×
×
Red Internacional

Cintia Reynaga fue despedida por segunda vez en dos meses, el pasado 23 de marzo, luego de una constante persecución por parte de las autoridades del hospital San Bernardo de la Capital. Lejos de resignarse, pelea por su reincorporación.

Martes 6 de abril | 20:25

Cintia Reynaga es una joven enfermera precarizada que desde septiembre hasta el pasado 23 de marzo cumplió funciones en el principal nosocomio de Salta. Había sido contratada junto a otros 200 trabajadores, en el marco de la emergencia sanitaria por la covid-19. Un contrato que, como denunció ella reiteradas veces, fue sin papel alguno.

A fines de enero, junto a otras enfermeras fue despedida para luego ser reinstalada, tras dos semanas de lucha. Ahora, se encuentra en una nueva pelea por su reincorporación y ha escrito una carta para difundir su historia, que acá reproducimos.

Además, junto a distintas organizaciones está impulsando una juntada de firmas solidaria.

Carta Abierta a todos los trabajadores, a mis compañeros de trabajo, gremios y a la comunidad del Hospital San Bernardo

BASTA DE PERSECUCIÓN, REINCORPORACIÓN YA

En septiembre del 2020, transitando el pico de la pandemia, el Hospital San Bernardo contrató 200 trabajadores de distintas áreas para cubrir la falta de personal, sin obra social ni contrato alguno ya que muchos trabajadores de la primera línea estaban infectados, al mismo tiempo que en nuestra provincia se incrementaban los casos de COVID- 19.

En el mes de febrero, 35 trabajadores de enfermería fuimos despedidos por la gerencia del Hospital a cargo del Dr. Salomón, lo que nos llevó a tomar medidas de lucha en las puertas del nosocomio exigiendo la reincorporación. En la medida que el conflicto empezó a tomar repercusión pública, logramos que se abran instancias de negociación con la gerencia del Hospital, después de distintas reuniones con el Dr. Salomón y el gremio UPES, de las cuales en algunas pudimos estar presentes algunos despedidos. Producto de la lucha de conjunto que llevamos fue que conseguimos que nos reincorporaran.

Desde el día en que volvimos a trabajar fuimos sujetos a persecución y maltrato que culminan con mi segundo despido, el 23 de marzo del 2021. Esto no es más que otra muestra de cómo el Gobierno provincial de la mano del Ministro de Salud Esteban buscan amedrentar y aleccionar a los trabajadores que se organizan para luchar contra los contratos basura, salarios de miseria y la precarización laboral. Mientras que ellos administran vacunas y les designan puestos de trabajo por acomodo a familiares y amigos del poder.

Los y las enfermeras que empezamos a trabajar nunca firmamos un contrato y facturamos como monotributistas, de esta forma el Estado y el Hospital encubren un fraude laboral. En los últimos días, el Gobierno provincial de Gustavo Sáenz anunció el pase a planta de trabajadores que hace 8 o 10 años están precarizados como monotributistas u otras formas de contratación pero dejan afuera a enfermeros/as y agentes sanitarios con contratos COVID-19.

Por esto es que convoco a mis compañeros con los que luchamos juntos y logramos un triunfo parcial, y a todxs los trabajadores de la salud y trabajadores en general, a pelear por mi reincorporación, el cese de las persecuciones, salarios dignos, basta de precarización y pase a planta de todos los contratados. En esta lucha es fundamental el apoyo de la población en general, porque nos jugamos la posibilidad de quebrar la consagración de la precarización laboral y el vaciamiento hospitalario ante el ascenso de la segunda ola de COVID.

Las direcciones sindicales deben tomar medidas de lucha ya, convocando asambleas y plan de lucha para organizarnos por nuestros reclamos.

No somos material descartable. SI NOS TOCAN A UNX, NOS TOCAN A TODXS!

Cintia Reynaga – Licenciada en Enfermería despedida




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias