×
×
Red Internacional

La inflación está licuando los ingresos de los asalariados y sectores populares. ¿Por qué suben los precios? ¿Por qué las medidas del Gobierno no son efectivas? Opinan Sergio Arelovich, docente de UNR y director de MATE y Camila Barón, economista UBA y columnista en Las 12.

Lucía Ortega@OrtegaLu_

Miércoles 26 de mayo | 11:59
📈 PANORAMA ECONÓMICO | ¿Por qué aumentan los precios? - YouTube

En los últimos meses la inflación no dio tregua. De acuerdo al Indec el nivel promedio del Indice de Precios al Consumidor acumuló 17,6 % en lo que va de 2021. En cuanto a los alimentos la inflación fue superior, un 18,7 % con rubros como la carne donde se registraron cortes con aumentos de más del 25 %.

Si continúa esta tendencia de un promedio mensual de 4,1 % como sucedió en abril, el 2021 terminaría con 60 %. No obstante se espera cierta ralentización (aunque sin descartar sobresaltos llegando a la fecha de los comicios), el relevamiento de expectativas del Banco Central arroja un 47,3 % anual en diciembre.

¿Por qué suben así los precios? Lo primero a tener en cuenta es que Argentina tiene particularidades que sobresalen del resto del mundo, siempre dentro del ranking de los países con niveles históricamente altos de inflación. En Estados Unidos ahora la preocupación es porque registró su inflación más alta desde 1982, de un 4,2 % interanual, que es lo que Argentina tiene en forma mensual.

Entonces, además de mirar las tendencias generales del capitalismo, hay que tener en cuenta que en nuestro país hay cuestiones estructurales particulares que deben observarse.

Te puede interesar: La gran estafa: ¿cuáles son las causas de la inflación en Argentina?

Resumidamente hay un factor fundamental y gravitante que tiene que ver con el impacto de las devaluaciones, es decir, los saltos en la cotización del dólar. Esas devaluaciones encarecen productos importados que luego van teniendo un efecto en cadena en los procesos productivos (y donde se abre una puja entre sectores del capital para ver quien saca más provecho y puede trasladar estos aumentos hacia sus mercancías de venta). Ante cada devaluación, los empresarios buscan que el último precio en despegar sea el salarial.

Pero ahora el dólar está relativamente “planchado”, el Gobierno está buscando mantenerlo así para evitar su traslado a precios (a base de garantizar una alta rentabilidad especulativa en el mercado de bonos para planchar el dólar paralelo en el segmento Contado con Liquidación, que le cuesta divisas al Banco Central) y también tiene la ayuda de la entrada de dólares de la soja y exportaciones.

También el Banco Central viene conteniendo la emisión monetaria en términos reales (mediante más deuda con los bancos emitiendo Leliq), por lo cual este argumento basado en la emisión monetaria que suele esgrimirse por los liberales, no tiene mucho asidero para explicar la escalada inflacionaria ahora.

¿Entonces? Con el dólar y la emisión monetaria planchados, ¿qué hace subir los precios?

Camila Barón, economista de la Universidad de Buenos Aires, investigadora sobre distribución del ingreso y reproducción social, militante feminista y columnista en Las 12, explicó que "sin duda para pensar lo que está sucediendo con el índice de inflación actual hay que mirar qué pasa con el precio de los commodities, con los precios internacionales, que están llevando al alza el precio de los alimentos en Argentina. (...) No es solamente el precio de la carne sino el de los granos y todos los derivados, que tienen un fuerte impacto en la canasta alimentaria y eso impacta fuertemente en los bolsillos de les argentines y una caída del salario real muy importante".

Efectivamente, el impacto de los precios internacionales es un elemento clave para explicar la inflación local de estos meses.

Otros aspectos que vienen sumando leña al fuego son la convalidación de aumentos en los combustibles por el Gobierno que ya suman más de 28 % en el año, siendo un insumo fundamental de la energía y el transporte que encarece los costos productivos. Asimismo, el efecto de los aumentos convalidados de prepagas, de tarifas de telecomunicaciones y otros regulados. Y también están actuando cierta inercia del año pasado por la suba del dólar el año pasado y el efecto de la emisión pasada.

El trasfondo que presiona al alza a los precios es la búsqueda de los empresarios de recuperar rentabilidad (o aumentarla) aprovechando las condiciones de cierto rebote de la actividad que hubo a principios de año después del derrumbe del 2020. Se muestran impotentes las medidas del Gobierno de acuerdos de precios con las corporaciones empresarias, que lejos están de ponerle un coto a la remarcación.

¿Qué medidas se podrían tomar contra la inflación?

"Pienso que es la hora de hacer varias cosas diferentes a las que se están haciendo hoy", indicó a La Izquierda Diario Sergio Arelovich, Docente de la Universidad Nacional de Rosario, coordinador de MATE (Mirador de Actualidad del Trabajo y la Economía) y asesor de la Federación de trabajadores del complejo oleaginoso y de la Asociación Bancaria. Sergio propone cuatro medidas:

"Que el Estado Nacional en la órbita inmediata de su actuación eleve el ingreso nominal de los salarios públicos, las prestaciones previsionales, las herramientas y programas sociales vigentes, tal que su poder de compra vuelva a ser el que tenía en noviembre de 2015, por poner un punto, con actualizaciones mensuales acompañando la evolución de los precios minoristas". Y aclara que "esto es posible de hacerlo con los ingresos fiscales actuales y los proyectados".

"La segunda es construir medidas de desestimulo de aumentos de precios. Medidas que tengan efectos de booomerang sobre las empresas. Que quienes aumenten sin razón verán subir todo al mismo ritmo o más rápido".

"La tercera cosa, cambiaría de enfoque en los acuerdos de precios y desenganche de los precios internacionales de los nacionales. Los resultados evidentemente son insuficientes. Un programa necesario de desdolarización de la economía debe ser el paraguas que albergue este recorrido".

"Por último, el control popular de los precios tiene que ser uno de los pilares, tanto en la órbita de los precios mayoristas como minoristas. Para esto hace falta la participación de las organizaciones sociales y la de los trabajadores y trabajadoras de las empresas en las cuales trabajan".

Te puede interesar: ¿Perdió el gobierno el GPS para contener la inflación?

También Camila Barón indicó que "más allá de los controles de precios" el Gobierno está intentando contener la inflación con dos elementos, "la contención del tipo de cambio evitando que se amplíe la brecha entre el dólar paralelo y el dólar oficial, y por otro lado, está manteniendo los subsidios a las tarifas". Estas dos cuestiones "hay que seguirlas de cerca, más llegado el período electoral". "Una manera más efectiva para contener la inflación, con estos precios de los commodities, habría que pensar si no es necesario revisar el esquema de retenciones que está quedando retrasado".

Hay efectivamente una necesidad de desacoplar los precios internacionales de los internos. Para ello, desde la izquierda se propone avanzar en un monopolio estatal del comercio exterior, una herramienta que además permitiría discutir directamente aspectos de soberanía nacional en cuánto exportar, qué importar, quién se apropia de la renta agraria, y no dejar esto en manos de las decisiones privadas de un conjunto reducido de empresas, basadas en especulaciones para elevar sus ganancias.

Los precios y los salarios son una disputa

La inflación expresa siempre una puja distributiva, y más en nuestro país. ¿Hasta qué límite se va a tolerar que los alimentos sigan subiendo tanto y los salarios alcancen para menos? Ese límite lo impone la lucha de clases.

Que los trabajadores reclamen por recomposición salarial, por aumentos de las jubilaciones y de las partidas sociales, también, por cláusulas gatillo para que los salarios se actualicen automáticamente ante la suba de precios, es lo que puede cambiar esa relación de precios entre el salario y el resto de los bienes. Las direcciones sindicales tienen una gran responsabilidad en dejar pasar este ajuste del Gobierno y las patronales.

Pero también, está la pelea por soluciones de fondo.

Comités populares de controles de precios junto con una estatización del control del comercio exterior que esté efectivamente dirigido por los trabajadores, son medidas que, en el marco de un programa integral, irían al grueso del asunto para combatir la inflación y la pérdida de poder adquisitivo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias