×
×
Red Internacional

PANDEMIA.Quilmes: Confirman caso de Covid19 en preso de la comisaría cuarta

La dependencia policial de Solano tiene 60 detenidos cuando su capacidad es para 13. El hacinamiento en las comisarías como sentencia de muerte en el marco de la pandemia. Cárceles, comisarías y privilegios de clase.

Carla LacorteIntegrante del CeProDH | Dirigente del PTS

Jueves 18 de junio de 2020 | 14:43

En la mañana de este jueves trascendió la confirmación de un caso positivo de Covid 19 en un preso alojado en la comisaría 4ª de San Francisco Solano, Partido de Quilmes. Asimismo, y según la misma fuente, en la dependencia hay 60 detenidos cuando la capacidad máxima del lugar es para 13 personas, lo que constituye una superpoblación del 460%. De esta manera las condiciones de hacinamiento, ya de por sí gravísimas, propician la posibilidad de un enorme foco de contagios.

No es la primera vez que se denuncia el hacinamiento en la Comisaría Cuarta. Ya el 12 noviembre de 2019 familiares de los detenidos informaron que había 49 detenidos. También en esa oportunidad se denunciaron golpizas por parte de la policía que los uniformados trataban de hacer pasar como “enfrentamientos entre presos”.

La situación de la Comisaría Cuarta no es una excepción en el distrito. A principios de junio, y tomando en cuenta el agravante que implica el hacinamiento para el contagio del coronavirus, la Comisión Provincial de la Memoria presentó un hábeas corpus pidiendo la clausura de la Comisaría Quinta de La Cañada, que en marzo tenía 22 presos alojados y en abril 19 cuando solo tiene capacidad para cuatro. Durante el último año la dependencia citada tuvo una superpoblación que osciló entre el 400 y el 650%

Quizá te interese: "Tras los muros, sordos ruidos: en cárceles y comisarías bonaerenses todo sigue mal"

Las condiciones de hacinamiento de los presos en estas comisarías son solo un botón de muestra de la situación de las dependencias policiales en general. En la amplísima mayoría de los casos los calabozos están llenos de presos por delitos menores y sin juicio, hijos del pueblo trabajador que no pueden pagarse un abogado. Esta situación se vuelve gravísima en el marco de la pandemia cuando la concentración de personas sin las mínimas condiciones sanitarias es prácticamente una sentencia de muerte.

A esto hay que agregar las atribuciones especiales otorgadas por el gobierno de Kicillof a las fuerzas represivas, que con Berni a la cabeza, ha redundado en el envalentonamiento de la policía con la consecuencia de una multiplicación geométrica en el número de detenidos. Y lo que es más grave, un enorme incremento de los casos de brutalidad policial y gatillo fácil.

Muy distinto es el caso de los empresarios que van presos, como ocurrió con el dueño del Frigorífico El Federal, que violó la orden de clausura de la empresa con un obrero fallecido y ocho contagiados, y tuvo en tiempo récord la prisión domiciliaria por poder pagarse un letrado.

Si hay dos lugares en los que los privilegios de clase se pueden ver nítidamente es en las comisarías y en las cárceles. En estas últimas, y según el propio Servicio Penitenciario Bonaerense, el 60% de los reclusos se encuentra en esa situación sin haber tenido ninguna instancia de juicio. Son miles de presos con delitos menores, muchas veces originados en situaciones de pobreza extrema, que no pueden pagar un abogado. La consecuencia es que en las cárceles bonaerenses, que tienen capacidad para 24000 internos, en este momento hay más de 44.000 presos, es decir casi el doble, una situación de hacinamiento total que durante la pandemia puede producir estragos.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias