×
×
Red Internacional

A la Cámara de Apelaciones de Bahía Blanca no le importa mantener a jóvenes presos aún cuando se comprobó que la denuncia que dio origen a la causa penal por supuesto “narcotráfico” nunca existió. Rechazó el planteo respecto de la arbitrariedad de las prisiones preventivas.

Viernes 11 de junio | 19:26

La Cámara, integrada por los jueces Gustavo Ángel Barbieri y Pablo Hernán Soumoulou, el 1 de junio emitió una resolución, a la cual desde este medio tuvimos acceso, por la cual rechazó los recursos de los abogados defensores y confirmó la prisión preventiva de los 14 jóvenes, oriundos de Puán (localidad bonaerense con cerca de 4,800 habitantes) a casi 6 meses de su detencion.

Esto ocurrió casi al mismo tiempo que el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas presentaba un proyecto de ley llamado “Marco regulatorio para el desarrollo de la industria del cannabis medicinal y el cáñamo industrial”. Algo que promete negocios para algunos, pero no soluciona el grave problema de la criminalización.

Esta es una causa basada en su foja 1 en una denuncia que el propio denunciante señala como falsa. Este joven, Kevin Torres, además denunció el hostigamiento durante 8 años sufrido por parte del policía que introduce su testimonio en la causa.

Te puede interesar: Detenidos de Puan: a 5 meses denuncian la causa armada, exigen nulidad y excarcelación

Varios de los abogados, en los recursos interpuestos para pedir el cese de las prisiones preventivas, señalan la falta de pruebas más allá de la interpretación que hacen los fiscales de mensajes telefónicos, el carácter de "plantines" que tiene el cannabis secuestrado, en algunos casos en cantidades realmente irrisorias (por ejemplo, 5 plantines en etapa de crecimiento, en el caso de Diego Krieger, seguramente sin carga de THC). En el caso de Nicolás Lupin además el joven cuenta con un certificado de uso medicinal, algo que la justicia omite completamente.

La Cámara, reivindicando el accionar del fiscal Mauricio Del Cero y el juez Guillermo Mercuri, reafirma que aún "si se reconociera" la falsedad de la denuncia inicial, se habrían recolectado pruebas por otras vías. Y una vez más intentan sembrar dudas sobre familiares de los jóvenes detenidos, como si ellos hostigaran al testigo, ignorando incluso que el propio Kevin Torres pidió en repetidas denuncias a la justicia que le brinden protección ante el hostigamiento policial.

Parece que para la Cámara se hallaría probada la "culpabilidad" de los acusados, destruyendo el principio de la presunción de inocencia en una causa que carece de condena firme, en la que se juzga a jóvenes de origen humilde, trabajadores, en algunos casos sostenes de hogar, que no presentan riesgo de fuga ni podrían obstruir la investigación. Uno de ellos incluso se habría entregado voluntariamente al saber que estaba siendo buscado.

Las familias vienen denunciando hace meses el uso político que realizó Sergio Berni de esta causa armada, mostrando en un spot filmaciones de cómo los efectivos policiales rompían las puertas de sus casas, tergiversando e inventando información como si se tratara de una "peligrosa bada narco" organizada, cuando algunos de los detenidos no tenían contacto entre sí antes de su procesamiento. Incluso hablando del secuestro de armas, cuando se trataría de un arma de caza (en un pueblo rural, donde esa es una activdad habitual) que estaba además en desuso, no funcionando.

Desde este medio rechazamos completamente el uso de las prisiones preventivas que mantienen privados de su libertad a miles de jóvenes de los sectores populares por ser consumidores, o como mucho por "narcomenudeo", sin condena firme. La aplicación de la nefasta Ley de Estupefacientes no toca a los verdaderos narcos, cómodos en sus casas lujosas, actuando en cooperación con las fuerzas represivas y la justicia. El prohibicionismo de las drogas sólo los favorece a ellos y sus negocios.

Te puede interesar: ¡Basta de vender humo! piden que Alberto Fernández indulte a cannabicultores condenados

Queremos hacer propias las palabras pronunciadas en marzo, en el marco de un conversatorio junto a Cristina Castro (madre de Facundo) y Carla Lacorte (sobreviviente de gatillo fácil, dirigente del PTS y miembra del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos), por Fabiana Herrero, la mamá de Nicolás Lupin:

"Estamos en un sistema en el que no hay lugar para los jóvenes, hoy los jóvenes para el sistema sobran, todo es muy precario, y en esa alianza entre el Estado, la policía, los narcos y los jueces, se persigue a los jóvenes por el autocultivo, sea para uso medicinal como en el caso de mi hijo o para recreación, y es la forma en que el estado los controla."




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias