Provocación contra el matrimonio igualitario: un cura emitió por TV un mensaje de odio

A través de la señal de Telefé Santa Fe el mismo día en que se celebraba en todo el país el décimo aniversario por la sanción en el Congreso de la Ley de Matrimonio Igualitario, el párroco Ceschi volvió a arremeter contra las personas LGTBI. No sorprende de la jerarquía eclesiástica, ni tampoco de este cura antiderechos de larga data.

Lunes 20 de julio | 12:54

Foto: Página 12

En su segmento “reservado” de todos los días en ese canal de televisión de la localidad de San Lorenzo, Ceschi emitió a miles de personas sus mensajes antiderechos, homofóbicos y discriminatorios para las personas que viven su sexualidad por fuera de la heteronorma patriarcal.

Entre los repudiables y aborrecibles dichos del cura, tristemente destacan algunos como “Es muy doloroso tener un hijo o una hija con esa desviación” o la provocadora pregunta que deslizó: “¿Le gustaría tener un hijo o una hija homosexual?".

Acto seguido recomendó “terapias de conversión” para los gays, lesbianas, bisexuales y trans. Prácticas que, con sólo situarse por fuera de la ideología medieval, resultan una idea que atenta contra los derechos elementales de las personas y que asimismo son declaradas por la ONU como “crueles, inhumanas y tortura”.

Ceschi es ya un reconocido por su activismo anti-derechos. Al cumplirse tres años de la sanción del la ley de Matrimonio Igualitario (LMI), sostenía en transmisiones televisivas que “no puede haber matrimonio entre dos personas del mismo sexo ya que ‘matrimonio’ tiene que ver con la matriz ’mater’ que significa madre”.

Este mismo párroco había tenido repercusión años atrás al atacar de forma discriminatoria a la vedette Flor de la V, calificándola de “monstruo”, y señalando las lesbianas y gays como personas con una “desviación” y que no son normales.

Los dicho de Ceschi emitidos por el canal de Telefé (que luego salió a “disculparse” y tuvo que levantar esa emisión) no son más que la expresión de la posición de la Iglesia Católica, institución ferviente enemiga de la ampliación de derechos en las sociedades, con su dogma privado como justificación.

Hace diez años, cuando el Congreso aprobaba y sancionaba la LMI, la Iglesia Católica, con Bergoglio a la cabeza, puso en marcha todo su aparato ideológico y material para evitar que dicha ley, impulsada por las organizaciones LGTBI, fuera sancionada.

Leé también A diez años de la conquista del matrimonio igualitario y la “guerra de Dios”

En aquel contexto, el hoy Papa Francisco calificó a ese proceso de debate que se estaba dando en la sociedad argentina como una “guerra de Dios”, utilizando semejante figura para lograr poner a sectores de la población en contra de que las personas homosexuales, bisexuales o trans pudieran acceder a los mismos derechos que el resto de la población.

Te puede interesar [Dossier] A diez años de la conquista del matrimonio igualitario en Argentina

Lo mismo se vio en 2018 cuando se debatía el derecho al aborto. Allí, tanto la Iglesia Católica como la Evangélica, movilizaron y pusieron todo su aparato en contra de que las mujeres y cuerpos gestantes puedan acceder al aborto legal, seguro y gratuito.

Donde se ve la posibilidad de una ampliación de derechos en esta sociedad desigual, los dogmas eclesiásticos están ahí para oponerse e intentar imponer sus creencias privadas a las sociedad en su conjunto. La necesidad de la separación de la Iglesia del Estado sigue siendo algo crucial.







Temas relacionados

#SeparacionDeLaIglesiaYElEstado   /    Santa Fe   /    Matrimonio igualitario   /    Matrimonio gay   /    Telefe   /    Iglesia y dictadura   /    Jorge Bergoglio   /    LGTBI   /    Iglesia evangélica   /    Papa Francisco   /    Iglesia Católica

Comentarios

DEJAR COMENTARIO