Sociedad

CIENCIA

¿Qué significa el nuevo aporte del Malbrán a la investigación mundial del coronavirus?

Este martes el instituto obtuvo los primeros genomas completos de cepas de coronavirus provenientes de pacientes argentinos, aportando al reservorio de Global Initiative on Sharing All Influenza Data (GISAID) que ya cuenta con secuencias de Brasil, Chile, Colombia, Ecuador y Panamá, entre otros países. ¿Por qué es importante?

Lihuen Eugenia

Redacción Ciencia y Tecnología

Miércoles 8 de abril | 14:09

Este martes los trabajadores del Departamento de Virología del Instituto Malbrán anunciaron que lograron la secuencia de tres genomas de coronavirus a partir de muestras de pacientes argentinos. El análisis y la comparación de las mismas con las secuencias aportadas por otros países permite el estudio de las cepas locales y sus vinculaciones con las que circulan globalmente.

Rutas del SARS-Cov-2. Fuente: Nextstrain.org

Desde que China secuenció el genoma de SARS-Cov-2 el 14 de enero y lo cedió a la OMS, todos los países cuentan con la información necesaria para realizar testeos y reactivos en sus respectivos laboratorios. Sin embargo, los virus (sobre todo los de ARN) tienen una alta tasa de mutación, por lo que el seguimiento y estudio de las diferentes cepas (poblaciones dentro de la misma especie) resulta importante para conocer la evolución del virus, las rutas de dispersión de un país a otro y la presencia o no de cepas locales

El Global Initiative on Sharing All Influenza Data, GISAID, (Iniciativa mundial para compartir todos los datos de influenza) recopila las secuencias que envían los países en una librería abierta que permite hacer rastreos genómicos de la propagación del SARS-Cov-2, como los que realiza la plataforma Nextrain.

En el caso de nuestro país, el estudio de tres genomas de muestras de pacientes locales indica que las cepas proceden de Estados Unidos y Europa.

La crisis desatada por la pandemia obliga a los Estados a compartir la información científica que habitualmente se encuentra mercantilizada mediante patentes que impiden la circulación abierta. Es necesario un caso extremo en el que el propio capitalismo tambalea para que se muestre en todo su esplendor la mezquindad que este sistema fomenta. A la ciencia por y para el mercado es fundamental contraponerle una ciencia no mercantilizada, por y para el pueblo trabajador.







Temas relacionados

Instituto Malbrán   /    Covid-19   /    Coronavirus   /    Ciencia   /    Ciencia y Tecnología   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO