay que sacar de terapia intensiva al sistema de salud

Los coronavirus (CoV) son una gran familia de virus que causan enfermedades que van desde el resfrio común hasta enfermedades graves. ¿Qué medidas hay que tomar en Argentina?

Rosa D'Alesio

@rosaquiara

Lunes 16 de marzo | 13:34

El actual brote de enfermedad por coronavirus (COVID-19) fue notificado por primera vez en Wuhan (China) el 31 de diciembre de 2019. El 11 de marzo de 2020 la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó al covid-19 como pandemia. La OMS pidió a los países a tomar acción “de manera urgente y agresiva”.

En dos meses y medio se registran más de 160.000 casos de contagio en más de 150 países del mundo, la mayoría (alrededor de 81.000) en China, donde se han registrado 3.217 muertes por esta causa. La cifra de decesos en todo el mundo supera los 6.000 y la de los recuperados, más de 76.000. Es especialmente preocupante la situación en Italia, que supera los 24.000 contagios y es el país con más casos y más muertes después de China. Le sigue Irán con más de 13.000 casos confirmados y 724 muertes. Además, Corea del Sur ha registrado más de 8.100 diagnosticados y 75 muertes. Hace pocos días la OMS confirmó que el epicentro del virus se desplazó desde China a Europa (el continente completo).

En Argentina, este jueves el Gobierno emitió un DNU, en el que ordena una cuarentena obligatoria para todas los residentes en el país, que hayan arribado desde las zonas afectadas. Luego extendió esta medida a todos los que regresen a la Argentina desde un país limítrofe. Además, suspendió por 30 días los vuelos provenientes de Europa, Estados Unidos, Irán, China, Japón y Corea del Sur.

Este domingo el Gobierno Nacional tomó nuevas medidas que apuntan a reducir la circulación de personas. El aislamiento que propone el gobierno es una medida para limitar la propagación del virus.

Te puede interesar: Coronavirus: cuáles fueron los anuncios de Alberto Fernández y qué incógnitas dejó

Lo que no mencionó Alberto Fernández en sus anuncios son las medidas imperiosas que se necesitan en el sistema de salud. En Argentina, como en el resto del mundo, las políticas neoliberales redujeron significativamente el presupuesto en salud, deteriorando la asistencia pública. La privatización de salud, con un sistema de prepagas, ni siquiera garantizan una total cobertura a sus afiliados.

El sistema de salud en Argentina, si bien se agravó durante el gobierno de Mauricio Macri, ninguno de los gobierno que lo precedieron revirtieron las políticas del menemismo, basados en ajuste fiscal y recortes en presupuesto en salud. El gobierno de Carlos Menem aplicó las políticas neoliberales: descentralizó la salud pública por provincia, donde los que menos ingresos tienen, son las que más sufren el recorte presupuestario.

El Instituto Malbrán, uno de los mejores centros de especialización en epidemiología, de los once científicos que trabajan coronavirus, ocho están precarizados. Este es otro dato de la desinversión en salud pública. Son los profesionales y trabajadores de la salud los que garantizan el sistema de atención publica, son ellos mismos los que sufren extensas jornadas laborales, mientras otros miles están desocupados.

En tanto, en la actualidad, la Argentina no ha podido controlar la propagación del dengue, ni de muertes evitables como la de los niños wichí. Frente al Coronavirus se necesitan medidas urgentes y centralizadas a nivel nacional. Y poner todos los recursos económicos y materiales a disposición de lo que se requiera para asistir a hospitales, profesionales de la salud, familias y regiones vulnerables, y personas sospechadas de tener el virus. Para llevar adelante un plan en serio, es necesario tomar la determinación de desconocer soberanamente la ilegal e ilegítima deuda externa que es una verdadera soga al cuello del país.

Te puede interesar: Frente al coronavirus y la crisis de la salud pública: ¡nuestras vidas valen más que sus ganancias!

• Centralización de todo el sistema de salud, incluyendo toda la salud privada (desde los grandes laboratorios a las clínicas y hospitales privados), bajo gestión pública y control de trabajadores y especialistas.

  •  Convocar a todos los profesionales de la salud, incluso los que están en formación, como los estudiantes de medicina y enfermería, entre otros, a formar parte de la plantilla del personal, que perciba un salario igual a la canasta básica, que asistan en este momento de la pandemia, y que tengan una jornada laboral de 6 horas, con todos los recursos necesarios para evitar posible contagios.
  •  La producción de test de diagnóstico temprano y destinar todos los recursos para investigar las vacunas contra este virus.
  •  Producción de material descartable, como guantes, camisolines, pañuelos, barbijos, entre otros.
  •  Producción de alcohol en gel, alcohol, jabón, lavandina.

    • Producción y provisión masiva de equipos de asistencia respiratoria en todos los hospitales.

    • Comisiones independientes integradas por profesionales idóneos y miembros de las organizaciones de trabajadores y populares, que controlen toda la información que maneje el Estado sin ningún tipo de censura: datos de la evolución de la pandemia, medidas preventivas que se aconsejan a la población, etcétera.

    • Creación de Comisiones de Higiene y Seguridad en todos los lugares de trabajo, con plenos poderes para investigar, consultar, cuestionar, las medidas que hacen a la seguridad de las y los trabajadores y usuarios (en caso de servicios públicos).

  •  Hay que garantizar un inmediato aumento de recursos para que haya camas y unidades de cuidados intensivos para toda persona que lo necesiten. Tiene que aumentar el presupuesto para sostener el sistema sanitario. No se puede subordinar la salud de millones de personas al ajuste fiscal que se viene practicando para cumplir los pagos de la deuda.

    Frente a esta pandemia, el PTS en el Frente de Izquierda viene planteado una serie de medidas de emergencia para hacer frente al coronavirus. Los diputados Nicolás del Caño y Myriam Bregman difundieron sus propuestas para evitar la propagación del coronavirus, así como asistir a las personas que han contraído el mismo.

    Para hacer frente a esta pandemia, hay que tocar las ganancias billonarias de los laboratorios y los empresarios de la salud. La clase trabajadora tiene que plantearse la pelea por este programa de emergencia.

    Las medidas anunciadas hasta el momento tienen muchos límites. No se cuestiona, por ejemplo, el pago de la deuda pública.

    Hay que invertir las prioridades. La vida de las familias trabajadoras vale más que sus ganancias. Es necesario pelear para imponer la salud pública universal y gratuita pata toda la población. Una salud garantizada con impuestos a las grandes fortunas y dejando de pagar la ilegal y fraudulenta deuda pública.

    ¡Salud pública universal y gratuita. Que la paguen los millonarios, los acreedores y el FMI!

    Te puede interesar: Ciencia y marxismo: un abordaje dialéctico de la salud pública







    Temas relacionados

    Coronavirus   /    Salud   /    Política

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO