Política

KIRCHNERISMO

Sabbatella prepara a Nuevo Encuentro para el post 2015

Se deben haber alegrado los organizadores del acto de este sábado en el estadio de Atlanta, cuando el clima les sonrió y las primeras gotas de lluvia que amenazaron buena parte del día recién empezaron a caer cuando estaba terminando el discurso del titular de la AFSCA, Martín Sabbatella, pasadas las 19 horas. El escenario para 2015 no se les muestra tan auspicioso todavía.

Martes 7 de octubre de 2014 | Edición del día

Desde el palco, el acto se cerró con una reivindicación orgullosa de su pertenencia al kirchnerismo y se convocó a los militantes a defender el “proyecto” reafirmando que todo lo que falta sólo se va a lograr con “Cristina a la cabeza”, mandando un mensaje a todos los presidenciales que se pelean por la aprobación de la Presidenta. Deseando una victoria del kirchnerismo “puro”, el ex intendente de Morón remarcó que “el desafío es que las convicciones de Néstor y Cristina se queden en la Casa Rosada después del 2015”. A esta altura todo pareciera indicar que sus deseos no serán retribuidos, por lo menos no como querrían estos “soldados de Cristina”.

Fue convocante también el Partido Solidario PSOL que dirige el diputado y economista Carlos Heller, quienes junto con Sabbatella habían comenzado como un ala “crítica” del kirchnerismo pero terminaron de lleno en el armado del gobierno con cargos importantes. En el acto Heller afirmó un poco culposo que "el Frente Nuevo Encuentro dice que no se siente aliado del kirchnerismo, somos parte del kirchnerismo, somos una puerta de entrada".

Más allá del entusiasmo del maestro de ceremonias que repetía la cifra de 30.000, en el acto habrá habido unas 13 o 14 mil personas, incluyendo a las delegaciones del interior que poblaron las tribunas del estadio de Villa Crespo.

El eclecticismo hasta en el escenario

La puesta en escena fue algo más ecléctica que los últimos actos kirchneristas. A los costados del escenario, se veían las gigantografías de Néstor y Cristina, Perón y Evita también estaban, pero a su lado aparecían las figuras del Che Guevara y del otro lado un recuerdo a Hipólito Yrigoyen, dando ese toque anti peronista necesario de un Sabbatella que supo militar en las filas de la Fede y de la Alianza.

El acto tuvo su dosis de invitados “presidenciables” con Urribarri, Rossi y Domínguez. También estuvo el Ministro de Trabajo Tomada y hubo una fuerte presencia de los dirigentes de La Cámpora con Larroque, Recalde, Cabandié y Mendoza. También estuvieron cerca del escenario los intendentes de Lanús, Darío Díaz Pérez, y de Avellaneda, Jorge Ferraresi. Otros que dieron el presente fueron Aníbal Ibarra y Luis D´Elia.

En el escenario hubo una tribuna de dirigentes de Nuevo Encuentro donde estuvieron los representantes sindicales del espacio que militan en ala CTA oficialista. Estuvieron su Secretario General Hugo Yasky, el dirigente telefónico Claudio Marín y Beto Pianelli del subte. El embajador en Bolivia Ariel Basteiro también estuvo acompañado por los legisladores nacionales, de la provincia de Buenos Aires y de la Ciudad de Buenos Aires de Nuevo Encuentro.

Kirchnerismo “súper” tardío

El discurso del propio Sabbatella afirmando que la presidenta no iba a estar en la Casa Rosada en diciembre del año próximo contrastó con el optimismo de Máximo en el acto de Argentinos Jrs. En este marco Nuevo Encuentro se intentó mostrar como un espacio que sólo reconoce la conducción de Cristina y se prepara para defender al kirchnerismo en los barrios y las universidades "sin dejar de lado sus convicciones".

Parece que están dispuestos a tropezar dos veces con la misma piedra. Ya en 2013 Nuevo Encuentro tuvo que levantar su lista de Merlo y votar a la lista del Vasco Othacehé, lo que ni siquiera pudo impedir su fuga al massismo. Habrá que ver si están dispuestos a seguir las órdenes de Cristina a cualquier costo una vez más. Eso sí, qué tipo de convicciones hay que tener para votar a Othacehé lo tendrán que explicar alguna vez ellos mismos.

El acto hizo un intento por mostrar un kirchnerismo progresista dispuesto a resistir a los sectores más conservadores. Los oradores intentaron levantar las banderas de los derechos de las mujeres, de los juicios a los responsables civiles del golpe y la ley de medios. Pero lo curioso es que este relato a su vez esconde muchas cosas que abrieron grandes grietas en la coalición oficialista después de 11 años de gobierno.

Es curioso escuchar a Heller hablar de “desendauedamiento” y despotricar “contra los buitres” cuando este gobierno ya dio sobradas muestras de pagos de la fraudulenta deuda externa. Nadie recordó tampoco el pago al Club de París o a Repsol, el nombramiento de Milani, el gendarme “carancho” de Berni ni la patota del SMATA. Son muchas cosas ya a esta altura donde el kirchnerismo de Nuevo Encuentro tiene que cerrar los ojos o mirar para otro lado.

El sindicalismo centro izquierdista K no la tiene mucho más fácil. Es el sector más en crisis dentro del armado ya que han tenido diferentes procesos antiburocráticos y derrotas en seccionales importantes como es el caso de los SUTEBAs recuperados y ATEN en Neuquén, el crecimiento de la izquierda clasista en el subte y un proceso de telefónicos contra el mísero aumento conseguido. Sólo la presión desde abajo los llevó a tener que repudiar las represiones en el conflicto de Lear, cuando todo el oficialismo cerraba filas con la patota del SMATA y la burocracia sindical más descompuesta. Lamentablemente ese apoyo no tuvo tampoco la continuidad necesaria.

Ferro, Argentinos Jrs. y Atlanta

Con este cerraron los tres actos que arrancaron con el del Evita en Ferro y siguieron con el de La Cámpora en Argentinos Jrs y este. Más modestos fueron el del Luna Park que organizó de D´Elia, junto a otros aliados otros no PJ, y al mismo sábado un acto de Rivas con los socialistas K en la sede de Foetra. Entre todos juntaron una cantidad de militantes que, aunque está muy lejos de los cálculos de los organizadores, ningún otro espacio político puede organizar hoy.

De todas formas la confluencia de la galaxia K se encuentra lejos todavía, más allá de que todos hoy adhieran al abroquelamiento que pretende hoy la Presidenta de su militancia. Hoy, por un lado, no cuentan con un candidato propio de consenso y, por otro, son corrientes que se construyeron al abrigo del estado desde 2008 a esta parte. Esto se hace más evidente porque no cuentan casi con ningún peso estructural en sindicatos o centros de estudiantes y todo su desarrollo siempre estuvo ligado al poder estatal. Esto genera todavía muchas dudas sobre cómo van a reaccionar ante la probable necesidad de tener que militar desde el llano y una guerra cada vez menos escondida a propósito del armado de las listas de 2015.

La segunda contradicción que tiene el progresismo K es la absoluta negación de las políticas más derechistas del gobierno nacional. Su silencio esconde hasta los atropellos más evidentes como las represiones que dirige el Secretario de Seguridad Berni, o el apoyo a la patota del SMATA insultando a Nicolás del Caño en la Cámara de Diputados, o el acuerdo con la iglesia para modificar el código civil y evitar que se desarrolle la discusión sobre el derecho al aborto legal, libre, seguro y gratuito.

El acto del sábado fue una muestra de este no lugar en que está Nuevo Encuentro hoy, junto al “kirchnerismo de centroizquierda”. Más difícil le será todavía si la presidenta nombrara a alguno de los candidatos que se promueven desde el FPV. ¿Apoyarán un acuerdo con Scioli u otro candidato del FPV? ¿Tendrán que votar lo que mande Cristina como hicieron con Othacehé en Merlo? Por ahora, la posibilidad de listas de diputados nacionales espejos ante muchas candidaturas a Presidente por arriba y en las provincias e intendencias por abajo parece ser una salida y la disputa por los lugares en las listas ya se hace sentir en cada distrito. Sin embargo, no está claro, que con el fin del mandato, Cristina llegue al cierre de listas con el poder suficiente para imponer una salida de este tipo si no está acordada con el PJ, los barones de conurbano y la liga de gobernadores, que son el verdadero poder del PJ y el FPV.

Habrá que ver si este kirchnerismo está dispuesto a conocer la militancia desde el llano después de 2015 entonces. Se verá entonces qué tipo de corriente es y cuántas son sus “convicciones”, algo que en lo que hasta ahora vienen “flojos de papeles”.







Temas relacionados

Hernán Sabatella    /    Heller   /    Nuevo Encuentro    /    CFK   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO