Política

ENTREVISTA

Rubén Matu: el delegado de Lear que quiere ser diputado

Junto a los “Indomables de Lear” luchó hasta el final contra los despidos masivos y enfrentó varias represiones de la Gendarmería y la Policía. Es el primer candidato a diputado provincial por la primera sección electoral en la Lista “1A-Renovar y Fortalecer el Frente” del PTS en el Frente de Izquierda, que encabeza el diputado nacional Nicolás del Caño.

Martin Espinoza

@martinespi05

Jazmín Jimenez

Lic. en Sociología / @JazminesRoja

Miércoles 22 de julio de 2015 | Edición del día

Junto a Rubén Matu, hicimos una recorrida por dos lugares simbólicos de su vida: la puerta de la fábrica Lear en el km 37.3 de la Panamericana y su barrio “La Cabaña” en el Partido de Malvinas Argentinas. La charla nos llevó a los momentos más presentes en su memoria: su infancia, su paso por la escuela primaria y secundaria, sus primeros trabajos, el ingreso a Lear, la Plaza de Mayo y la crisis de 2001, su militancia en el PTS, la organización de la Comisión Interna en Lear, la emblemática lucha de 2014 contra los despidos y el objetivo de conquistar una banca obrera en la Legislatura Bonaerense.

Cámaras y edición: Magdalena Pedernera y Jerónimo Perin

¿Cuándo ganan la Comisión Interna?

Rubén Matu: En el 2011. En realidad es todo un proceso de organización de la fábrica. Y ver todo lo que pasaba, que echaran gente y nunca pasara nada, que nos aumentaran los ritmos de producción y esas cosas, la falta de democracia. En el 2007 metimos un delegado, en el 2009 metimos 3 de 5 y después en el 2011 entramos ya la totalidad.

¿Cómo son tus días?

RM: Para venir a trabajar me levanto a las 5.

¿Dentro de la fábrica cuáles son tus tareas?

RM: Laburo en una línea de producción. Las jornadas son de 6 a 15, tenemos media hora para descansar, dos descansos de diez minutos y dos más de cinco. Son 9 horas de lunes a viernes.

¿Y cómo es entrar a un lugar donde diariamente la patota del SMATA y la empresa te hostigan tanto psicológica como físicamente?

RM: Cuesta. Uno lo hace porque también, en última instancia, lo que me pasa a mí es que todo el tiempo le tengo que ganar a eso y entender que esto es momentáneo, que los laburantes tarde o temprano van a volver a organizarse porque los ritmos de producción, la explotación y persecución… porque no se puede trabajar así. Es imposible trabajar en un lugar donde constantemente te aumentan los ritmos de producción y donde tu cuerpo no resiste ni un año. Y después confiar. La confianza que uno puede llegar a tener en que eso se haga realidad.

¿Cómo fueron esos primeros años laborales?

RM: En mayo del 2000 entré en Lear, trabaje hasta noviembre del 2001 ahí me despidieron, despidieron 180 familias, recuerdo que nos juntaron en el comedor y nos dijeron que se perdía el laburo y que no se podía hacer nada, estaba el SMATA en la empresa y que 180 personas, 180 familias quedábamos en la calle. Luego de eso vino diciembre de 2001, fuimos con mi familia a la Plaza de Mayo, el 20 de diciembre estuvimos cuando De La Rúa se fue en el helicóptero. Y después estuve dando vueltas por todos lados, hice changas, estuve en construcción, en pintura, en una imprenta gráfica que estuve con mi vecino de acá al lado.

Si tengo la suerte de poder estar, voy a hacerlo, o voy a dar lo mejor de mi sabiendo que tengo que defender los intereses de mi clase, sabiendo que es un terreno hostil para los trabajadores

¿Cómo entra en tu vida la militancia?

RM: Empecé a ir a apoyar luchas obreras, estuve en Pilkington, fui a FP, viví muy cerca lo de Kraft, era un tema nacional. Se escuchaba mucho en la radio, yo me acuerdo que escuchaba mucho la radio a la mañana y todo el tiempo estaban los trabajadores de Kraft reclamando por sus puestos de trabajo.

¿Cuáles han sido a lo largo de estos años los momentos que te han marcado más o que consideras muy importantes?

RM: Uno fue, yo estaba por ART, había salido por tendinitis y volví a mi casa y prendo la tele y veo que lo habían asesinado a Mariano Ferreyra. Ese fue un momento que me tocó mucho, ese mismo día fue instantánea la reacción y hubo mucha gente en la calle.

¿Cómo vivís esto de ser candidato por una de las listas del Frente de Izquierda?

RM: El hecho de ser parte de un proceso que se viene expresando en Zona Norte ya hace mucho tiempo, hace un par de años, me pone muy contento porque son lazos que uno va estrechando con diferentes compañeros a lo largo de todo este tiempo.

Las cosas que fuimos haciendo en común, salir a reclamar por los petroleros, apoyar la lucha de las compañeras de Kromberg, apoyar a los compañeros de Gestamp, apoyar a los compañeros de Donnelley, apoyar a las docentes y vernos en una lista, encabezados por compañeros que han puesto su banca al servicio de la lucha de los trabajadores, me pone muy bien, me hace sentir bien, me hace sentir orgulloso.

Aparte, sabiendo que hay posibilidades, al encabezar la lista por la primera sección me parece que hay posibilidades de poder llegar a lograr una banca.

¿Te imaginas cómo diputado?

RM: Si tengo la suerte de poder estar, voy a hacerlo, o voy a dar lo mejor de mí sabiendo que tengo que defender los intereses de mi clase, sabiendo que es un terreno hostil para los trabajadores

Muchísimas gracias por habernos recibido en tu casa.

RM: Dale buenísimo.







Temas relacionados

Renovar y Fortalecer   /    Elecciones 2015   /    Frente de Izquierda   /    Rubén Matu   /    Lear   /    Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS)   /    Provincia de Buenos Aires   /    Entrevista   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO