×
Red Internacional
La Izquierda Diario

BASTA DE ABUSOS.Saqueo empresarial: Unimarc de Álvaro Saieh despide a trabajadores en situación de riesgo frente al covid en Rancagua

Casi una decena de despidos en los establecimientos de la empresa Unimarc en Rancagua. Las y los trabajadores son arrojados a un clima laboral y económico incierto, mientras la fortuna de sus dueños sigue subiendo. Una total contradicción cuando se habla de que aumentar ganancias traería beneficios a sus trabajadores.

Viernes 26 de febrero | Edición del día

La empresa Unimarc, perteneciente a SMU S.A., que incluye a supermercados como Alvi, OK Market, Mayorista 10, más otros telemercados, nuevamente de forma arbitraria despide a trabajadores en plena crisis sanitaria, económica, y con el desempleo subiendo cada día más. Esta es la violencia empresarial con la cual la clase trabajadora tiene que lidiar en sus lugares de trabajo cotidianamente.

No solo se ha despedido a casi una docena de trabajadores, sino que también a los considerados de alto riesgo que actualmente no podían cumplir funciones producto de las condiciones sanitarias. A futuro, además, se amenaza con el cierre completo del Unimarc ubicado en calle República, dejando a cientos de familias en la calle.

Es el trato hipócrita que dicen tener ante sus trabajadores esenciales, siendo uno de los pocos rubros que trabajaron en la revuelta popular y, sobre todo, durante la pandemia de covid19, en el que se les obligó a trabajar, sobrecargados laboralmente, ante su negativa de contratar a las personas necesarias en cada sección. Además de estar constantemente expuestos a contraer el virus, sin embargo, poco y nada le importa a la empresa, pues hasta el bono covid irá dirigido solo a sus puestos de jefatura.

Mientras tanto continúan los despidos y para los que quedan aquello significa más sobrecarga laboral, con secciones completas que quedan en manos de un solo trabajador. Esta situación es insostenible, no se puede seguir haciendo el trabajo que antes hacían cinco a diez personas, y a eso llamarlo "las nuevas condiciones de Unimarc", la "nueva normalidad” que quieren imponer los empresarios en múltiples empresas y rubros.

El dueño de SMU, Álvaro Saieh, es de las diez familias más ricas y poderosas de Chile, aumentó su fortuna en un 15.3% subiendo de US$1.300 millones a US$1.500 millones durante la pandemia, gracias a esta misma sobrecarga laboral que ha ejercido sobre todos los trabajadores en sus variadas empresas, pues su patrimonio abarca también al grupo de medios COPESA, que incluye a La Tercera, La Cuarta, Diario Concepción y diversas radios y revistas. Dueño también del Banco Itaú, y otras empresas que le permiten a este empresario acumular y seguir acumulando una fortuna, mientras a las y los trabajadores los despiden cuando ya no somos necesarios para ellos. El trabajo estable no existe, ni hablar de un trabajo digno, pues las y los trabajadores de 20 horas tan solo reciben un sueldo de 140 mil pesos, un sueldo insostenible para vivir.

Hemos denunciado en otras oportunidades como trabajadores la inexistente sanitización de los supermercados, el hecho de que la empresa cesó la entrega de Elementos de Protección Personal (EPP), como la mascarilla, el cambio arbitrario de turnos, el no pago de horas extras, el nulo control de nuestra alimentación en sus casinos, pues no se cumple con las condiciones sanitarias, y se nos entrega una dieta a veces solo en base a pan, varios compañeros quedando sin almuerzo, mientras a otros se les obliga a trabajar durante la media hora de colación.

Tras pequeños intentos de rearme de trabajadores cansados de la explotación laboral, una ola de despidos y acoso laboral se vino encima de los mismos. El sindicato que incluye a todos los supermercados de la región, es casi inexistente para los trabajadores de Rancagua. Con esto no queremos decir que renegamos del mismo, al contrario, los sindicatos son nuestra organización más elemental, creemos que es una importante instancia para organizarnos de conjunto a nivel regional, pues tenemos la fuerza para ello, pero no somos considerados ni tomados en serio por los actuales dirigentes, pues con suerte existe un whatsapp donde nos “bajan información”, y cada vez que comienzan conversaciones por diversas situaciones concretas, se nos amenaza con borrar ese único nexo con nuestra propia organización.

El camino para dar vuelta esta situación creemos que va encaminada hoy más que nunca hacia la organización de las y los trabajadores en cada lugar de trabajo, que se pongan a la cabeza de un plan de lucha contra los despidos planificando esto seriamente mediante asambleas, pues sabemos que esta “reestructuración” de Unimarc está recién comenzando, y que no serán pocos los ataques contra los y las trabajadoras, pues esta empresa tiene 505 tiendas a nivel nacional en 16 regiones.

Hay que renovar también la práctica política del sindicato, pues no basta con que nos bajen información, queremos ser parte de las discusiones, de las decisiones, que se convoquen asambleas. Sabemos que esto también viene de la mano con una fuerte organización de sus trabajadores, pero esto se imposibilita totalmente sin el apoyo de nuestro sindicato, si cuando intentamos organizarnos, la empresa responde con persecución, hostigamiento, se nos acosan laboralmente, y finalmente nos despiden.

Referencias:

https://www.eldesconcierto.cl/economia/2020/12/29/pinera-y-viuda-de-luksic-entre-ellos-cinco-multimillonarios-en-chile-aumentaron-su-fortuna-durante-la-pandemia.html




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias