Política

LEGISLATURA DE CÓRDOBA

Pihen y sus medallas

En la sesión legislativa del miércoles 11/02, el Secretario General del gremio de los empleados públicos (SEP), José Pihen, también legislador delasotista, impulsó una reforma menor a la ley nº 7625 que rige a los trabajadores del sector de la salud para intentar mostrarse defendiendo los intereses de los trabajadores.

Guillermo Torrent

Asesor legislativo FIT - Córdoba @Guillotadas

Viernes 13 de febrero de 2015 | Edición del día

La sesión del miércoles 11 de febrero en la Legislatura cordobesa, aparentaba ser de rutina hasta que comenzó a entrar un grupo de afiliados al Sindicato de Empleados Públicos, dirigidos por José Pihen. Pihen es legislador de Unión por Córdoba y fiel defensor de las políticas delasotistas que degradan diariamente las condiciones de trabajo de los empleados públicos.

Y si Pihen no fuera uno de esos personajes que están acostumbrados a manejarse con una impunidad y caradurez tal, que a veces es rayana con el ridículo, esta nota no tendría razón de ser.

En la última sesión, el “legislador” Pihen montó un circo, con aplaudidores incluidos, para presentar un “proyecto de ley” que modifica el artículo 105 de la Ley Provincial nº 7625, aquella que rige el desempeño laboral del área de Salud Humana.

¿En qué consistía la “humilde” iniciativa del “Pepe” Pihen? En que el artículo 105 bis, sea incorporado a la ley ya existente para que todo trabajador de la salud reciba, tras 30 años de servicio, una medalla en su “homenaje” por los servicios prestados, del mismo modo en que la reciben todos los empleados públicos que él dice defender.

Laura Vilches, docente y legisladora del Frente de Izquierda – PTS que apoyó la incorporación de tal modificación, al mismo, tiempo fue tajante al denunciar el carácter simbólico de una condecoración otorgada mientras se vulneran cotidianamente los derechos de los trabajadores de la salud.

Vilches cruzó duramente las declaraciones de Pihen que en la misma argumentación de su propuesta reconoció algo insólito: “es la única vez que en su vida laboral que el estado, al cual sirven y por cuya tarea hacen posible que los servicios públicos del estado se presten a la población, es la única – digo- vez en su vida laboral que alguien les dice: ‘tomá, reconocemos que treinta años has estado trabajando y poniendo tu mejor esfuerzo’ ”.

Luego de semejante confesión por parte del Secretario general del SEP, el supuesto defensor de los trabajadores ante su patrón, el Estado provincial, Pihen dedicó unas buenas parrafadas a atacar a la banca del Frente de Izquierda por colocarse del lado de los trabajadores que desde hace años denuncian el vaciamiento de los hospitales, la falta de insumos y medicamentos, la precarización laboral y últimamente, la persecución y criminalización de quienes salen a luchar. Así, la “reflexión” de Pihen, tal como la tituló, estuvo destinada a reivindicar la patoteada a los trabajadores del hospital Misericordia que reclamaron en octubre de 2014 la miseria de un bono de fin de año que no les alcanzaba para recomponer el salario carcomido por la inflación.

La propuesta de la medalla se transformó así en una excusa para defender sus métodos de patota contra los trabajadores que luchan, y atacar a la izquierda que los denuncia, porque cada vez, los sindicalistas como Pihen, voceros del gobierno de De la Sota, tienen menos para ofrecer a los trabajadores.

Así lo manifestó la legisladora Vilches, quien respondió a Pihen en duros términos: “Si el reconocimiento a las tareas que realizan diariamente los trabajadores de la salud se va a realizar sólo una vez en 30 años y con una medalla, me permito diferir completamente con ese criterio, justamente, por eso mismo, entendemos que la defensa y el reconocimiento de las tareas de los trabajadores de la salud debe ser cotidiano, en cada una de las horas y los momentos de trabajo. Y ese reconocimiento tiene que ver con tener salarios dignos, condiciones dignas de trabajo (…) con no estar bajo condiciones precarias, como monotributistas, trabajando en las peores condiciones; en realidad, están sosteniendo la salud pública con su cuerpo diariamente.” “Pero no me causa sorpresa la defensa que ha realizado el legislador preopinante a tono con el Gobierno, que mantiene el estado de la salud pública en estas condiciones descriptas anteriormente, que defiende su política de salud pública con métodos patoteriles –como hemos denunciado desde esta banca - contra quienes se animan a denunciar esas situaciones de los hospitales públicos…”

Y para darle la razón a la legisladora, la barra que Pihen llevó para que lo aplauda, hizo honor a sus métodos poco democráticos abuchéandola durante su intervención, al punto de que la propia vicegobernadora que presidía la sesión, tuvo que ponerlos en órbita señalando que aquí estamos en la “casa de la democracia y se respetan todas las ideas políticas”.

Es evidente de qué lado están los legisladores del PTS y el Frente de Izquierda y de qué lado los burócratas sindicales como Pihen. Que el dirigente de uno de los principales gremios de la provincia haya usado esta burda excusa para tratar de mostrarse “apoyado” por los trabajadores habla del desprestigio de estos personeros de De la Sota en el movimiento obrero y que la bronca que se expresa periódicamente en las asambleas de base de los hospitales, tiene fundadísimas razones. De lo que se trata, es de organizarla para desplazar a los que cargan las medallas delasotistas como homenaje por traidores de las luchas obreras.







Temas relacionados

Laura Vilches   /    FIT   /    Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS)   /    Córdoba   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO