×
×
Red Internacional

El ministro de Trabajo salió al cruce de La Nación y Clarín, pero terminó echando más dudas sobre el proyecto del gobierno y las cúpulas sindicales para crear organismos de “seguridad e higiene”. Cinco aclaraciones que oscurecen.

Lucho Aguilar@lukoaguilar

Lunes 11 de octubre | 12:00

La semana pasada Alberto Fernández, Héctor Daer y Hugo Yasky presentaron el proyecto de “comités mixtos de seguridad e higiene laboral”. Nadie sabe si se hará realidad. Hoy tiene un objetivo electoral. Pero Clarín y La Nación sacaron sus típicos titulares contra la “injerencia estatales en las empresas”. Dentro de las notas, poco y nada. Rumores de empresarios anónimos. Pero ese solo “amague” alcanzó para que el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, saliera corriendo a aclarar que “la tapa del diario la verdad es un exceso de imaginación, está hablando de otra cosa distinta a lo que es el proyecto de ley”. Fue en una entrevista a Víctor Hugo Morales en AM 750.

Entonces salió a bajarle el precio a la iniciativa. Mirá los 5 argumentos del ministro para calmar a los editores de la corpo y algunos empresarios.

1. En realidad es algo que deberíamos tener hace 20 años. “Lo único que hace es instalar una figura que es súper conocida en el mundo y muy vieja, que la OIT hace 20 años viene planteando que se debe instalar. La única novedad es que fija protocolos para casos de violencia de género” aclara Moroni.

2. Tranquilizador: el proyecto tiene sugerencias de abogados de la Unión Industrial. "Se puede desmentir y además cuando ustedes leen la nota, los dos empresarios que contestan no leyeron el proyecto, es un proyecto en el que se viene trabajando, en donde incluso hubo discusiones con abogados de la UIA, con sugerencias que hicieron", agrega Moroni.

3. Ninguna elección, es con los delegados que ya están. “La OIT hace 20 años viene planteando que se debe instalar, que es armar comités mixtos dentro de la empresa con los mismos delegados que ya están, esto no aumenta el número de delegados, para discutir las condiciones de higiene y seguridad de la empresa”.

4. Viene con trampa: la productividad. Para endulzar más a los empresarios, Moroni no tiene límites. “Hay muchas empresas que incluso van más allá, empresas en donde estos comités participan también en definir determinados criterios en la línea de producción, para que sean más eficaces. Discuten cláusulas de productividad, esto ya existe en muchísimas empresas, es una excelente herramienta, es un lugar de canal de negociación”.

5. En Santa Fe y Buenos Aires ya existen aunque no queda claro para qué sirven. Dice Moroni que “es un exceso de imaginación. No hay intervención estatal de ningún tipo. Les pongo como ejemplo: las dos provincias más industrializadas del país, que son Santa Fe y Buenos Aires, tienen una ley casi igual hace diez años”. Ya mostramos los resultados de los comités en Santa Fe: los accidentes, enfermedades y muertes en las aceiteras, la agroindustria y la metalurgia son moneda corriente. Durante la epidemia los empresarios hicieron lo que quisieron en esa provincia. Lo que sucede en la Provincia de Buenos Aires merecería una nota aparte. Existe una ley desde 2012, pero es casi "fantasma". Tanto que el último año el ministerio provincial sacó una disposición para que las empresas y sindicatos registren sus comités mixtos. "La década perdida" podríamos llamarla. En realidad la única ley que existe es la dictadura patronal que causa la muerte de cientos de jóvenes en fábricas del neumático, metalúrgicas, líneas de colectivos, papeleras, obras en construcción, tercerizadas de servicios o delivery, como lamentablemente tenemos que reflejar seguido en La Izquierda Diario.

Suficiente ilustración. Como analizamos cuando fue presentado, la propuesta de comités mixtos de “comités mixtos de seguridad e higiene laboral”, nos preguntábamos sobre sus límites y engaños, cerrando con la pregunta: ¿la salud obrera en manos de la burocracia y las empresas? Y hacíamos 5 críticas al proyecto, exigiendo a la CGT y la CTA que hagan asambleas para discutir cómo cuidar las vidas trabajadoras.

Las declaraciones de Moroni tranquilizan a Clarín, La Nación y los empresarios, pero nos dejan más preocupados a nosotros.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias