Política

JUICIO A GENOCIDAS

Presentan denuncia y piden la inmediata investigación del represor Miguel Etchecolatz

El colectivo de derechos humanos “Justicia Ya! La Plata” presentó una denuncia ante el Juzgado Federal N°1 a cargo del Juez Ziulu y ante la Unidad Fiscal interviniente en la causa López, solicitando la investigación urgente del ex director de Investigaciones de la Policía bonaerense, Miguel Osvaldo Etchecolatz tras la intimidación y amenaza realizada por el represor durante la lectura del veredicto en el juicio de La Cacha el viernes 24 de octubre en La Plata, en el que fue condenado a prisión perpetua por los delitos cometidos en dicho centro clandestino de detención.

María Luz Santos Morón

Abogada CeProDH // Integrante de la querella de Justicia Ya!

Jueves 30 de octubre de 2014 | Edición del día

La secuencia de los hechos fueron captadas por los fotógrafos y periodistas que estaban cubriendo la sentencia, observando a Etchecolatz con el papel en la mano en diferentes tramos de la audiencia y advierten cuando, al final de la lectura del veredicto, intenta acercase al tribunal. En dicho papel se hacía referencia a Jorge Julio López junto con la palabra “secuestrar”, líneas escritas de su puño y letra. Este accionar tiene una evidente intencionalidad intimidatoria hacia los familiares, víctimas y testigos de los crímenes de lesa humanidad, teniendo en cuenta la vinculación que guardan con la segunda desaparición de Jorge Julio López. Recordemos que su desaparición ocurrió en el marco del primer juicio a Etchecolatz en el año 2006 y que su secuestro fue anunciado de manera perversa por el propio imputado.

Este pedido de investigación al círculo de allegados del genocida y a la bonaerense viene planteándose desde el primer día en que desapareció López por parte de los organismos de derechos humanos independientes. Hay que destacar, que según lo informado por el propio gobierno, al momento del secuestro había nueve mil efectivos de la policía bonaerense en funciones y que participaron del genocidio en las filas de Etchecolatz. La apertura de todos los archivos de la dictadura es una demanda pendiente, que permitiría romper el pacto de silencio que reina entre los genocidas.

Por su parte los fiscales en el juicio de La Cacha hicieron una denuncia por el delito de intimidación pública ante el Juzgado Federal de turno, presentando las filmaciones de la audiencia del viernes pasado captadas por las propias cámaras del Tribunal Oral interviniente.

La impunidad en la causa López, en la cual aún no hay ningún imputado y continúa desaparecido, es la que permite que nuevamente este represor amenace con total cinismo en el medio de la audiencia mientras se lo condena por los crímenes más atroces. Es inadmisible que esto suceda. Resulta imperioso que se lo investigue por las intimidaciones, se controle estrictamente a los allegados a los genocidas de La Cacha y se juzgue a los responsables del secuestro y desaparición de Jorge Julio López.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO