×
×
Red Internacional

La pandemia profundizó la crisis de la educación pública, que viene desde hace décadas. Falta de recursos y conectividad, escuelas rotas, precarización laboral, bajos salarios y expulsión educativa de miles de chicos que dejan de ir a la escuela completan un escenario que recorre todo el país. Los debates de cara a las elecciones legislativas y las propuestas del Frente de Izquierda Unidad.

Nathalia González SeligraDocente | Secretaría de organización Suteba La Matanza

Martes 17 de agosto | 15:15

En la provincia de Buenos Aires se concentran más de 4 millones de niñes y adolescentes que asisten a escuelas primarias y secundarias de gestión estatal y privada, muchas subvencionadas por el Estado (el 73% de las escuelas privadas están subvencionadas)

La pandemia y la suspensión de la presencialidad puso en evidencia una crisis estructural de años de distintos gobiernos, Macri y Vidal ajustaron la educación con el presupuesto más bajo en años.

Kicillof mantuvo esos presupuestos; la pobreza y la crisis social se profundizaron. Más de 300000 estudiantes no tuvieron continuidad pedagógica en lo que va de pandemia por falta de recursos y miles de ellos se vieron expulsados de la educación. Mientras esto ocurría vimos por un lado un gobierno que promovió los vacunatorios VIP, las fiestas en la quinta de Olivos; y por otro lado, las y los trabajadores de la educación esenciales sostuvimos como pudimos la continuidad pedagógica con nuestros recursos, con salarios devaluados, con sobrecarga laboral y con más de 50 mil compañeros sin trabajo o precarizados.

La pandemia del ajuste

Lejos quedaron las promesas del Frente de Todos de revertir la crisis que dejó Vidal y Macri. Muchas y muchos trabajadores de la educación esperanzados confiaron en estas promesas, pero hoy ven que la situación para las familias trabajadoras en la provincia empeoró. En el conurbano la pobreza alcanzó al 51% y si ponemos la mirada en la niñez, nuestros estudiantes, sube a 72,2% .

Esto lo vimos en nuestras escuelas, donde no solo creció la demanda de vacantes porque las familias no pueden sostener cuotas de colegios privados sino que aumentó la demanda de cupos de comedor a lo que el gobierno destina $63.33 por alumno cada día, incluso muchos son parte de esas familias sin techo como en Guernica, de las recuperaciones de tierra en La Matanza o en Berisso que en estos días el gobierno desalojó con represión .

Las decisiones políticas y sociales del gobierno nacional y provincial no beneficiaron a los más vulnerables. Quienes sí se beneficiaron fueron los banqueros, los empresarios del campo, las empresas de servicios esenciales y el FMI. En lo que va del año el gobierno de Alberto Fernández pagó más de $215 mil millones en concepto de deuda, 60 veces más de lo que se destina a las becas Progresar para estudiantes secundarios.

Por eso indigna escuchar el coro de grandes empresarios como el gerente de Toyota que dice no poder encontrar 200 jóvenes con secundario concluido, mientras hay cientos de miles que esperan ser contratados en cualquier laburo, luego de terminar el secundario con mucho esfuerzo. Y más de un millón fueron condenados a quedar fuera de la escuela por no tener recursos.

No podemos permitir que la perspectiva de futuro para nuestros estudiantes sea la de un trabajo precario y la educación como un privilegio. Ni tampoco la salida que ofece la derecha que se dice libertaria, pero quiere condenarla a la esclavitud de la libertad de los empresarios y la explotación.

Te puede interesar: Nathalia Seligra: "Las tareas de apoyo escolar en los hogares aumentaron un 66% y en su mayoría recaen en mujeres"

Los muchachos de siempre

Por supuesto que nada de esto fue posible sin la inestimable ayuda de los dirigentes sindicales que se quedaron de brazos cruzados viendo como avanzaba la crisis. Desde la rancia CGT hasta los obsecuentes dirigentes de la CTA. Ya veníamos del gobierno de Macri y Vidal, donde exigíamos luchar por nuestras demandas y nos contestaban “hay 2019”.

Y este último año y medio, la conducción de Baradel y la Celeste hizo la plancha y se limitó a poner el sindicato al servicio del gobierno dejando pasar la precarización, y la degradación de nuestro salario y la educación.

Hoy llaman a votar al Frente de Todos y reproducen la campaña electoral del gobierno: “ vamos a estar mejor”, aunque no dicen cómo. Todo este tiempo que peleamos por las condiciones de seguridad e higiene en las escuelas, por las obras de infraestructura que desde el crimen social de Sandra y Rubén están sin realizarse, por salario y conectividad para educación a distancia, lo hicimos autoorganizandonos desde las escuelas, poniendo comités de seguridad e higiene coordinandonos con las seccionales Multicolor, a los dirigentes de SUTEBA y CTA no se les movió un pelo.

Trabajar menos, trabajar todes

Cientos de trabajadores de la educación que estamos en pié de lucha defendiendo la educación pública, hoy integramos las listas del Frente de Izquierda Unidad junto a Nicolás del Caño y Romina Del Plá, en mi caso como precandidata a diputada nacional; somos parte de la lista Multicolor a nivel provincial y de las conducciones de seccionales de Suteba recuperadas.

¿Cómo enfrentamos la desocupación, la precarización y la sobrecarga laboral?

Hay que afectar las ganancias de los capitalistas que son los que más ganaron y repartir las horas de trabajo, para trabajar menos y trabajar todes.
¿Dónde está dicho que no se puede reorganizar el sistema educativo? Con una jornada laboral de 6 hs (4 hs frente al curso y 2 dedicadas a tareas pedagógicas y formación), con un salario igual a la canasta familiar y creación de cargos para todos los compañeros docentes y auxiliares que trabajaron en suplencias o planes precarizadors.

Esta sería una medida que nos permitiría priorizar la calidad educativa, sin trabajadores sobrecargados o desocupados, ningún estudiante sin docente. Donde las y los trabajadores de la educación podríamos dedicarnos más a la preparación de las clases, tener tiempo para la capacitación y formación, para el ocio e incluso para la familia u otras actividades que son una utopía inalcanzable hoy trabajando dos y tres cargos para llegar a fin de mes.

Obviamente que esto plantea aumentar el presupuesto educativo, no seguir las recetas del FMI y priorizar la vida de millones antes que los intereses de unos pocos.

Además es imperioso destinar presupuesto para la construcción y arreglo de escuelas, recursos para enseñar y aprender, conectividad y dispositivos, becas y aumento en calidad y cantidad del SAE ( servicio alimentario escolar)

El proyecto de Yasky: ¿demagogia de campaña o pelea en serio?

Hugo Yasky presentó un proyecto de ley en el Congreso para limitar la jornada laboral a 8hs. Este proyecto es muy limitado, ya que no plantea crear miles de puestos de trabajo para quienes estén desocupados, alivianando cualitativamente la jornada de trabajo de millones, ni tampoco dice nada de no afectar el salario, ni mucho menos llevarlo al valor de la canasta familiar que es lo que necesitamos. Incluso para persuadir a los empresarios de su proyecto, dice que “ayudaría a aumentar la productividad”!

Yasky no dice nada de cómo imponer la reducción de la jornada laboral que ya el propio Ministro de trabajo Kulfas, los empresarios como Funes de Rioja, y hasta dirigentes de la CGT pusieron el grito en el cielo en contra de abrir esta discusión.

Sabemos que para lograr cualquier demanda de la clase trabajadora o cómo hicimos con el derecho al aborto las mujeres, no alcanza con presentar un proyecto en el Congreso. Hace falta ganar fuerza desde cada lugar de trabajo, desde cada escuela, incluso podríamos unir la organización y la lucha desde otros sindicatos que también integran la CTA en asambleas y plan de lucha comunes, para extender esta demanda a los gremios de base de la CGT contra su dirección traidora y propatronal que ya salió a rechazar la reducción de la jornada como voceros de los empresarios.

Entonces si Yasky de verdad quiere reducir la jornada de trabajo que el gobierno que él apoya e integra, debe romper con la subordinación al gobierno y convocar a debatir como imponer esta demanda tan necesaria desde abajo, en las calles como ha impuesto la clase trabajadora sus demandas, tenemos que pelear por una jornada laboral de 6hs para docentes (4hs frente al curso +2hs) y auxiliares con salario igual a ala canastas familiar, con plenos derechos, sin precarización.

Para fortalecer esta demanda y nuestra organización te llamamos a que te sumes a dar con nosotros la pelea por fortalecer a la izquierda, que en los sindicatos, en las calles, en el congreso siempre estamos del lado del pueblo trabajador, nunca de los poderosos y sus gobiernos.

Necesitamos que el Frente de Izquierda Unidad emerja como tercera fuerza política y eso depende que demos la pelea juntos en cada escuela , en cada barrio, en cada sindicato, para concentrar el voto de izquierda y ganar a quienes están descontentos para transformar el descontento, la bronca en una fuerza que se plante ante el ajuste y el FMI, que viene por más.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias